Especialistas y entidades afines a Correa publicaron dos informes favorables a Evo

La misión de la OEA, que audita el 20-O, determinó que “no puede validar los resultados” y recomendó nuevos comicios. Morales dijo que accedió a 2 informes que demuestran que ganó en primera vuelta.
viernes, 22 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz 

Dos informes que son favorables a la postura de Evo Morales,  de que no hubo fraude, fueron publicados  por expertos o entidades afines a Rafael Correa, expresidente de Ecuador y aliado ideológico de Morales  

El tema cobra vigencia porque Morales anunció la conformación de una “comisión de la verdad” para -según tuiteó- verificar si  hubo fraude en los comicios del 20 de octubre (20-O). “Hemos tenido acceso a dos informes técnicos de instituciones serias y renombradas que demuestran que hemos ganado en primera vuelta”, aseguró el exmandatario en  Twitter. 

El exmandatario de Bolivia fue quien formuló la posibilidad de una auditoría de la OEA a los comicios del  20-O  y su  gobierno aceptó que sus resultados serían vinculantes. 

Los hallazgos preliminares de ese trabajo detectaron que hubo manipulación del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), falsificación de firmas en las actas, y que se identificó  un número de votos superior a la cantidad de inscritos en el padrón, además de  inseguridad en la cadena de custodia.
  

El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés)  publicó el informe  que titula  ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? El papel de la Misión de Observación Electoral de la OEA.

El documento fue elaborado por Guillaume Long, David Rosnick, Cavan Kharrazian y Kevin Cashman. Long, “analista principal de políticas” del CEPR, fue canciller del entonces presidente Correa. 
 
En el informe del CEPR, entre otros detalles,   se indica que en Bolivia hay dos sistemas de conteo de votos, “pero sólo uno es legalmente vinculante” y ése no es el TREP.  En ese marco se indica  que este sistema  “es un conteo rápido”,  diseñado “para entregar un resultado rápido -pero incompleto y no definitivo- en la noche de las elecciones, con el fin de dar a los medios una indicación de la tendencia de voto e informar al público”.

El informe pone énfasis en el “cómputo”, del que señala “es legalmente vinculante”, “más completo y preciso y, naturalmente, lleva más tiempo”. “Es el único sistema válido de conteo de votos”, se lee en el reporte.  

El informe no indaga  en los pormenores de  por qué se cortó el TREP (indica que esa decisión “no fue en sí misma irregular ni violatoria de ningún compromiso anterior”) ni las distintas versiones que dio el Tribunal Supremo Electoral y el Gobierno sobre esa paralización  (al menos cinco), tampoco refiere la principal finalidad de ese sistema  (“transparencia” ante electorado, según declaraciones de los propios vocales). 

El informe luego cuestiona a  la misión de veedores  de la OEA. En el documento se  asegura que esa delegación  expresó  declaraciones carentes de evidencia. En el reporte  se  cuestionan  las  observaciones de la delegación acerca del cambio de tendencia,  y se  subraya  -en sintonía con la postura de Morales- el factor de los votos del área rural y su inclinación hacia el MAS.  
“Debido a limitaciones logísticas, tecnológicas y quizá también otras, estos votos terminan siendo calculados en la etapa final del proceso de conteo. Esto es cierto tanto para el conteo rápido como para el oficial, ambos afectados por la misma geografía e infraestructura. Los lugares rurales y más pobres, que han tendido a favorecer fuertemente a Morales, son más lentos en transmitir los datos o enviar las hojas de conteo a los tribunales electorales”, se lee en el texto.  

Página Siete publicó un reportaje el 10 de noviembre  en el que se establece que del total de actas que faltaban por verificar aquella noche (TREP), el 64,5% correspondía al voto urbano.  

En el  informe  se subraya que el gobierno  de Donald Trump y sus aliados “han hecho declaraciones públicas -tanto antes como después de las acusaciones contenidas en el primer comunicado de prensa de la misión de la OEA- sugiriendo que la elección fue robada.  Estados Unidos suministra alrededor del 60% del presupuesto de la OEA”. 

Otra conclusión del reporte  es que los resultados del TREP “antes de la interrupción predicen un resultado que es extremadamente cercano a los resultados finales”. El informe del equipo auditor de  la OEA, de  hallazgos preliminares, concluye:   “El equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomienda otro proceso electoral”.


El segundo informe fue realizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica  (Celag), en el que el expresidente Correa y el exministro de Educación del gobierno de Morales, Roberto Aguilar,  figuran como parte del consejo consultivo de esa entidad. 

 El estudio titula Sobre la OEA y las elecciones en Bolivia. Se trata de un trabajo sobre el informe del equipo auditor de la OEA y  se realizó “a partir de análisis propios y retomando los aportes” del  informe del CEPR.

El reporte del  Celag concluye que “el informe preliminar de la OEA no aporta prueba alguna que pudiera resultar definitiva para demostrar el supuesto ‘fraude’ al que aludió el secretario general, Luis Almagro, en la sesión del Consejo Permanente celebrada el 12 de noviembre”.

“Por el contrario -se agrega en el documento-, en lugar de atenerse a realizar una auditoría electoral técnicamente fundamentada, la OEA elaboró un informe cuestionable para inducir en la opinión pública una deducción falsa: que el incremento de la brecha a favor de Evo Morales en el tramo final del conteo fuera ampliándose por causas fraudulentas y no por las características sociopolíticas y las dinámicas de comportamiento electoral que se dan entre el mundo rural y el urbano en Bolivia”, se lee en el informe.  

En el informe también se hace referencia al TREP. “El sistema TREP, implementado por el país a partir del año 2016 por recomendación de la propia OEA, tiene un carácter preliminar y no brinda resultados oficiales”. 

 

Más de
9
83