Recluida, Choque apunta a vocal de Evo y se declara presa política

La expresidenta del TSE ratifica que Lucy Cruz ordenó quitar la electricidad e internet al TREP. “Mandé a reiniciarlo, pero me dijeron que el personal se había ido”, dice.
domingo, 24 de noviembre de 2019 · 00:03

Ivone Juárez /  La Paz 

“No hubo fraude, soy inocente, soy una presa política”, repite  con insistencia  María Eugenia Choque, expresidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), en la cárcel de Obrajes. Está a punto de cumplir dos semanas de detención  por el presunto fraude cometido en las elecciones del 20 de octubre. 

Sin embargo,  ratifica las declaraciones que hizo ante la Fiscalía: fue Lucy Cruz, la vocal que Evo Morales designó para el TSE,   quien  ordenó cortar la electricidad y el internet al sistema de  Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), en pleno funcionamiento la noche de las elecciones del 20 de octubre. Fue ese corte en el conteo rápido lo que desató las dudas sobre la transparencia de los comicios.  

Si bien asegura que el TREP es un proceso que no afectó al conteo oficial de votos, que dio por ganador a Evo Morales,  Choque revela que  intentó reiniciar el sistema, pero   le dijeron que “el personal ya se había retirado”.

“Fue la vocal Cruz quien ordenó cortar la luz y el internet al TREP. Yo ordené que el sistema se reiniciara, pero me dijeron que el personal ya se había ido”, dice.

Después de que se conoció el informe de la  Organización de Estados Americanos (OEA) que confirma que  en las elecciones hubo fraude, el país está conmocionado: hay muertos y los militantes del MAS intentaron dinamitar la planta de YPFB en Senkata, se le comenta a Choque en medio de la cárcel de Obrajes.

“No hubo fraude, qué le puedo decir. Yo estoy aquí, no me entero de casi nada. No hubo fraude”, responde y los ojos se le ponen vidriosos. Se pone de pie y deja la silla que ocupaba a un lado del patio principal de la prisión. Envuelta en una parca oscura, con la cabeza cubierta con un sombrero de tela, cargando una mochila, María Eugenia Choque ya no viste pollera, el atuendo que la caracterizó durante su mandato en el TSE (2014-2019).

 “Me detuvieron así, como estoy, ya no pude traer mi ropa”, explica, mientras se mira, apuntado con la mirada  los pantalones oscuros que viste. 

¿Qué piensa de lo que está ocurriendo?, se le insiste. Entonces la mujer ya no  contiene el llanto. “¿Qué quiere que le diga. No ve cómo estoy?”, reprocha.

“El informe de la OEA no dice que hubo fraude, habla de irregularidades”, remarca. “Además, después de las elecciones, los vocales del TSE nos reunimos con la OEA y con los técnicos de Neotec y de Ethical Hacking, ¿por qué no dijeron  nada? Debieron denunciarlo y hubiésemos iniciado una investigación”, añade Choque, dejando de lado su actitud de desconfianza con Página Siete.

Es día de visita en la cárcel de mujeres de Obrajes y en el ambiente se respira un olor a madera quemada. La escasez de GLP por las protestas del MAS obliga a las reclusas  a preparar sus alimentos a leña.

Cerca de María Eugenia Choque está Marianela Revollo, vocal del Tribunal Electoral Departamental La Paz. También está encarcelada por el presunto fraude electoral. “Nosotros sólo administramos el proceso electoral, no llevamos a cabo ni las capacitaciones, ¿por qué nos tienen aquí?”, señala la mujer.

 Inmediatamente Choque insiste: “Esto es político, no hubo fraude, soy una presa política”. Y así  comienza a responder con pocas palabras a las preguntas.

 Evo Morales renunció a la Presidencia indicando que anularía las elecciones, si no hubo fraude, ¿por qué lo hizo?

No lo sé, pero esto es político y ahí está la consecuencia (la renuncia de Evo),  ¿no ve las consecuencias?

El representante de Ethical Hacking declaró que por todas las irregularidades que se encontró en  el  proceso electoral, éste   está viciado de nulidad

Pero en su informe Ethical no dijo lo mismo. Ni Neotec. También nos reunimos con los representante de la OEA y no se habló de fraude  y su informe dice irregularidades, no fraude.

Ethical señaló entre las irregularidades de  la existencia de un servidor que no estaba registrado 

Pero todos supieron de ese servidor y en sus informes los consideraron como un problema técnico, hasta la OEA.

Hay denuncias de que las actas electorales fueron manipuladas

Revisen una por una las actas, no hay nada, no se alteró nada.

Hay versiones de que el fraude comenzó con el empadronamiento en el exterior, ¿que dice al respecto? 

Que se investigue. 

¿Quién debería investigar?

Desde acá no puedo hacer ni decir nada e insisto: no hubo fraude.

¿Por qué aparecieron boletas electorales en las calles, en manos de personas que las transportaban de manera irregular?

Después de que se tiene las actas, estas boletas ya no tienen valor, pero hubo una mala intención al sacar esas boletas electorales de los centros de votación y llevarlas por las calles, hubo una mala intención.

A esta cárcel llegaron otras mujeres que fueron parte del proceso de cambio del MAS 

Yo no soy del MAS, no soy parte del proceso de cambio. 

La ida y vuelta de preguntas con  respuestas cortas de María Eugenia Choque es interrumpida por una interna de la cárcel de Obrajes que le recuerda a la expresidenta del TSE que tiene algunas tareas que cumplir  en el centro penitenciario. “Sólo tiene que moler pan, sólo tiene que recoger la bolsa”, le explica. Otra mujer se le acerca y le dice: “Pero con cinco bolivianos otra personas se lo hace”.

 Choque decide hacer ella la tarea y se despide. 

Otra reclusa que la miraba atentamente comenta: “Está paradorita ¿no?, pero tiene que hacer las cosas que se le dice. Además es para que se distraiga, aquí no hay nada más que hacer; estas tareas nos ayudan a pasar el tiempo, es como terapia”.

“Pero se está acoplando, hay otras que llegan y no quieren hacer nada, pagan para que se lo hagan y no comen ni la comida; esta señora come todo lo que nosotras preparamos”, añade mirando a Choque que se aleja llevando  una bolsa de pan duro.

El domingo 10 de noviembre, después de que en la madrugada se conociera el informe de la  OEA que recomendaba anular  las elecciones del 20 de octubre, a  media mañana, la Fiscalía emitió órdenes de mandamiento  contra Choque y otros vocales electorales. Al inicio de la tarde, al menos media docena de policías llegaban a su casa  para detenerla, pero no la encontraron. Al final de la tarde del mismo día  la mujer era presentada por la Policía a los medios de comunicación, junto a Antonio Costas, exvicepresidente del TSE.     

Los vocales electorales están acusados de falsificación de documentos y uso de instrumento falsificado, manipulación informática, alteración y ocultación de resultados, beneficios en razón del cargo, delitos de corrupción, resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, incumplimiento de deberes.

302
30