Grupos del MAS rodean la planta de Senkata y militares cuidan por dentro

Hace cinco días que camiones y cisternas con carburantes no pueden salir de las instalaciones de YPFB hacia La Paz; movimientos afines al MAS impiden el paso con zanjas, fogatas, llantas y alambres.
lunes, 18 de noviembre de 2019 · 00:04

 Pamela Pomacahua / La Paz

 Los rieles del ferrocarril arrancados de la tierra, cuatro zanjas en plena carretera La Paz-Oruro, un par de promontorios de desechos, alambres colocados de un extremo a otro y llantas que arden al centro de la ruta son los obstáculos que están antes de llegar a la planta de YPFB, ubicada en la zona de Senkata, en El Alto.

Hace cinco días los manifestantes afines al MAS del Distrito 8  decidieron bloquear e impedir  que los carburantes salgan de las instalaciones. “No vamos a permitir que saquen un litro de combustible”, advirtió un vecino.

Ayer, los movilizados realizaban un cabildo en el Puente Vela, pero al enterarse que militares y policías subían,  decidieron hacer una vigilia en Senkata.

Un grupo decidió quedarse en la primera esquina de la planta de YPFB, los otros fueron desplazándose a las otras tres esquinas. En cada una de ella se encendieron fogatas, mientras la wiphala era elevada por el aire. 

Cuando otros manifestantes llegaron a la puerta principal se sorprendieron al ver a militares que estaban en el interior de las instalaciones resguardando el lugar. Por lo menos una veintena de uniformados permanecen en la planta de carburantes.

Zanjas y desconfianza

Los vecinos decidieron cavar al menos cuatro zanjas que están aproximadamente a 100 metros de la planta de   YPFB.  Dos de ellas están en el carril de venida a La Paz y las otras  en los accesos alternos. 

Cada una de las zanjas tiene un metro de acho y otro de profundidad. “Vamos a seguir con estas medidas hasta el último, no nos vamos a rendir”, dijo uno de los bloqueadores a su amigo.

 La gente del Distrito 8 desconfía de cualquier persona ajena que esté en el lugar. Los bloqueadores se miran entre ellos y preguntan de qué zona viene el visitante. A los motociclistas los interrogan y le exigen que porten su wiphala para dejarlos pasar. Los pobladores también expresaron su susceptibilidad hacia los medios de comunicación. “Medios vendidos a la derecha, no queremos medios”, dijo un vecino.

Cabildo sin líder

Los dirigentes que estaban al frente de las   organizaciones alteñas desaparecieron porque fueron rebasados por sus propias bases y ahora son otros pobladores los que están al mando de las reuniones, cabildos y marchas, sin un líder que desta   que.

  Los diferentes oradores que participaron en el cabildo ayer señalaron que no pertenecen a ningún partido político y que sólo quieren que Evo Morales gobierne como lo hizo 14 años.

 “No podemos permitir que la derecha venda el gas al exterior”, dijo uno de los oradores. Una de las resoluciones del cabildo es seguir con los bloqueos. Por lo menos 10 personas tienen que hacer la vigilia por zona. 

La tarde de ayer, la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, envió una carta a los vecinos de los 14 distritos de El Alto y de las 20 provincias para convocarlos a participar en  una mesa de diálogo para que se pueda atender sus demandas a fin de llegar a acuerdos que permitan pacificar el país y levantar los bloqueos.

Por su parte, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo que hay avances. “Hemos tomado contacto con muchas de las instituciones que están avanzando en el diálogo para evitar que continúe el bloqueo que está afectando especialmente a la ciudad de La Paz”. En la sede de Gobierno ya no hay combustible en los surtidores y se vio largas filas en las tiendas para comprar garrafas de GLP.

 

 

Más de
8
94