Evo habla de “guerra civil” y enviado de la ONU llega al país a buscar la paz

“Me sorprende el planteamiento de guerra civil, porque si las instituciones como las FFAA no garantizan la democracia, eso significa que se va a obligar a que el pueblo se arme”, dijo Morales.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz 

El expresidente Evo Morales habló de “guerra civil” en una entrevista con un  rotativo de México, que se publicó ayer, mientras que  el enviado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llegó a Bolivia para contribuir en la búsqueda de la pacificación. 

 En una entrevista con La Jornada de México,  el exmandatario dijo que le sorprende el “planteamiento” de guerra civil. “El comportamiento de los policías está llevando a que el pueblo también se organice. Me sorprende el planteamiento de guerra civil, porque si las instituciones como las Fuerzas Armadas no garantizan la democracia, eso significa que se va a obligar a que el pueblo se arme. No lo quisiéramos”,  expresó.   

  Morales aseguró que “si nacen estos grupos, así como plantean la guerra civil, será por culpa, primero de la derecha-derecha y, segundo, de esos comandantes que no garantizan la democracia. Por supuesto, los pueblos tienen derecho a liberarse”.

El expresidente comentó que tras arribar a México supo al respecto a través de  mensajes, videos y  redes sociales. “Vi cómo el pueblo va organizándose, y a los Ponchos Rojos, su trayectoria de lucha contra el colonialismo, contra el intervencionismo, contra el militarismo, es histórica”, afirmó el político. 

Luego, el exmandatario agregó: “(Los Ponchos Rojos) son actores junto al pueblo alteño, junto al movimiento campesino. Están movilizados con bloqueos contra este golpe de Estado, hasta acabar con esta dictadura”.

 

Morales también sostuvo  que el extinto Hugo Chávez  organizó las milicias armadas. “Cuando usted me pregunta sobre los Ponchos Rojos, quién sabe si algunas fuerzas sociales sean la base para convertirse en milicias, o que el pueblo también tenga su grupo organizado, armado, legal. El pueblo no quiere a las Fuerzas Armadas en la ciudad, porque son cómplices del golpismo”, aseguró. 

 El viernes, en una entrevista en el programa de la periodista  Carmen  Aristegui en CNN, Morales afirmó: “Yo siento, escuchando tanta masacre, no creo que el pueblo pare hasta sacar a la dictadura del Palacio Quemado”. 

El exmandatario aseguró que  tiene contacto con las movilizaciones de Sacaba (Cochabamba),  y El Alto  (La Paz).  “Hace un momento me comuniqué con algunos compañeros de base de El Alto... (me dicen) ‘este movimiento es hasta sacar la dictadura y hasta acabar con el golpe de Estado’. Muy poco me comuniqué con Sacaba, Cochabamba, igualmente: ‘ahora ya no para, se pasaron en masacrar’”, aseguró.  

  
La pasada jornada,  Jean Arnault, mediador de la ONU, se reunió con la presidenta transitoria Jeanine Áñez. Tras el encuentro, el enviado declaró:  “Señalar la importancia de buscar en forma acelerada una solución pacífica a esta crisis”. 

Arnault manifestó  que tras arribar a territorio nacional constató que hay “varios esfuerzos” en busca de la pacificación, algo que le alienta mucho. Agregó que espera  que Naciones Unidas pueda hacer su contribución  para lograr la paz  y  la convocatoria de elecciones. 

El enviado llegó el viernes y conversará con varios actores políticos y sociales, bajo -dijo- los siguientes lineamientos: no violencia, protección de la vida, pacificación, diálogo urgente y contribuir al objetivo anhelado. 

 En Bolivia, la Iglesia Católica y la Unión Europea juegan un rol “clave” en el acercamiento entre el gobierno de Áñez y el MAS. 

   La CEB llama  a deponer actitudes de violencia

        ANF  / La Paz

La secretaría general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), ante los graves enfrentamientos del viernes en Sacaba, Cochabamba, en los que perdieron la vida más de cinco pobladores del Chapare, llamó al Gobierno a deponer acciones de violencia. 

“Llamamos al Gobierno nacional a deponer actitudes de violencia excesiva contra los sectores movilizados y a esclarecer rápidamente las responsabilidades de todas las muertes acaecidas en estas tres semanas”, se lee en el comunicado de la institución religiosa. 

Enfrentamientos entre manifestantes cocaleros y la fuerza policial y militar en Sacaba  terminaron con la vida de ocho productores y dejaron  115 personas heridas.

La CEB expresó su solidaridad con los familiares de las víctimas y aseguró “oración por su eterno descanso”; así mismo deseó el pronto restablecimiento de los heridos. “Una vez más, condenamos estos hechos y hacemos un urgente llamado a deponer actitudes de violencia. La vida es un gran don de Dios y no podemos disponer de ella. Nadie es dueño de la vida”, se remarca en el pronunciamiento.

Del mismo modo, exhortó a los movimientos sociales a manifestar sus demandas sin violencia y sin amenazas a la vida de los demás. Pidió a las personas que tienen autoridad sobre los grupos movilizados “responsabilidad con el país y a promover actitudes pacíficas”. 

“Los bolivianos debemos ser capaces de consensuar unas nuevas elecciones libres para que el pueblo decida su futuro, en condiciones de transparencia y confianza, y en un verdadero espíritu de respeto a todos”, se apunta en el comunicado.

El MAS convocó para el martes al pleno de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 

 

Más de
2
47

Otras Noticias