Expertos: Pactos y decreto, salidas de Áñez para gobernar y llamar a comicios

El MAS, que ahora es oposición, tiene dos tercios en la Asamblea Legislativa y puede obstaculizar la gobernabilidad de Jeanine Áñez. Para gobernar, la Presidenta tendrá que buscar el diálogo.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 01:10

Madeleyne Aguilar A  / La Paz

El diálogo con facilitadores externos y actores políticos es uno de los caminos que Jeanine Áñez tiene para lograr cumplir su gobierno transitorio. Sin embargo, dado el contexto de una Asamblea Legislativa con una mayoría opositora, podría recurrir a un decreto presidencial  para nombrar a los vocales del Tribunal Supremo Electoral.

 “Es importante generar canales  de concertación con la oposición actual, el Movimiento Al Socialismo (MAS), que  posibiliten una transición gubernamental pacífica en distintos ámbitos”, destacó el politolólogo y  analista Ludwig Valverde.

Para ese diálogo, recomendó convocar a actores sociales, particularmente a aquellos que han estado directamente involucrado  en las movilizaciones sociales, como  los comités cívicos. Sin embargo, cree que será difícil, dada la tradicional conducta del MAS, que querrá obstaculizar la gobernabilidad de Áñez.

Además, dijo, la  administración de la presidenta Áñez debería dar “señales amplias de  transparencia y legitimidad para que se produzca el apoyo necesario de la ciudadanía”. 

Otros actores a tomar en cuenta, señala Valverde, son los gobiernos subnacionales. “Ahí el MAS también tiene una importantísima presencia”, por lo que Áñez debe trabajar en mecanismos paliativos que lleven a superar la crisis estatal.

 Con él    coincide el abogado y analista político Paúl  Coca. Señala que el Órgano Legislativo, absolutamente contrario, es una dificultad para el gobierno de Áñez, por lo que es fundamental  un diálogo “a la mayor brevedad posible”.

“La presidenta  debe concertar una agenda en común que ya está dada para elegir nuevos vocales del TSE, convocar a elecciones y establecer tranquilidad y paz social”, apunta Coca.

Otra alternativa, dado los dos tercios que posee en la Asamblea Legislativa  el Movimiento Al Socialismo, y en caso de no concertarse un acuerdo, es que la Jefa de Estado ejerza su derecho constitucional que, según el artículo 163,   le permite “vetar cualquier ley” que el MAS quiera aprobar.

Sabiendo que es un gobierno interino con plazos en contra, la opción más recomendable, según Coca, es   que “ambas partes antepongan sus intereses personales, de partido, y logren acuerdos”, con el objetivo de pacificar  el escenario que Bolivia vive actualmente. “No hay paz social. Las calles se han convertido en campos de batalla”, lamenta el analista.

Para el abogado constitucionalista  Ariel Flores,  el escenario nacional  cada día se complica y los mecanismos institucionales no serán suficientes. 

 “En medio del gradual conflicto, se precisa de voluntad política y lo que tenemos es una guerra declarada por ambas partes. Esto nos lleva a una peligrosa incertidumbre. No hay opciones reales y viables en el corto plazo”, asevera Flores. 

Señala que los parlamentarios del MAS, que son dos tercios de la Asamblea, claramente no tienen intenciones de sentarse en una misma mesa. “Aún no”. 

“El MAS no termina de asimilar el golpe que ha significado su salida y UD (partido de Áñez) no termina de deleitarse con el poder que acaba de asumir. Sólo el gobierno que surja de las futuras  elecciones podrá gozar de gobernabilidad. El Gobierno de transición sólo puede aspirar a gobernar en la medida de su capacidad y habilidad de concertar”, sentencia.

Ante una conflictiva oposición, fuentes diplomáticas aseguran que existe jurisprudencia para que la P   residenta del Estado pueda  nombrar vocales del nuevo Tribunal Supremo Electoral. El analista político Carlos Cordero aclara esta idea. “Según la norma, la señora Jeanine Áñez podría designar un vocal en  cada corte departamental electoral y uno en la nacional. Esto independientemente de que la Asamblea designe vocales”, explica Cordero. 

Para la convocatoria a elecciones, en caso de no contar con la participación del Legislativo, Áñez podrá aplicar el Decreto Presidencial 716 (2010) que  establece la designación de una o un vocal en cada TED, en representación del Ejecutivo”.

 

La   ONU envía a un mediador

La Organización de Naciones Unidas (ONU) enviará al diplomático francés Jean Arnault  para mediar entre las fuerzas políticas y lograr una solución pacífica en Bolivia. Expertos políticos recomiendan a la presidenta Áñez aprovechar las ofertas de mediación internacional y de las iglesias.

 El objetivo de la ONU es “apoyar los esfuerzos para lograr una solución pacífica a la crisis, incluyendo unas elecciones transparentes, incluyentes y creíbles”, explicó ayer a los periodistas el portavoz de Arnault, Stéphane Dujarric.

Arnault es  jefe de la ONU en Colombia y ha servido como enviado para Georgia, Afganistán, Burundi y Guatemala. El analista Ludwig Valverde recomienda a la Presidenta aprovechar esa cooperación, así como la de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Ante un escenario muy duro,  tiene que buscar una forma para manejarlo.  Seguramente las iglesias Católica y otras, a nivel interno, y miembros de la cooperación internacional podrían ayudar. Almagro  ha sido muy explícito en brindar mediación”, aseveró.

 

 

Más de