La difícil y tensa travesía del avión que lleva a Evo Morales a México

Perú le negó el aterrizaje para repostar. Bolivia le impidió volver a sus cielos. Y Ecuador también le rechazó el sobrevuelo una vez que ya estaba en el aire.
martes, 12 de noviembre de 2019 · 11:09

Página Siete Digital

El canciller de México, Marcelo Ebrard, reveló que el avión que lleva al presidente renunciante Evo Morales a México tuvo que pasar por una larga, difícil y tensa travesía, que incluyó el rechazo de Perú para el aterrizaje para repostar, la negativa de Bolivia para volver a sus cielos luego de haber aterrizado en Asunción y la autorización y posterior negativa de Ecuador de surcar sus cielos y, finalmente, el permiso de Brasil para sobrevolar por su espacio aéreo.

La llegada de Morales a México está prevista para las 11.30 hora mexicana, es decir, a las 13.30 hora boliviana, por los múltiples contratiempos que atravesó antes de ingresar a aguas internacionales.

El avión mexicano que recogería a Morales llegó en primera instancia a Perú, de donde partió a Bolivia, pero, según el canciller mexicano, una vez que estaban en cielo boliviano les dijeron que el permiso obtenido no era válido, por lo que tuvieron de volver a Lima.

Una vez conseguida la autorización correcta, el avión voló a Chimoré para recoger a Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera. El plan era regresar por el mismo tramo, pero Lima rechazó el aterrizaje "por valoraciones políticas", según dijo Ebrard.

El canciller mexicano asegura que fueron momentos tensos porque el aeropuerto de Chimoré estaba rodeado de los seguidores de Morales y dentro de la pista había militares bolivianos.

Entonces se hicieron gestiones para el aterrizaje en Asunción del Paraguay, para lo que intervino el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández.

Una vez en Paraguay se volvió a hablar con Perú para que, si bien no le permitía repostar, al menos le dejara sobrevolar su espacio. Una vez conseguido ese permiso, se solicitó autorización a Ecuador para bajar en Guayaquil a cargar combustible en caso de ser necesario.

Pero, para llegar desde Asunción a Ecuador, se debe pasar otra vez por cielo boliviano y, según el canciller mexicano, el permiso ya no le fue otorgado, por lo que se tuvo que recurrir a Brasil, país que "milagrosamente" permitió el sobrevuelo de madrugada.

De tal forma que el avión voló por la línea fronteriza de Brasil, luego pasó el espacio peruano, de ahí a Ecuador. Una vez en el aire, Ecuador también habría rechazado el sobrevuelo, por lo que se tuvo que ir por la línea fronteriza hasta aguas internacionales.

Morales renunció a la Presidencia de Bolivia el 10 de noviembre y anoche salió de Bolivia rumbo a México.

La difícil y tensa travesía del avión que lleva a Evo Morales a México

Página Siete Digital

El canciller de México, Marcelo Ebrard, reveló que el avión que lleva al presidente renunciante Evo Morales a México tuvo que pasar por una larga, difícil y tensa travesía, que incluyó el rechazo de Perú para el aterrizaje para repostar, la negativa de Bolivia para volver a sus cielos luego de haber aterrizado en Asunción y la autorización y posterior negativa de Ecuador de surcar sus cielos y, finalmente, el permiso de Brasil para sobrevolar por su espacio aéreo.

La llegada de Morales a México está prevista para las 11.30 hora mexicana, es decir, a las 13.30 hora boliviana, por los múltiples contratiempos que atravesó antes de ingresar a aguas internacionales.

El avión mexicano que recogería a Morales llegó en primera instancia a Perú, de donde partió a Bolivia, pero, según el canciller mexicano, una vez que estaban en cielo boliviano les dijeron que el permiso obtenido no era válido, por lo que tuvieron de volver a Lima.

Una vez conseguida la autorización correcta, el avión voló a Chimoré para recoger a Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera. El plan era regresar por el mismo tramo, pero Lima rechazó el aterrizaje "por valoraciones políticas", según dijo Ebrard.

El canciller mexicano asegura que fueron momentos tensos porque el aeropuerto de Chimoré estaba rodeado de los seguidores de Morales y dentro de la pista había militares bolivianos.

Entonces se hicieron gestiones para el aterrizaje en Asunción del Paraguay, para lo que intervino el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández.

Una vez en Paraguay se volvió a hablar con Perú para que, si bien no le permitía repostar, al menos le dejara sobrevolar su espacio. Una vez conseguido ese permiso, se solicitó autorización a Ecuador para bajar en Guayaquil a cargar combustible en caso de ser necesario.

Pero, para llegar desde Asunción a Ecuador, se debe pasar otra vez por cielo boliviano y, según el canciller mexicano, el permiso ya no le fue otorgado, por lo que se tuvo que recurrir a Brasil, país que "milagrosamente" permitió el sobrevuelo de madrugada.

De tal forma que el avión voló por la línea fronteriza de Brasil, luego pasó el espacio peruano, de ahí a Ecuador. Una vez en el aire, Ecuador también habría rechazado el sobrevuelo, por lo que se tuvo que ir por la línea fronteriza hasta aguas internacionales.

Morales renunció a la Presidencia de Bolivia el 10 de noviembre y anoche salió de Bolivia rumbo a México.

58
3