Mansión, guardaespaldas y pensión; lujos para Evo que molestan a parte de México

En tierras mexicanas, Morales tiene residencia, seguridad y hasta una mesada. Esto ha molestado a algunos ciudadanos y autoridades del país que lo asila. Le llaman persona no grata y también dictador.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar A / La Paz

Además del asilo político, México brinda a Evo Morales seguridad con 14 guardaespaldas, libertad de expresión, una mansión presidencial lujosa y una pensión de 8.224 dólares mensuales. Esto molesta a  una parte de los mexicanos, que reclaman  que ni siquiera los ciudadanos de ese país tienen   esos privilegios.

“Que quede claro  yo di la instrucción de ofrecer el asilo. Y he estado pendiente”, dijo  el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El 10 de noviembre,  el Canciller mexicano Marcelo Ebrard informó por Twitter que México había “recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz”. Ofreció el asilo a Morales y él lo aceptó.  

La mansión donde podría vivir Evo Morales acogió a invitados distinguidos

Transporte con Fuerza Aérea 

El 11 de noviembre, el Gobierno mexicano mandó un avión de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) para recoger a  Morales.  La nave Gulsftream G550 despegó alrededor de las 13:00 de la ciudad de México. Viajó durante más de nueve horas, hizo escala en Lima, para reabastecerse, para luego dirigirse a Chimoré.

El 12 de noviembre  Morales llegó a México junto al exvicepresidente Álvaro García Linera y la exministra Gabriela Montaño. Tras bajar del TP-07, que aterrizó a las 11:09,  agradeció a López Obrador por haberle “salvado  la vida”. Mientras que el canciller mexicano indicó: “Ya está en tierras mexicanas, donde gozará de libertad, seguridad, integridad y protección a su vida”.

Residencia para Evo 

Las especulaciones sobre dónde viviría Morales durante su asilo político señalaron algunas locaciones. En redes sociales comenzó a circular la versión de que lo llevarían a  La Herradura, zona residencial de Naucalpan, en el Estado de México.

Eso generó reacciones de los colonos de la zona, quienes a través de una cuenta de Twitter  @ACHEcolonos lo rechazaron. “La Herradura se opone rotundamente a que el gobierno de López Obrador traiga al dictador y delincuente Evo Morales a nuestro país, nuestro municipio y nuestra colonia”. El tuit fue borrado minutos más tarde.

Se trataba de  la casa del expresidente mexicano Manuel Ávila Camacho. Actualmente es propiedad del gobierno federal y se ha utilizado para hospedar a visitantes distinguidos.

 Periodistas mexicanos preguntaron al presidente mexicano si Evo Morales y sus acompañantes vivirían en un edificio público o militar. Él respondió que “por razones de  seguridad” no se haría pública esa información.

La seguridad del asilado expresidente depende del Gobierno mexicano.

Seguridad personal

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana en México, Alfonso Durazo Montaño, informó que la dependencia a su cargo garantizará que Evo Morales no corra ningún riesgo. “Él es un personaje y habremos de garantizar que no corra ningún peligro, habrá personal de seguridad en su apoyo”, dijo.

En un video de un noticiero mexicano del 14 de noviembre se   evidencia que el expresidente contaba  con 14 guardaespaldas al salir del  museo, donde brindó una conferencia.

Pensión

Morales recibirá mensualmente 189.500 pesos mexicanos, equivalente a  9.869 dólares, “cortesía” de los diputados federales y senadores. Según el diario El Heraldo, ese fue el monto acordado por la bancadas del Partido del Trabajo. Se decidió tras el llamado del  diputado Gerardo Fernández Noroña.

En cambio hubo opiniones de rechazo a Morales, incluso para declararlo persona no grata.

“Al tener asilada la ciudad de México a una persona como al señor Evo Morales, le estamos diciendo al mundo que acá no tenemos problemas con que un presidente concentre todo el poder, debilitando a los contrapesos. Que no tenemos problemas con la hipocresía de quien se dice austero, pero vive en la opulencia y, lo peor, que no tenemos problemas con un presidente que cambia la ley para eternizarse en el poder”, dijo  la diputada mexicana América Rangel. Dijo que es ofensivo recibir con honores “a un dictador”. 

74
627