Funcionarios de Diputados denuncian abusos cometidos por Víctor Borda

Descuentos para aportes "voluntarios", asistencia obligatoria a marchas y vigilias fueron algunos de los atropellos cometidos.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 20:30

Página Siete Digital / La Paz

Funcionarios de la Cámara de Diputados denunciaron hoy los “abusos y atropellos” que sufrieron durante el gobierno del expresidente Evo Morales y del MAS. Acusaron al extitular de la Cámara de Diputados Víctor Borda y al aún vigente oficial mayor Sandro Fuertes, quienes “aprovechando su poder” recurrieron a “atropellos y autoritarismo”.

Los empleados revelaron que pagaban “el 3% de tributo de su haber total” y que fueron obligados a participar en vigilias y marchas después de las elecciones. Ahora piden la renuncia de los que continúan en sus cargos.

En una carta que tiene el sello de la Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, explicaron que durante las campañas electorales de la reelección de Morales “incurrieron en atropellos, bajo la amenaza de dejarlos sin trabajo, o dejarlos sin amparo, dejarlos sin ración diaria o sin salario, obligaron pues a los funcionarios a realizar actividades y tributos ‘voluntarios’ en contra la voluntad o libertad de decisión”.

En el documento, los funcionarios aseguran que “pagaban tributo de sus cargos siendo este el 3% del su haber total. Pero estas medidas de penitencia no se quedarían así, sino más bien se radicalizarían”.

Especificaron que “en la primera ocasión obligaron a la mitad de los funcionarios a realizar un viaje con destino a Chimoré para la presentación de la campaña del MAS, para el cual pidieron una cuota para pasajes de 380 bolivianos a los que viajaban, y 150 a los que se quedaban.

También cuentan que la mitad de los trabajadores de la Cámara de Diputados fue “forzado a trasladarse a Santa Cruz, al lanzamiento de la campaña del MAS en dicha ciudad. La cuota fue de 480 bolivianos, otra vez en delegación. El viaje se realizó el jueves 1 de agosto, para estar presentes el viernes 2, para ello obligaron a los viajeros a sacar día y medio de vacación”.

En el listado de denuncias también mencionan que “las noches y los fines de semana había que salir en caravanas para hacer campaña, se controlaba la asistencia repartiendo fichas, mismas que había que presentar al día siguiente llenadas con los datos, en control de personal. Y hacer banderas y comprar materiales en las oficinas”.

Pero los abusos continuaron incluso después de las elecciones. “El lunes 21 de octubre comenzaron las vigilias nocturnas en inmediaciones de la plaza Murillo. Otra vez abandonar funciones para salir a marchar en favor del MAS. Nuevamente cuotas, esta vez para alimentar marchistas campesinos, mineros asalariados, compra de banderas, elaboración de muñecos, bajo la amenaza de descuento de dos días de haber”.

Apuntaron que “la irresponsabilidad de Borda y Fuertes, acompañados de sus capataces, enmascarados con el nombre de comité político, Jhonny Rodríguez, Cintia Arancibia, Luis Castellón, Gustavo Lora, Yascira Cardozo, asesora de presidencia, Jennifer Laruta jefa de gabinete, Marco Suyo (quien falsificó  sus títulos profesionales) y el siempre prepotente Rodolfo Tapia no conocieron limites, extorsionaron todo el tiempo al personal para forzarlos a aceptar todas las decisiones que tomaron. Perjudicaron a cada uno de los funcionarios, al interior de las oficias y en sus vidas familiares”.

Pidieron la renuncia de los que aún ocupan sus cargos en esas oficinas del Estado por su “irresponsabilidad y abuso de su poder en detrimento de sus subalternos".

75
9