Senkata amanece con resguardo militar y marchan con los féretros rumbo a La Paz

La planta de YPFB permanece vigilada mientras que una marcha con los féretros de los fallecidos durante los enfrentamientos partirá rumbo a la plaza Murillo de La Paz.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 09:37

Página Siete Digital


La planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en Senkata amaneció con un fuerte resguardo militar ante la alerta de un cerco “peligroso” de grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) alertado por el Gobierno la noche del miércoles. 


En el puente de Senkata apareció un muñeco colgado que llamó la atención de transeúntes y vecinos, según se manifestó es una forma de pedir justicia por los ocho muertos que dejó el atentado registrado en medio de un operativo militar que había despejado las vías para que 50 cisternas con combustibles salgan de la planta para trasladarlas a la ciudad de La Paz. 


Ayer este lugar se convirtió en el epicentro del dolor de los familiares de los fallecidos quienes ubicaron los féretros debajo del puente en reclamo de justicia y el pedido de ayuda internacional para que se dé con los responsables de las muertes.


Hoy tres cuerpos son velados en un ambiente del barrio, mientras los otros féretros se encuentran en diferentes lugares donde los familiares y vecinos los velan desde anoche. Se ha informado que durante la mañana una marcha saldrá desde Senkata rumbo a la ciudad de La Paz pidiendo justicia para los muertos. 


Varios dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) afín al MAS convocaron en un cabildo a que los vecinos se unan a la marcha y pedir que se libere a los detenidos sospechosos por ser responsables de los actos vandálicos.   


María Condori Nina, madre de Rudy Cristian Vásquez, contó que su hijo había salido a comprar pan y no participaba de las movilizaciones alrededor de la planta de Senkata este martes. “Una hora se ha perdido. Entonces su amigo me ha venido a avisar que mi hijo ya estaba accidentado, que del helicóptero han disparado, mi hijo tiene 23 años. Yo quisiera que se haga justicia, eso es lo único que exijo”, indicó la señora en un ambiente que se habilitó en la zona para velar a tres de los fallecidos.


Joel Sergio Queso, amigo de Rudy, dijo que de la noche a la mañana todo ha cambiado y les toca vivir días de luto, dice que el dolor de la masacre que están viviendo no se muestra en la prensa nacional y que el fallecido no formaba parte de la movilización.
 “La gente ha sido reprimida en Senkata (…) han disparado a diestra y siniestra, con el cual a mi amigo le han apuntado en la cabeza. Los militares, yo creo que no estaban dispuestos a maltratarlo o herir a una persona, estaban dispuestos a matar la gente. Le dispararon en la frente y le traspasó la cabeza, tenía muerte cerebral. Yo quisiera que se haga justicia porque esto no se muestra en Bolivia”, indicó entre sollozos. 


Ayer el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) informó que los disparos de arma de fuego que causaron muerte en los enfrentamientos de Senkata no son de uso reglamentario de las Fuerzas Armadas ni de la Policía, “son armas cortas que cualquier persona puede tener”, aseguró el director de la institución, Andrés Flores.

13
103

Otras Noticias