Tras 15 meses, Franclin obtiene su libertad y culpa a Evo de su encierro

El dirigente de Adepcoca salió de San Pedro ayer a las 18:35 y los presos lo despidieron con banda. Una vez afuera, Gutiérrez le regaló a su hija un castillo de venesta que hizo para ella durante este tiempo.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 02:06

Pamela Pomacahua / La Paz

 Con la mirada en el suelo y acongojado; así ingresó a la cárcel de San Pedro el máximo dirigente de Adepcoca, Franclin Gutiérrez, el 27 de agosto de 2018. Ayer  su semblante era diferente; con  la mirada en alto y una franca sonrisa, el líder cocalero salió de una audiencia en la que el juez decidió que se defienda en libertad.

  Gutiérrez estuvo preso 15 meses, acusado por el gobierno de Evo Morales de ser el autor intelectual de la muerte del policía Daynor Sandoval, en una supuesta emboscada en La Asunta, hecho sucedido en agosto de 2018. En este tiempo, la Fiscalía no presentó pruebas y tampoco se inició el juicio por falta de éstas.

“Todos los días he estado agarrando mi Biblia, pidiendo a Dios por la injusticia, privado de libertad. El autor confeso, el señor Evo Morales, se ha ido del país sabiendo en la injusticia que yo estaba, aislado, pero los Yungas y el país estuvieron cerca de mí”, dijo al salir luego de su audiencia de cesación a la detención preventiva en el tribunal octavo Cautelar, dirigida por el juez, Orlando Rojas.

La autoridad judicial decidió aplicar medidas sustitutivas a la cárcel y las condiciones son: Gutiérrez debe presentar dos garantes solventes; no salir del país (arraigo), otorgar las garantías a la familia del teniente fallecido; y  un inspector debe ir a verificar el domicilio del dirigente cocalero  en La Paz para que éste  no se  traslade a los Yungas.

 Además, el dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca)  debe presentarse cada 21 días en la Fiscalía para garantizar su permanencia en territorio boliviano. 

Luego de esperar un año, dos meses y 20 días; de presentar 10 recursos legales: uno  de apelación incidental a su detención preventiva y tres acciones de libertad; luego de pasar por siete audiencias de cesación a la detención preventiva (algunas de ellas suspendidas por el juez y otra por amenaza de bomba), el dirigente cocalero recuperó su libertad cuatro días después de que Evo Morales renunciara a ser presidente de Bolivia. 

El llanto se apoderó de Franclin y su primera reacción fue abrazar a su abogado Eusebio Vera, que lo acompañó en su batalla legal casi todo ese tiempo.

El jurista aseguró que la teoría que sostenía la defensa del dirigente se cumplió: Franclin Gutiérrez  era un preso político. Su libertad la obtuvo cuando el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), su principal acusador, dejó de gobernar.  El líder cocalero anunció que iniciará un proceso legal en contra de la Fiscalía y del Ministerio de Gobierno.

 En puertas del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, los cocaleros esperaban a Franclin con aplausos, querían estrecharle la mano y abrazarlo.  

 

A las 18:40 de ayer Franclin finalmente salió libre, llevaba en sus manos un castillo hecho de venesta. Hace meses, cuando habló con Página Siete, contó que cuando su hija le preguntaba cuándo iba a salir de la cárcel, él le respondía: “Cuando el castillo esté terminado”.

Como casi nunca se ve, los presos de San Pedro lo despidieron con banda musical y abrazos por doquier. Afuera, el cocalero agradeció a sus bases, miró al cielo y lamentó no tener a su hijo, pero después entregó el castillo a su pequeña. “Te amo mucho, hijita”, le dijo. Franclin está libre.

Cocaleros afines al MAS cierran el mercado ilegal de la hoja

Cocaleros afines al MAS decidieron  cerrar el mercado ilegal de coca que estuvo instalada en la calle 10 de Villa El Carmen desde junio de este año. La dirigencia de  Adepcoca legal anunció que interpondrá un proceso legal en contra de los dirigentes contrarios por instigar a la violencia contra los productores.

 “Nosotros como organización vamos a iniciar un proceso legal a los dirigentes porque estos compañeros instigaron a la violencia”, indicó el dirigente cocalero de Adepcoca, Alex Quisberth. 

La primera semana de junio de este año, el Gobierno del MAS habilitó el mercado ilegal en Chuquiaguillo. El entonces ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, dijo en ese entonces  que sólo era un depósito, aunque no era cierto. Después, los cocaleros masistas se instalaron en la calle 10 de Villa el Carmen.

 La dirigencia de Adepcoca solicitó ayer al flamante ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Mauricio Ordóñez, la anulación de dos resoluciones que autoriza la instalación de otro centro de comercialización de la hoja.

El diputado Rafael Quispe indicó que se pedirá a la Asamblea Legislativa que se cierre ese mercado ilegal de manera definitiva y realizará seguimiento para que se cumpla la Ley General de la Coca que autoriza la venta sólo al mercado en Villa Fátima, de la ciudad de La Paz, y de Sacaba, en Cochabamba. 

Quisberth dijo  que solicitaron al ministro  el cambio del director de General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de Coca (Digcoin).

 

 

 

Más de
190
17