Los ataques a la ciudad maravilla dejan pérdidas que superan los Bs 91 millones

viernes, 15 de noviembre de 2019 · 01:30

Luis Escobar  / La Paz

 La ciudad de La Paz perdió 91.303.661 de bolivianos (13.118.342 dólares) por la quema de  64 buses PumaKatari, del edificio de la subalcaldía de Mallasa, de vehículos y otros a causa de la violencia que se desató en la sede de Gobierno desde el domingo por la noche tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia.

 “Hemos tenido la pérdida de 64 buses PumaKatari que tienen un costo de 77 millones de bolivianos (11,15 millones de dólares)”, declaró el alcalde Luis Revilla ayer, en  conferencia de prensa. Los buses municipales fueron incendiados el domingo por la noche por decenas de antisociales que entraron a los patios de parqueo de  las zonas de  Chasquipampa y Achumani. Destruyeron   los equipos  y  robaron los repuestos  para luego quemar las instalaciones en ambos sectores.

   Fotos:  Página Siete y APG

 También fue destruida y quemada  la subalcaldía de Mallasa. Y en una  primera evaluación de los daños, Revilla  reportó una pérdida de 372 mil bolivianos. Esto se debe a la pérdida de la infraestructura, vehículos  incendiados y otros activos que pertenecían al Gobierno Municipal de La Paz.

La estación Policial de Chasquipampa y otros  siete módulos policiales  de la ciudad  también fueron destruidos. Estos daños  alcanzan a un valor de 200 mil bolivianos. Fueron afectadas, además, cámaras de vigilancia tanto de seguridad ciudadana como de alerta temprana que verifican el nivel de los ríos. Las  pérdidas suman 25.000 bolivianos.

 En total todos los daños en infraestructura, propiedad pública y activos de la comuna ascienden a 91 millones de bolivianos. “Se activaron las acciones legales contra los autores de estos hechos; varios de ellos debidamente identificados como es el caso de el incendio de la subalcaldía de Mallasa, la destrucción y quema de los buses PumaKatari y la Estación Integral de Chasquipampa”, precisó el burgomaestre. 

Revilla  expresó su confianza en que la Policía y el Ministerio Público actúen “de manera inmediata para capturar a estas personas que deben presentarse a la justicia y responder por estos actos”. Reiteró que la infraestructura pública  y  los buses  PumaKatari estaban asegurados. “De tal manera que podremos  recuperar el valor de estos bienes y eso tomará algunos meses hasta que podamos contar con la nueva flota y hasta que podamos recuperar la infraestructura de Mallasa, la estación de Chasquipampa, y los otros módulos policiales dañados y las cámaras de vigilancia”, afirmó.

 Incluso 33 contenedores de basura fueron dañados y el Gobierno Municipal de La Paz llevará adelante un registro de los ataques  que sufrieron las propiedades privadas para cuantificar esas pérdidas.

No sacar basura

 El Alcalde solicitó a la ciudadanía no sacar la basura ante escasez de combustible originada por el bloqueo en la planta de Senkata en El Alto. “El servicio de recojo de basura será muy irregular a partir de mañana (hoy). Por tanto, pedimos a la población que evite sacar la basura a los contenedores, depositarla fuera de sus viviendas”, afirmó.

Añadió o que este problema será “por unos días” hasta que la situación se pueda regularizar y los camiones puedan contar con combustible para llevar adelante sus tareas de recolección de residuos de manera normal y regular.

Manifestantes afines al MAS  que gritan “Guerra civil” y “predicadores” de obras de Evo toman las calles paceñas

Luis Escobar y Verónica Zapana  / La Paz

Centenares de manifestantes  provenientes de las provincias y El Alto, todos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS),  ingresaron al centro de La Paz  para protestar contra la nueva presidenta  de Bolivia, Jeanine Áñez. 

“Ahora sí, guerra civil”, gritaba la multitudinaria marcha al ingresar al centro paceño. Llamaban además para que más personas se sumen  a la manifestación “Hermano paceño, únete a la lucha”.

Los comercios del centro colgaron wiphalas en sus negocios con el fin de no ser agredidos como sucedió el miércoles. Ese día, la manifestación causó varios destrozos en la urbe e incluso quemó las puertas de madera una casa patrimonial   en  la plaza mayor de San Francisco.

 Los dirigentes de los campesinos de  provincias exigieron que la senadora por el MAS,  Adriana Salvatierra,  sea posesionada como Presidenta  del país pese a que ella presentó su renuncia. Pidieron también  la renuncia de la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, porque es opositora del MAS.

Declararon personas no gratas al dirigente cívico de Santa Cruz y Potosí, Luis Fernando Camacho y Marco Antonio Pumari,  respectivamente; al candidato presidencial por Comunidad Ciudadana (CC) Carlos Mesa y al representante del Conade, Waldo Albarracín. Pidieron  también el respeto a la wiphala e incluso uno de los dirigentes solicitó  que la sede de Gobierno no se mueva a Santa Cruz. 

Los vecinos de El Alto denunciaron que manifestantes afines al MAS los obligaron  a colocar la wiphala en sus casas y  marchar en contra del Gobierno transitorio. “Amenazan con cobrar multas y apedrear y saquear viviendas”, dijo una de ellas. En imágenes que comenzaron a circular por las redes sociales, se ve cómo varios militantes del MAS incitaban a otros a sumarse a la movilización. “Seguro son de Camacho, ¿no? ¿Por qué no ponen la wiphala? Hay que bloquear compañeros”, gritó uno de los protestantes.

En diferentes calles de La Paz se observó ayer a diferentes militantes del MAS que como “predicadores” hablan sobre   las obras del gobierno de  Evo Morales y siembran odio contra la población.

“El presidente Evo nos dio  todo, bonos a la mujer y a los niños en las escuelas. Tenemos gas en nuestras casas, tenemos un sueldo de 2.000 bolivianos que nos alcanza por lo menos para el mes, pero sin él no tenemos nada. ¿Cómo está nuestra situación en estos momentos?”, decía  ayer un joven, mientras la gente se quedaba y escuchaba el discurso  en la plaza San Francisco.

 Junto a otros jóvenes, “el predicador” aseguró que  las movilizaciones por la democracia y el voto fueron protagonizadas por los “k’aras” y los policías no les lanzaban gases lacrimógenos. “En cambio a la pobre gente de El Alto que sólo viene a marchar de forma pacífica,  la Policía reprime y golpea”, dijo.

Uno de los oyentes preguntó: ¿Pero ayer (el miércoles)  han querido asaltar  este edificio, mostrándole una casa patrimonial de la San Francisco.  “Son infiltrados de la derecha, ellos nos quieren culpar a nosotros, pero son  personas pagadas por el (cívico de Santa Cruz, Luis Fernando) Camacho”.

 Militantes del  MAS tomaron las calles, ayer.
Foto:Página Siete

El joven convencía a las personas  con sus palabras, quienes decían:  “Que vuelva Evo para que haya paz”. Una persona que pasó por el lugar identificó al “predicador” como funcionario público. “Es mi vecino, él trabajaba en el Ministerio de Trabajo”.

Como él y con el mismo discurso, otras personas se apostaban en  las esquinas de la plaza Eguino,  la avenida Max Paredes y  la Tumusla e incluso la plaza Garita de Lima.  Se acercan  a  un grupo de al menos cuatro o cinco personas. “La gente de El Alto está bajando para recuperar la dignidad, nos humillaron, quemaron la wiphala”, sostuvo  uno de ellos.

“Ahora en algunas zonas ya no hay agua y luz. Los mercados están cerrados. Hasta cuándo estaremos así”, dijo una de las  instigadoras.  “¿Saben cuántos muertos ya hay? Hay más de 30. Este gobierno es peor que el de Goni, pero  en el  del hermano Evo no hubo ni un muerto. Con él todo teníamos”, dijo.

Al frente, otro hombre hacía la misma labor.  “Con el presidente Evo hasta nuestra plata se respeta. El boliviano no está devaluado. Nuestra lucha debe ser para que vuelva, los paceños debemos sumarnos a la movilización de El Alto. Todos somos mestizos, hijos de indios como es Evo”, decía.

 

 

Más de
2
21