Eva Copa: “No podemos ir atrás, hay que armarse de fuerzas e ir adelante”

Afirma que el siguiente paso en el Legislativo es aprobar el reglamento para elegir vocales. Espera que el MAS haga una campaña sana y responsable.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 00:04

Beatriz Layme  / La Paz 

Eva Copa, senadora del MAS, hace 10 días que no llega a su casa. Se queda en el centro de la ciudad de La Paz para cumplir sus funciones como la nueva presidenta de la Cámara de Senadores, la segunda al mando de Bolivia.

Copa, de 32 años de edad, contó cómo fue el proceso de negociación con sus colegas del MAS y la bancada  oficialista, para aprobar la ley que permite designar a vocales del Tribunal Supremo Electoral y convocar a nuevas elecciones.

Vive en el distrito 14 de la urbe alteña, camino a  Copacabana. Estudió Trabajo Social en la Universidad Pública de El Alto, donde, a sus 20 años de edad, ocupó el máximo cargo estudiantil: secretaria ejecutiva de la Federación Universitaria Local (FUL).

La tarde del 14 de junio, tomó las riendas de Senado por el voto unánime de sus colegas. Desde entonces, está lejos de su familia, su madre  es quien cuida a sus hijos, una de siete meses y otro de cuatro años. Su padre falleció hace seis años.

“Es difícil porque tengo una hija de siete meses y un hijo de cuatro años. No los veo, realmente me pone muy mal esta situación, no quiero más muertos, más detenidos, no quiero más violencia, creo que estamos asumiendo de una forma responsable”, expresa Copa, quien  rompe en llanto al hablar de sus dos pequeños hijos.

Seca sus lágrimas,  muestra una sonrisa y  con voz firme  revela que nunca pensó en ser presidenta de Senado, pero señala que asumió  el reto, en medio de las convulsiones sociales,  porque considera que no es momento de irse para atrás, por el contrario “hay que armarse de fuerza e ir hacia adelante” porque “no quiero más muertos, más detenidos ni más violencia”.

 Copa es la segunda autoridad al mando del país. Puede ocupar la silla presidencial de Bolivia en caso de que Jeanine Añez, presidente de transición, decida viajar al exterior.   

¿Usted pensó en algún momento ser la Presidenta de la Cámara de Senadores?

No. La verdad, nunca, yo estaba contando los días para irme a mi casa, darme un año sabático para estar con mi familia.

Para ocupar la Presidencia de Senado había una terna y estaba el senador Pedro Montes y Omar Aguilar. Los compañeros depositaron su confianza en mí, por los cuatro años de relación de confianza con ellos.

Yo acepté,  considero que no es momento de irnos para atrás, hay que armarse de fuerza e ir hacia adelante.

¿Qué fue lo complicado?

Todo pasa por el tema de la reflexión y autocrítica de todo lo que ha pasado en estos cinco años dentro de la Asamblea Legislativa. Es otra cara la que queremos mostrar como MAS, queremos mostrar la voluntad política y los dos tercios que tenemos para viabilizar los proyectos de ley que le harán bien a nuestro país.

Evidentemente, hemos pasado momentos difíciles dentro de la bancada por diferentes situaciones, tal vez por el amedrentamiento, algunos por tener esa pared entre indígenas y clase media. 

Entonces, eso nos ha querido separar y con la ayuda de Dios hemos llegado a consensos, ahora nos hemos cohesionado y mi bancada está más unida que nunca y tratamos de seguir así, unidos.

Pero se vio dos alas en el MAS, una radical y la otra conciliadora. Así se observó cuando presentaron el proyecto de ley de inmunidad ¿Qué sucedió?

Nosotros nunca hemos planteado una ley de inmunidad, creo que ahí hubo una mala interpretación. 

No sé como apareció ese documento, nosotros lo que pedimos en la ley es que se garantice la libertad de expresión y que nuestros hermanos dirigentes de diferentes organizaciones sociales, sindicales  tengan las garantías para transitar por el país.

Cuando dice ‘no sé cómo apareció ese  documento’  ¿una parte de los legisladores del MAS no conocían esta ley?

Lo que pasa es que nosotros hemos trabajado dos proyectos de ley y parece que estos proyectos se empapelaron. Eso estábamos conversando con el personal y se dio.

 Hay que ser autocríticos, se nos pasó ese detalle y ahora vamos a encaminar y vamos a llegar a muy buenos consensos, ya se trabajó ocho artículos.

¿Cambiaron el contenido de los proyectos de ley?

 No la ley, sino la exposición de motivos, que es lo que alarmó bastante en el tema de la inmunidad. 

Las personas que hayan infringido la ley se las tendrá que sancionar como corresponde, sea de uno o del otro lado.

¿Usted está de acuerdo en el retorno de Evo Morales a Bolivia? 

Considero que se tiene que debatir, nuestro país está dividido en dos, el MAS tiene una buena cantidad de militantes y simpatizantes, sobre todo en el área rural. Todo pasa de que se haga un debate en la mesa de diálogo que hay en Palacio Quemado y que ellos puedan dar una solución y no nosotros tomar una decisión arbitraria.

Por eso aplaudo el tema de que el Gobierno de transición esté llevando una negociación con las organizaciones sociales y la COB, en las cuales considero que van a llegar a una solución salomónica, por eso nosotros hemos aplazado el tratamiento del proyecto de ley.

Durante estos conflictos ¿habló con la población alteña?

 Hablé con algunas personas de El Alto para poder persuadir, para pacificar. En estos bloqueos la que más ha sufrido ha sido la gente pobre, un pollo 80 bolivianos, la gente vive   al día, hay gente que no tiene gas domiciliario, se les acabó el gas  y no tenían con qué preparar sus alimentos.  Entonces uno se pone en ese lugar y se pregunta qué está pasando.

Como también había sectores muy radicales que me dijeron que ‘te has vendido, por cuánto te has vendido’, pero creo que pasa por tener un criterio y seguir lo que tú crees que está bien, considero que lo que está bien es que coadyuvemos a avanzar en esta elección y que el partido que gane estará en gestión de Gobierno y tendrá que hacer lo que tiene que hacer.

¿Qué viene de aquí para adelante?

 Nosotros apostamos por sacar el reglamento lo más antes posible, apostamos que el MAS pueda rearticularse y haga una campaña sana y responsable. Ahí concluimos por nuestro trabajo.

¿Qué falta? 

El tema pasa por deponer posiciones, no podemos estar intransigentes ni el Gobierno de transición ni nosotros. Si hemos llegado a acuerdos de que habrá una ley de garantías de que nos permita a los parlamentarios hacer un trabajo con respeto, respetando nuestras obligaciones como dice nuestro reglamento.

El MAS ha garantizado que esta ley salga por tiempo y materia lo más antes posible y lo mismo lo vamos a hacer con el reglamento para elegir a los vocales.

364
28