60% del transporte público aún opera y se da modos para conseguir gasolina

Los transportistas explicaron que en algunas estaciones de servicio de El Alto logran encontrar combustible y en otros casos emplean GNV. En Senkata la gente hace fila para adquirir gas licuado.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 00:04

Manuel Filomeno  /  La Paz

Cerca del  60% de los vehículos de transporte público aún presta el servicio,  a pesar de la  falta de combustible en La Paz. Se movilizan con  Gas Natural Vehicular (GNV) o  consiguen  gasolina en bidones en ferreterías y  en algunos  surtidores de El Alto.

 “Actualmente estamos viendo con preocupación que  cerca ya del 40% de los vehículos del transporte público está paralizado por la falta de gasolina, los que están operando ahora son los que funcionan con GNV o los que aún consiguen combustible”, informó  ayer el secretario general del sindicato Eduardo Abaroa, Lucio Quispe.

Los transportistas que aún operan pagan hasta 10 bolivianos por el litro de gasolina especial, el cual normalmente cuesta  3,74.

“Aún se puede conseguir combustible en algunos lugares, sobre todo en ferreterías, donde el litro de gasolina esta casi al triple de su precio normal, oscilando entre ocho  bolivianos y 10 bolivianos. Otros van a El Alto y saben en qué surtidores todavía hay combustible”, relató un chofer.

Desde la semana pasada,  vecinos de El Alto bloquean los accesos a  la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ubicada en la zona de Senkata, en el distrito 8. Ésta abastece de gasolina, diésel y Gas Licuado de Petróleo (GLP) a las ciudades de El Alto y La Paz.

A pesar de la escasez de combustibles, los pasajes no han subido de precio y tampoco  existe la intención de hacerlo, añadió Quispe. Sin embargo, de acuerdo con pasajeros con los que conversó Página Siete, el pasado fin de semana, algunos transportistas ya subieron los pasajes en 20 y hasta 50 centavos.

“Me han cobrado 2,50 bolivianos por un tramo corto con el argumento de que no hay gasolina, yo he pagado, pero algunas personas del minibús no lo hicieron”, comentó una vecina.

Los pasajeros además se quejaron  que en los últimos días se ha disminuido la cantidad de vehículos de transporte público así como sus frecuencias.

Según  el secretario ejecutivo de la Central Única de Transporte Urbano de Pasajeros (Cutup), Freddy Quispe, en todo el departamento de La Paz la asociación cuenta con  más de 45.000 afiliados, de los cuales sólo el  20% trabaja con coches que funcionan a GNV.

Además, indicó  que ese sector perdió, desde el 28 de octubre, más de 60 millones de bolivianos. “Estamos muy preocupados, y le puedo decir que, groso modo, hemos perdido en el departamento de La Paz 60 millones de bolivianos debido a estos conflictos, desde el inicio del paro cívico hasta la fecha”, dijo

Asimismo, el ejecutivo de Cutup sostuvo  que desde el inicio del paro cívico en La Paz, el autotransporte se vio perjudicado por los bloqueos en varios puntos de la ciudad. Muchos   choferes –afirmó–  deben buscar rutas alternas para llegar a sus destinos, lo que les ocasiona la “quema” de gasolina.

En Senkata tampoco hay gas

La mañana de ayer, la planta de Senkata amaneció con largas filas. Cientos de personas, sentadas sobre sus garrafas, esperaban que las puertas del complejo se abrieran y les cambiara los recipientes vacíos por otros llenos.

Muchos de los que formaban parte de las filas eran  los mismos vecinos que realizan el cerco a la ciudad, según denunció una persona en la red social   Twitter. 

Con el paso de las horas, las  amas de casa seguían  llegando al Distrito 8. Por la tarde, el personal de la planta anunció que ya no tenía gas para vender debido a la elevada demanda.

 

Importan gasolina para cubrir demanda 

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó ayer que el Gobierno decidió importar un significativo volumen de gasolina y diésel proveniente de Chile y Perú. Se busca  atenuar así la escasez de combustibles en las ciudades de La Paz y El Alto por el cerco que se mantiene en la planta de Senkata. 

De acuerdo con la autoridad, hay  un contingente de casi 100 cisternas que están listas para abastecer a los surtidores de La Paz y El Alto, y reactivar el servicio de vehículos públicos. 

 Zamora  aseguró que la gasolina y diésel importado de Chile y Perú se venderá al consumidor final sin ningún tipo de incremento en el costo.  “El precio no se modifica en un centavo, cuando dicen lo contrario, hay algún interés de desinformar de parte de alguien. Está circulando por las redes que va a existir  una modificación del precio, pero lo desmentimos, no hay modificación,  los precios están regulados y establecidos y nadie puede modificarlos”, puntualizó.

 Por otro lado, indicó que uno de los principales problemas para desbloquear el cerco que se realiza a los  accesos hacia la planta de Senkata –donde se cavaron zanjas para evitar el paso de cisternas– es la falta de interlocutores válidos y demandas precisas.

Agregó  que  los movilizados no tienen una representación ni una petición formal para comenzar la negociación.

 

 

Más de
20
4