Periodistas cumplen su trabajo pese a amenazas contra su vida

Atacados por revelar lo que determinados grupos intentan esconder, los reporteros sufren acoso de algunos sectores mal informados durante las movilizaciones.
sábado, 23 de noviembre de 2019 · 00:04

Carlos Quisbert  / La Paz

Agredidos por ambos bandos, a riesgo de sufrir el robo de sus equipos de trabajo y víctimas de insultos los periodistas, fotoperiodistas y camarógrafos bolivianos logran infiltrarse entre manifestantes y fuerzas del orden. En medio de los enfrentamientos,  los profesionales hacen de todos para informar desde el lugar de los hechos y, pese a ello , son acusados de  “prensa vendida”.

 Desde el 20 de octubre, tras las denuncias de supuesto fraude, la Asociación Nacional de la  Prensa  (ANP Diarios) registró 78 casos de agresiones a periodistas.  Página Siete recogió   testimonios de varios de esos profesionales de la comunicación  que sortean riesgos  para cumplir  su trabajo. 

La  mayoría coincide en señalar que una razón por la que han sido agredidos  en las últimas semanas se debe a la información sesgada  que algunos sectores reciben de sus dirigentes. Uno de esos escenarios de conflicto, que se tornó peligroso para los periodistas en los últimos días es Senkata, en  la ciudad de El Alto. 

“Por temor, a veces digo que soy de la prensa extranjera, o me voy junto a ellos, tratamos de mantenernos en grupo”.  “Intentaron quitarme la cámara pero otro del mismo bando me defendió, no son todos, pero hay agresiones”. “Corrimos, nos tiraron piedras. Luego escuchamos en la radio que  se quejaron porque los medios   nacionales no les dan cobertura”, son algunos de los testimonios de los comunicadores.

El martes, un equipo  del canal estatal Bolivia TV transmitía en vivo los enfrentamientos desde Senkata, cuando los vecinos denunciaron que ya existían  muertos. El periodista que relataba los hechos preguntó si había garantías para ingresar hasta el punto donde estaban los cuerpos y, en medio de reclamos, los vecinos respondieron que sí.

Sin embargo, en ese momento un grupo violento les arrebató la cámara y  debieron huir   amenazados por la turba. Minutos después, circuló un video hecho por los mismos vecinos, donde se observa como quemaban la cámara.

Con el conflicto aún latente, entre quienes defienden –a veces con acciones violentas– al expresidente Evo Morales y los que apoyan al nuevo Gobierno, la mayoría de los periodistas pidieron no ser identificado para esta nota. 

Coinciden en que uno de los peores enemigos del gremio son  las mentiras que generan más violencia. “En especial los argentinos que  hacen su show. Mienten y engañan a la gente. Es por ellos que en El Alto piden ‘prensa extranjera’, les dejan decir cualquier cosa y ocultan lo violento. Reclamo porque no es un daño personal, es la distorsión de la realidad de todo el país. No entendemos cuál es su propósito”, señaló uno de los periodistas.

Los profesionales que se exponen a diario también son críticos de las organizaciones que deberían representarlos. Mencionan que reaccionan sólo con comunicados a las agresiones  y sin ningún pedido  de resarcimiento.

Los periodistas  piden más respaldo de sus medios, que en varios casos no  brindan  condiciones de trabajo ni  implementos de seguridad. “Pero igual estamos ahí. Alguna vez, en la edición se distorsiona  el reporte que enviamos desde la calle, pero cumplimos, informamos desde el lugar de los hechos ”, afirmó uno de los  reporteros consultados.

 

78 agresiones a la prensa desde 20-O

Desde las elecciones generales del 20 de octubre, la Asociación Nacional de la  Prensa  (ANP Diarios) registró 78 casos de agresiones a periodistas. 

En 19 de los casos, las víctimas fueron mujeres. “Las agresiones vinieron de ambos lados”, señala el reporte, en relación con  manifestantes del MAS y efectivos de la Policía, que vulneraron derechos de los periodistas.

 

Más de
7
1