Santa Cruz: la verdura está cara y frutas chapareñas desaparecen

Mientras que la oferta de carne no sufre cambios o afectaciones, los platos tradicionales, como el masaco y el majadito, salen del menú diario o se modifican.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 00:04

Carolina Méndez/ Santa Cruz

La convulsión social del país se siente sobre las mesas de los hogares. Mientras en algunos lugares no llega la carne y la leche, en otros, como Santa Cruz, lo que escasea son las verduras y las frutas. El plátano chapareño no llega hace más de una semana por los bloqueos. La ciudad sirve el majadito sin plátano y ha quitado involuntariamente el masaco de los desayunos.

En el pasillo de los plátanos en el mercado Abasto, hace una semana que no llega el plátano del Chapare. Los puestos están cerrados con telas y nadie sabe cuándo volverán a abrir.

“Harta gente viene a preguntar por plátano, pero no hay. Los últimos camiones que llegaron vendieron el racimo a 80 bolivianos, lo que regularmente cuesta 20 o 25”, cuenta Roxana, una vendedora de huevos que tiene su puesto  en el mismo pabellón.

“Los chapareños no van a traer, ni plátano ni piña, para que la gente se dé cuenta que el Chapare es más que coca, al menos eso dijeron cuando vinieron”, agrega Luz, otra vendedora que explica lo sucedido.

Los bloqueos en la carretera que conectan Cochabamba con Santa Cruz iniciaron el 10 de noviembre, día de la renuncia del expresidente Evo Morales. Desde  entonces, la producción de Cochabamba tiene mucha dificultad para llegar a mercados cruceños.

La demanda del plátano en Santa Cruz es alta, ya que es el ingrediente principal del masaco y en sus variedades funciona como guarnición: el plátano maduro  para   el majadito, el chipilo como jacú, el plátano verde para el charque, etc. Por ello, muchos restaurantes  reemplazan el producto por yuca o  simplemente se disculpan con sus comensales.

La travesía de las verduras

A un lado de la carretera yacían tiradas ingentes cantidades de brócoli, lechuga, pepinos y achojchas, entre otras. Luego de una semana de bloqueos, los camiones cansados de esperar que les den paso -en plena carretera de los valles cruceños-  empezaron a tirar las verduras.

Aunque al octavo día la vía quedó expedita  por la intervención de la Unidad Táctica de Operación Policial (UTOP), el bloqueo  provocó importantes pérdidas y perjuicios a productores y comerciantes. Ambos sectores venían ya con un desbalance por los 21 días de paro.

“Algunos camiones llegaron a los mercados por desvíos y caminos alternos.  El transporte  que usualmente demora cuatro horas, lo hacían en 20, por eso lo poco que llegaba estaba carísimo”, cuenta una vendedora y agrega atónita: “La bolsa de zanahoria, que cuesta 80 bolivianos, llegó a costar más de 1.000, imagínese”.

Ahora que la ruta está expedita, el precio  intenta regularizarse, pero -como dicen los vendedores- requiere de tiempo porque  hay comerciantes que compraron las hortalizas muy caras.

Según datos del Centro Boliviano de Economía (Cebec)-Cainco, Santa Cruz consume tubérculos, hortalizas y frutales de otros departamentos, como Cochabamba o La Paz. El 90% de la producción de ají, ajo, arvejas, cebollas y habas viene de otras zonas de Bolivia. El bloqueo en Yapacaní (nueva carretera a Cochabamba) y en los valles cruceños (antigua carretera a Cochabamba) impidió el flujo regular de estos productos, que si bien no llegaron a escasear del todo, hubo una reducción de la oferta, lo que generó un incremento en los precios.

El puente aéreo y el abastecimiento

El incremento de precios no afectó al sector pecuario, ya que Santa Cruz es productor neto de res y aves. El 55% de las cabezas de ganado del país se encuentran en el departamento, al igual que el 43% de las aves parrilleras, según datos de Cebec.

El precio de la carne en los mercados se mantiene  o bajó, en algunos casos. “El precio de chancho, que normalmente cuesta 28 bolivianos el kilo, está en 24. El kilo de pollo, que por lo general cuesta unos 13 bolivianos, está en 10. El precio de la carne de res es el mismo”, relata una vendedora de un frial.

En este caso, el perjuicio no es para los comerciantes, sino para los productores, quienes no pueden sacar con normalidad la producción de  carne para abastecer a otros departamentos.

En ese afán, la Cámara de Industria y Comercio  junto con el Ministerio de la Presidencia  inició “un puente aéreo” a través del envío de productos cárnicos por medio de viajes de aviones comerciales y de la Fuerza Aérea Boliviana. No obstante, la capacidad ha sido insuficiente, por lo que se  pidió solicitar  ayuda internacional.

“Hemos cursado una nota a la Cancillería para que pueda gestionar la colaboración de los países vecinos para que envíen aviones especializados y así se incremente la frecuencia de vuelos no sólo a La Paz, sino también a Oruro y Sucre, donde hay un  desabastecimiento de alimentos y de medicamentos”, manifestó el  presidente de Cainco, Fernando Hurtado.

Pese a la convulsión nacional y al impacto económico por los bloqueos, Santa Cruz aún no reporta desabastecimiento en sus mesas y esto provoca que  si bien hay cierta incertidumbre por lo que vaya a ocurrir, ya hay decoración, ofertas y publicidad para el “Black Friday” del viernes próximo.

“Todo este tema de bloqueos le afecta al comerciante como al ama de casa. Es una cadena, porque si sube el precio no se puede vender como siempre, hay que vender caro”, explica Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación Gremial 21 de Julio. 

“Siempre gasto 100 bolivianos en el mercado y ahora gasté 140. Están caras las verduras. Zanahoria ni he comprado porque   está por las nubes el precio”, comenta molesta una ama de casa que hace compras en el Abasto.

Paros y bloqueos  

Luego de las elecciones del 20 de octubre, Santa Cruz protagonizó un paro de  21 días en rechazo a un presunto fraude. Luego empezaron los bloqueos  de apoyo a Evo.

22 de octubre. Santa Cruz determina entrar en un paro indefinido. A la semana los mercados estaban vacíos y se autorizó el ingreso de alimentos .

10 de noviembre. Evo Morales  presenta su renuncia a la presidencia. Dos días después el Comité  Pro  Santa Cruz levantó el paro, luego de 21 días.

13 de noviembre. Los seguidores de Evo Morales empezaron una serie de bloqueos en todo el país para cercar las ciudades pidiendo su retorno.

22 de noviembre. Llegaron los primeros camiones con productos del valle, luego que la UTOP despejara el camino por medio de una intervención.

4
10