Médicos del área rural se repliegan ante las amenazas de comunarios

Los médicos aseguran que en los nosocomios sólo tienen alimento para siete días y piden una tregua. El Ministerio de Salud instruye la atención “inmediata” a casos de emergencia a causa del conflicto.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Los médicos que trabajan en las postas de salud del área rural se repliegan a los  hospitales cercanos ante amenazas de comunarios, denunció el Sirmes. En los  hospitales de La Paz, El Alto y el área rural   ya se acaban  medicamentos  e insumos como los tanques de  oxígeno. Los galenos piden una tregua para atender las  necesidades urgentes.

“La situación de los colegas (que trabajan en el área rural) es muy grave. Muchos de los médicos  no pueden llegar a su centro, una gran parte de ellos tampoco pueden salir. En  los  caminos,  los acusan de ser enemigos del gobierno que ha pasado (del Movimiento Al Socialismo, MAS), los amedrentan y  les quitan sus pertenencias. Por eso,  el riesgo de muerte es muy alto”,  dijo el secretario ejecutivo del Sindicato  de Ramas Médicas de Salud (Sirmes), Fernando Romero.

El dirigente explicó  que en una situación  similar  se encuentran los estudiantes de Medicina de último año. “Son víctimas también  de agresiones y de amenazas de muerte”, explicó.  

Aseguró que   se solicitó a las autoridades de Salud que  en los lugares más tensos y de alto riesgo  “se repliegue a los universitarios a los hospitales donde tengan cierta seguridad”. 

En la tarde de ayer, el Sirmes  publicó un comunicado urgente que instruye  el repliegue de  los profesionales de salud del área rural que se encuentran en áreas de alto riesgo a los centros de salud más cercanos y que “comuniquen de esta decisión al Sedes  y al Sirmes”.

Romero aseguró que la decisión se asumió debido a que cada día recibe varias denuncias sobre este tema.  “Algunos se arriesgan y acuden a sus fuentes laborales”, añadió. 

Por su parte, el delegado del Sirmes institucional del Hospital del Tórax, Carlo Vercosa, sostuvo  que  varios de sus colegas  son amedrentados y amenazados. Ante esa situación, los galenos solicitaron   a la Defensoría del Pueblo atender esta situación  y pedir garantías para los trabajadores del sector salud. 

“Nunca ha ocurrido esto, que hasta apedrean las ambulancias. Ni en tiempos de guerra ni en conflictos bélicos se registraron  este tipo de  hechos”, indicó.

Ambos galenos coincidieron en  que los hospitales están a punto de quedarse  sin  medicamentos, oxígeno y alimentos. 

“Aún tenemos medicamentos y oxígeno, pero están por terminarse. Por favor hermanos de El Alto: déjennos llegar a los centros de salud y hospitales con oxígeno y medicamentos que son muy útiles para nuestros pacientes”, resaltó Romero.

El dirigente remarcó que los más perjudicados son los niños, adultos mayores y mujeres embarazadas. “No podemos dejarlos desprotegidos”, lamentó. 

Aseguró que incluso los alimentos están a punto de terminarse. “En el complejo hospitalario de Miraflores creo que la alimentación alcanzará para siete días más. Y después qué  pasará  con nuestros pacientes”, destacó Romero. 

El Ministerio de Salud emitió ayer un comunicado  de prensa para solicitar  al personal de los establecimientos  públicos, privados y de la seguridad social atender de forma inmediata a los pacientes de “emergencia hospitalaria, y con mayor énfasis ante la situación de conflicto que vive el país”.

El documento indica que toda persona tiene derecho a la vida. “Por lo tanto, en casos de emergencias, el Estado tiene la obligación indeclinable de garantizar y sostener el derecho a la salud que se constituye en una función suprema y primera responsabilidad financiera”, añade.

Según la disposición,  toda persona que sea atendida y que no cuente con seguro será cubierta por el Sistema Único de Salud (SUS) y en caso de que los médicos no cumplan con la disposición “la ley sancionará las acciones u omisiones negligentes en la práctica médica”.

Ante esa situación, Romero pidió a la población boliviana una tregua y paz. “No podemos trabajar en esas condiciones, necesitamos una tregua y paz para la población. Se los pido, hermanos, háganlo por sus mismos hermanos”, sostuvo.

 

 

Más de
6
14