Faltan alimentos e insumos en los hogares, asilos y albergues

Funcionarios de los centros cuentan que necesitan gas y pañales. Los pacientes con cáncer que viven en el albergue sufren por la falta de alimentos.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Debido al cerco  y los bloqueos que realizan grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS)  en La Paz, los hogares de niños, casas de acogida de adultos mayores  y  albergues de  personas con discapacidad sufren    por el  desabastecimiento de alimentos e insumos. Incluso  faltan productos en algunos hospitales.   Los administradores piden  ayuda a las autoridades. 

“En el Hogar San Ramón de Achumani hay  más de 300 adultos mayores y  ya no hay alimentos secos, menos frescos”, aseguró  ayer la coordinadora nacional del Programa de Adultos Mayores de Caritas Bolivia, Elizabeth Calizaya.

Desde el hogar también se informó que las funcionarias sufren por  la  falta de gas licuado, un elemento fundamental para cocinar. “Ya no sabemos qué hacer. Entendemos que las personas tienen  carencias, pero si es posible, pedimos    colaboraciones”,   dijo  una de las religiosas del asilo.

 Calizaya explicó  que  otros dos  hogares de El Alto   también necesitan alimentos. Uno de estos centros es  San Martín, donde hay 32 adultos mayores. El otro es de las Hermanas de Calcuta, donde hay  60 personas, 40 tienen discapacidad y 20 son adultos mayores. 

“En el Hogar San Martín aún cuentan con un poco de alimentos, pero  se terminarán en una semana. En cambio,  el centro  de las Hermanas de Calcuta no tiene nada”, dijo Calizaya. Señaló  que en esa casa   las hermanas oran las 24 horas para que “alguna persona caritativa pueda donar alimentos”. “Dicen: ‘Dios proveerá’ y por eso siempre tienen alguito  para comer. Se alimentan de las donaciones”, aseguró.

Indicó  que en  el hogar Hermanas de Calcuta  requieren   también de harina y azúcar para elaborar  pan. “Ya no tienen”, dijo. En todos los casos, Calizaya explicó que se requiere de pañales para los adultos mayores.

En los centros de acogida públicos, los adultos mayores también sufren por la escasez de alimentos.  Página Siete acudió ayer  al Hogar María Esther Quevedo y uno de los internos contó que desde pasados días ya se  ha reducido  la comida. “Nos dan poco,  sopa o segundo”, relató.

Según  el secretario general de los trabajadores del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), dependiente de la Gobernación paceña, Marco Villca, desde octubre se racionan hasta en un 50%     los  alimentos, no sólo en ese centro, sino también en los 13 hogares de adultos mayores, de niños y de personas con discapacidad.

 “Hemos llegado al punto en que las cocineras de cada uno de estos centros han tenido que llevar de sus casas algunos alimentos, como tomates y  sal, entre otros. Hacen  magia para hacer alcanzar la comida”, comentó.

Aseguró que esa situación fue terrible durante un mes, al punto que la pasada semana ya no había nada.  “Es un atentado criminal contra la vida de la población vulnerable, como  niños, adultos mayores y personas con discapacidad”, acotó.

Indicó que la falta de alimentos  fue porque  la dirección del Sedeges no firmó contrato con las empresas proveedoras, pero ya se regularizaron  los contratos y a partir de esta semana se comenzó a  normalizar la entrega de alimentos. “Eso no exime a las autoridades de tener un proceso penal por este tema”, relató.

Villca envió un informe a la Asamblea para realizar   una investigación sobre la falta de alimentos  y luego iniciar  un proceso penal. “Si los asambleístas no lo hacen,  como dirigente lo haré”, sostuvo. 

El director del Sedeges, Mario Cáceres, indicó que las 13 casas de acogida están provistas de todo. “Gracias a que firmamos contratos, no nos falta nada, ni alimentos ni gas”, aseguró. 

Aclaró que algunos centros tienen gas domiciliario y que en otros hogares las  cocinas funcionan con garrafa que compran cada mes. “Esos centros tienen bastantes garrafas”, dijo.

Calizaya también remarcó que los centros de acogida de Santa Cruz y Cochabamba están con el mismo problema de desabastecimiento.

Los pacientes con cáncer aseguraron que el albergue que instaló  el Ministerio de Salud para esta población ya no cuenta con alimentos. “Desde hace un mes, estamos dando cuota para cocinar”, contó  Rosmery, una de las internas de este centro.

 

 

Más de
1
13

Otras Noticias