Bolivia restablece relaciones con EEUU y nombra embajador

Con el nombramiento de Walter Oscar Serrate Cuellar, los dos países retomaron las relaciones diplomáticas después de 11 años.
miércoles, 27 de noviembre de 2019 · 00:14

Página Siete  / La Paz

Walter Serrante fue posesionado anoche como nuevo embajador de Bolivia ante  Estado Unidos por la canciller  Karen Longaric. Así, ambos países   retomaron  relaciones diplomáticas después de 11 años.

“(La) canciller, Karen Longaric, posesionó al nuevo Embajador Extraordinario con representación plenipotenciaria ante el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) de América, Walter Oscar Serrate Cuellar, quien fue Embajador y Representante Permanente de Bolivia ante la ONU”, informó la Cancillería en su cuenta de Twitter.

Ante las dudas sobre si la Canciller puede nombrar y posesionar a un nuevo embajador sin la autorización de la Asamblea Legislativa,  el abogado constitucionalista Williams Bascopé aclaró que la ley le concede ese derecho. Esto siempre que tenga el apoyo de la presidenta del Estado, Jeanine Añez. 

De acuerdo al artículo 22 de la Ley del Servicio de Relaciones Exteriores, norma sobre las Delegaciones Plenipotenciarias Presidenciales, está entre las facultades de la Presidenta delegar a la persona que sea el nuevo embajador en un país. 

La ley establece que él o la presidenta del Estado tiene la “facultad  de delegar la Representación Plenipotenciaria y con rango de Embajador Extraordinario a cualquier Ministro de Estado, autoridad o servidor público, asambleísta nacional o departamental, representante  de movimientos sociales (...), a fin de ejecutar mandatos presidenciales específicos, de forma rentada u  honoraria”.

El 2008 se rompieron  las relaciones entre  Bolivia y EEUU. La razón fue que el Gobierno del expresidente Evo Morales expulsó al entonces embajador de EEUU Philip Golberg. El ahora exmandatario  acusó al diplomático norteamericano  de injerencia en asuntos internos del país. 

Ese mismo año, fueron expulsados de Bolivia la Administración para el Control de Drogas (DEA) y la Agencias de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). Si bien en 2010, ambos países  firmaron un acuerdo para restablecer las relaciones y designar a los embajadores, esto no se cumplió y ambos países se mantuvieron distantes. 

Ahora, tras 11 años, el Gobierno de Añez reestableció las relaciones diplomáticas. Morales siempre acusó a los gobernantes  del país del norte, de injerencia política con el fin de lograr beneficiarse con los recursos naturales de Bolivia. En junio de 2002, cuatro días antes de las elecciones generales, el exembajador de EEUU, Manuel Rocha, aseguró que su país suspendería la ayuda económica si Morales era electo.

 

 

150
41