Silvia Rivera: La mafia está vivita y coleando y está armando gente y mentalidades

Dijo sentirse “derrotada a medias, pero también con mucha esperanza” porque si bien se ha ido Evo Morales del poder y del país, todavía hay esperanza de construir una democracia intercultural.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 09:41

Página Siete Digital

Tras la salida de Evo Morales del poder, la socióloga Silvia Rivera Cusicanqui asegura que se ha montado una mafia, que incluye capitales chinos, rusos y venezolanos, que está vivita y coleando y que sigue armando a la gente y que sigue armando mentalidades.

Durante el Parlamento de las Mujeres, convocado por la feminista María Galindo, realizado el 12 de noviembre, Rivera Cusicanqui, expuso su visión del momento político que vive el país, donde dijo que no hay motivos para el triunfalismo porque todavía falta mucho para recuperar la democracia.

Hizo votos para que “articulemos una unidad en contra de esas fuerzas tenebrosas como IIRSA, capitales chinos, rusos, venezolanos, que tiene formas mafiosas de capital como el del Carlos Gil, toda esa mafia es el enemigo principal que está todavía vivito y coleando y todavía está armando gente y armando mentalidades”.

Sin embargo, ella dijo sentirse “derrotada a medias, pero también con mucha esperanza” porque si bien se ha ido Evo Morales del poder y del país, todavía hay esperanza de construir una democracia intercultural.

Explicó que tras la renuncia del Mandatario hay dos hipótesis equivocadas: una es el triunfalismo de que con su salida se ha recuperado la democracia y la otra “que me parece peligrosa es la hipótesis del golpe de estado, que quiere legitimar enterito, con paquetito y todo, envuelto en celofanes a todo el gobierno de Evo Morales en su momento de degradación mayor”.

Luego hizo referencia a las declaraciones del exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, en sentido de que Bolivia se convertirá en un “Vietnam moderno”, para indicar que trabajó durante años metiendo a los indígenas en las redes militares.

Señaló que “este personaje” y esa red de militares que se montó en el Gobierno incluyen al exgerente del teleférico, César Dockweiler, y el director de la ANH, Gary Medrano. El primero, según dijo, regaló tarjetas para que la gente bajara a quemar los buses Pumakatari la noche del 10 de noviembre, tras la renuncia de Evo. Aseguró que ella fue testigo de aquello.

Por otro lado, Rivera Cusicanqui se mostró comprensiva con la emergencia de la religión en la escena pública. “No sólo es Camacho”, sino “la bronca frente a la borrachera generalizada, que ha sido el trabajo sindical de estos quintanas y milicos que van a los lugares con latas de alcohol, eso es lo que me duele, como lo hacían en la colonia”.

202
45