Acuerdo en Yapacaní: levantan el bloqueo y FFAA se repliegan

Los pobladores se comprometieron a ayudar a recuperar los equipos policiales sustraídos durante los ataques e incendios.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete /  La Paz 

Después de una negociación que se prolongó hasta las  5:00 de ayer, vecinos, representantes políticos, de las Fuerzas Armadas y de la Policía llegaron a un acuerdo en Yapacaní, con lo que se levanta el bloqueo de caminos y el Ejército se repliega. La zona fue escenario de duros enfrentamientos provocados por afines al MAS que rechazan la renuncia de Evo Morales. Los choques  dejaron el  saldo de una persona muerta, decenas de heridos y seis detenidos.

De acuerdo con  la Defensoría del Pueblo, que participó como veedora en las negociaciones, el compromiso establece que las  Fuerzas Armadas se repliegan  a la localidad de Santa Fe hasta que el bloqueo en la población se levante. 

Además, las  autoridades y dirigentes de este municipio se comprometieron a ayudar en la recuperación de los equipos sustraídos a la Policía Boliviana durante un saqueó a la comisaria del lugar por afines a Evo Morales, quien dejó el Gobierno  luego de que la OEA presentara su informe en el que estableció que en las elecciones de octubre pasado, en las que se declaró ganador, hubo fraude.


El acuerdo también comprende que la Policía cumplirá  todas las garantías constitucionales de  autoridades, dirigentes y  habitantes del municipio, y  velará por sus derechos. Además, se “coadyuvará en el desarrollo del debido proceso al caso de los seis detenidos preventivos en Yapacaní”, añade la Defensoría.


Firmaron el acta de compromiso el diputado del MAS  Henry Cabrera, el comandante de la Octava División de las Fuerzas Armadas,  José Luis Salazar; el alcalde de Yapacaní, Vicente Flores;  el vicepresidente de Asople,    René Merlos;   y el coronel  Miguel Mercado.

Desde el lunes 11, efectivos de la Policía y del Ejército se mantuvieron en el puente que está al ingreso del municipio, bloqueado por  grupos afines al MAS. Según la Policía, al lugar de bloqueo llegaron los afines a Evo de diferentes regiones de Santa Cruz, como San Germán  y Campo Víbora, e incluso del Chapare y  Bulo Bulo, de Cochabamba.

Los bloqueadores provocaron una gran cantidad de desmanes en Yapacaní, desde el ataque a medios de comunicación, que se vieron obligados a cortar sus señales y   dejar  a Yapacaní sin manera de informarse.

Como la medida de presión no contaba con la aprobación del resto de la población, debido a los perjuicios provocados, al menos una centena de pobladores de Yapacaní  intentaron persuadir a los afines al MAS dejar la medida de presión, pero lo que recibieron fueron pedradas y golpes. No contentos con esto, los masistas  persiguieron a algunos representantes de la región, hasta hacerlos huir al monte  e intentaron atacar sus viviendas, y rebasaron a la fuerza policial. 

 Ante esta situación, el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez determinó enviar a la zona efectivos militares.
 

 

 

Más de
14