Suman 8 los muertos de Senkata y 7 detenidos van a la cárcel por atentado

El IDIF sólo pudo realizar la autopsia a dos cuerpos, los otros seis seguían en una capilla de Senkata. Dos de los siete detenidos irán al centro de menores Qalahuma y los otros al penal de San Pedro.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) confirmó la muerte de ocho personas en el enfrentamiento del martes en la planta de YPFB, en Senkata, durante una acción militar ante un atentado a esas instalaciones. Dos de los cuerpos fueron sometidos a una autopsia, los otros seis no. 

“Se evidencian objetivamente ocho cadáveres; de éstos, a dos ya se realizó la autopsia médico-legal los otros seis todavía son velados en una capilla de Senkata. Los médicos forenses realizarán las autopsias faltantes”, informa el IDIF en un comunicado enviado.

Los fallecidos fueron identificados como Edwin Juchamani Paniagua, Rudy Cristian Vásquez (ambos con autopsia), Juan José Tenorio Mamani de, 23 años; Joel Colque Patty,  de 22; Antonio Ronaldo Quispe Ticona, de 23; Pedro Quispe Mamani, de 37; Clemente Eloy Mamani Santander, de 23 años; y Devi Posto Cusi, de 34 años. Los últimos se velan en la capilla de San Martín.

Unos 200 manifestantes seguidores del expresidente Evo Morales regresaron a la planta de Senkata minutos después de que 45 cisternas cargadas salieran de la planta, custodiadas por más de 25 vehículos militares y policiales, rumbo a La Paz. Los bloqueadores rodearon las instalaciones, primero lanzaron piedras y después se acercaron con explosivos al muro. 

Las imágenes muestran cómo dos lugares de la pared son derribados, se escucha la detonación de explosivos y seguidamente se observa fuego dentro de la planta. Luego de unos segundos se escuchan disparos de armas.

Los detenidos de espalda, ayer, durante su audiencia.
Foto: Pamela Pomacahua / Página Siete

El ministro de Defensa, Fernando López, aseguró que el ataque a la planta fue un acto de terrorismo por parte de los bloqueadores que portaban dinamita, y dijo que “no salió un solo proyectil de las Fuerzas Armadas”.

Un video que se publicó ayer muestra que uno de los manifestantes está armado, cuando se escucha detonaciones en la planta de YPFB dice: “Hazte a un lado, voy a disparar”, esa oración la repite dos veces.

Hasta la noche del martes el dato oficial del Gobierno y de la Defensoría del Pueblo era que tres personas perdieron la vida, pero más tarde se vio en Senkata seis cuerpos. Ayer el IDIF confirmó ocho fallecidos.

  Siete detenidos a la cárcel

El juez séptimo de Instrucción Penal  de El Alto determinó la detención preventiva para siete varones que fueron detenidos tras el atentado a la planta de YPFB, dos de ellos menores de edad irán a Qalahuma y el resto a San Pedro.

Todos son investigados por los delitos de destrucción, deterioro de bienes del Estado y riqueza nacional; instigación pública a delinquir, sedición y atentados contra la seguridad de los servicios públicos.

Rubén L.R., Édgar G.C., Iván A.C., Florentino V.F. y Juan B.C. serán enviados al penal de San Pedro. Según la Fiscalía, el martes causaron destrozos e incitaron a la quema y saqueo de las instalaciones públicas de YPFB.

 La Policía encontró a los aprehendidos en posesión de  barbijos, bicarbonato, billetes de diferentes cortes. “ A Rubén L.R. se le encontró una soga  blanca, cinco billetes de  200 bolivianos, 10 billetes de  100 bolivianos, cuatro billetes de  50 bolivianos, dos pedazos de papel con números celulares y un billete falso de  200”, explicó el juez durante sus conclusiones.

Mientras que en poder de Florentino V.F. había un celular negro, dos cédulas de identidad, una tarjeta azul, una credencial del MAS a nombre de él. El juez contó que el momento de la requisa, el detenido rompió el documento en pedazos y éstos los ocultó dentro de su ropa interior.   

No obstante, Óscar Pereira, el abogado de otro de los detenidos indicó a los periodistas que todos los aprehendidos portaban  credencial del MAS.

La Policía asegura que hay otras personas que ya fueron identificadas como parte del grupo que atacó la planta de Senkata. Mientras tanto, en Senkata los bloqueadores mantienen rodeadas las instalaciones. 
 

Uno de los bloqueadores provoca a la fuerza policial.
Foto: Freddy Barragán / Página Siete

Policía: Los bloqueadores no son los vecinos

El comandante General de la Policía, Rodolfo Montero, informó que personas extrañas y alejadas de la zona de Senkata son quienes mantienen el bloqueo en los alrededores de la planta de YPFB, aseguró que no son los vecinos.

 El jefe policial aseguró que la gente que vive en Senkata es la que cuida los predios. “La Policía está identificando a estas personas extrañas a la zona”, adelantó el comandante.

Sobre los hechos del martes, Montero explicó que los policías operan con agentes químicos y no usan armas de fuego.

El martes los efectivos policiales se quedaron a resguardar la planta de Senkata por fuera, ya que los militares están dentro de los predios desde el domingo. Un grupo de unos 200 bloqueadores comenzó a lanzar piedras hacia la planta, los policías respondieron con gases.

Sin embargo, los agentes químicos no los detuvieron, siguieron atacando y de un momento hicieron detonar dinamita en dos lugares del muro perimetral y metieron fuego a la planta.

Montero señaló que los policías seguirán en los alrededores de Senkata, resguardando la planta y también la zona, debido a que los vecinos están asustados y amenazados.

Mujer que huyó del hospital

El médico de turno del Hospital del Kenko, en El Alto, indicó que una mujer que resultó herida el martes en Senkata le pidió irse porque tiene dos hijos menores a quienes tenía que atender. 

Ella tenía una herida de bala en la pierna derecha, pero aún así se salió del hospital entre la noche del martes y la mañana de ayer. Los heridos llegaron a ese nosocomio, nadie conoce la identidad de la mujer.

 

Más de
9
2