Gobierno tiene legitimidad para reconducir la política exterior

Expertos consideran que el gobierno de Jeanine Añez es constitucional y que debe tomar las medidas que estime convenientes para los intereses nacionales.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 00:04

Fernando Chávez V.  / La Paz

El ser provisorio  o transitorio  no quiere decir dejar de actuar. La Cancillería boliviana ha tomado en los últimos días importantes decisiones en materia de política exterior; se ha anunciado el rompimiento de relaciones con el  gobierno de Nicolás Maduro, se ha expulsado a personal cubano y venezolano,  y se ha anunciado que el país deja las filas del ALBA y de Unasur, que son legítimas para los intereses del país, según expertos en derecho internacional.

“Este es un Gobierno constitucional y debe tomar las medidas que deba tomar, que sea o no transitorio no tiene nada que ver. Es un Gobierno soberano, puede tomar las medidas  que estime convenientes para los intereses nacionales”, opina Fernando Salazar, especialista en derecho internacional.

Según explica  el diplomático de carrera Erich Kuhn, el rompimiento de relaciones diplomáticas está establecido en la Convención sobre Relaciones Diplomáticas de 1961. “Cuando un gobierno extranjero interviene en la política interna de un país, indudablemente el Estado tiene todo el derecho de romper relaciones diplomáticas porque es una injerencia directa”, opina.

Agrega que  los principios también están garantizados en las convenciones internacionales, primero  el principio de no intervención (dentro del derecho internacional) y el principio de que todo Estado tiene el derecho de elegir el gobierno que juzga pertinente.

 “En ese sentido, Venezuela ha intervenido en Bolivia y obviamente la posición que ha adoptado la presidenta Jeanine Añez, junto con la Canciller, es lo más adecuado”, declara.

“En cuanto al retiro de todo el personal cubano, se ha hecho no sólo por lo que representa su seguridad, sino porque también se ha descubierto la intervención de personas con dinero, lo que implica una intervención dentro del Estado. La mejor acción que ha podido tomar Cuba es retirar a todas las personas, no solamente a los médicos, porque estaban interviniendo en la política interna de nuestro país”, recalca el diplomático.

ALBA y Unasur

 Sobre la salida de Bolivia de los organismos regionales ALBA y Unasur, Kuhn apoya estas medidas, ya que  el “ALBA no ha contribuido en lo absoluto, ni comercial ni políticamente al país. Una sola vez se ha manifestado respecto al apoyo a la reivindicación marítima. Fuera de ello, nunca se ha constituido en algo importante”.

“De igual forma Unasur, de donde los países se han ido retirando porque no han encontrado una política coherente dentro de la realidad actual y eso ha hecho que se convierta en un organismo que ha representado más que nada a una ideología. Por esa razón no hay nada específico de contribución al Estado boliviano”, explica.

   Según Kuhn, “se han hecho gastos superfluos”, como el edificio para su sede en Cochabamba, “que hasta hace poco el pasado  gobierno lo estaba utilizando para fiestas de 15 años”. 

“Ese fue un gran despilfarro, cuando ese dinero pudo haber sido usado para el caso específico de los pacientes con cáncer, para  tener más aceleradores lineales  o destinarlo a educación”. 

Para un analista internacional que prefiere mantener su nombre en reserva, hay que tomar todas las situaciones con calma, pero “por otra parte, hay situaciones que pueden crear un hecho consumado”. 

“Si los venezolanos comienzan con acciones de agresividad, qué más queda. El tema de Cuba, repatriar a los médicos, me parecen medidas prudentes para evitar injerencia en los asuntos internos del país. Y el tema de México, no puede un exmandatario que está acogido al derecho al asilo hacer   declaraciones políticas y que ese Gobierno que lo recibe  lo permita”, opina.

 

Las medidas que ya ha tomado la canciller Karen Longaric

Desde su posesión, la canciller Karen Longaric ha tomado importantes decisiones en materia de política exterior:

Primero, decidió que a 725 cubanos que prestaban su servicio en el país, sobre todo en el área de salud, regresen a su país. Los 725 cubanos son miembros de la Brigada Médica Cubana destinados en Bolivia. 

Luego expulsó al personal diplomático de la Embajada de Venezuela y anunció  la ruptura de relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro,  al denunciar que venezolanos vinculados con la embajada de ese país en La Paz estaban “atentando contra la seguridad interna” en Bolivia. El actual Ejecutivo será “consecuente” con los principios democráticos  de respeto a los derechos humanos y la carta democrática de la  OEA, dijo.   

“Seguramente en los próximos días se va a formalizar la ruptura de relaciones con el régimen de (Nicolás) Maduro, no con el Estado venezolano, afirmó la diplomática.

Otra medida de la Ministra de Relaciones Exteriores fue desvincular al país de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y adelantó también el pronto alejamiento de la Unasur. La Canciller expresó que el gobierno de la presidenta Añez decidió denunciar el tratado de la Unasur, decisión que la harán conocer al Legislativo, “instancia que debe procesar la salida”.

 

 

Más de
119
4