¿Cómo saber lo que ocurrió en las elecciones?

Evo ganó con un margen de 0,57% para no ir a una segunda vuelta. Es tan estrecho que es equivalente a que menos de 18.000 votos migren de un candidato a otro.
lunes, 04 de noviembre de 2019 · 00:40

Rómulo A. Chumacero / La Paz 

Cinco días después de las elecciones del 20 de octubre de 2019, el organismo electoral boliviano oficializó el triunfo de Evo Morales con un margen de 0,57% más del necesario para no recurrir a una segunda vuelta. Este margen es tan estrecho que es equivalente a que menos de 18.000 votos migren de un candidato a otro. 

Distintos medios han listado un conjunto de antecedentes que podrían ser irregulares. Uno de ellos corresponde a los frecuentes cambios y diferencias entre los datos del TREP (transmisión de resultados electorales preliminares) y el cómputo oficial. Otro, en las inconsistencias en el número de inscritos, votos válidos y votos emitidos. Otro, en las posibles consecuencias del (hasta ahora injustificado) “apagón” u orden de interrupción del TREP, por casi 24 horas. Finalmente, otro consistente en eventuales cambios abruptos de tendencia.

En un documento técnico disponible en http://rchumace.econ.uchile.cl/papers/cmh.pdf, se analiza cada uno de estos argumentos y se evalúa su relevancia e importancia cuantitativa, utilizando métodos econométricos y estadísticos. Las conclusiones principales del trabajo son:

• Diferencias entre el TREP y el cómputo oficial: El trabajo de un equipo de ingenieros de sistemas, liderado por Édgar Villegas, puso en la palestra un conjunto de discrepancias entre la información del TREP y el cómputo oficial. Aunque estas discrepancias están presentes en un número importante de actas (más de 1700 en mi estimación), varias de ellas pueden tener explicaciones distintas a las de un fraude sistemático.  Entre ellas encontramos confusiones sistemáticas en el llenado de las actas de votación (por ejemplo, colocando los votos para presidente en la columna de votos para diputado), sumas mal realizadas, etc. Otras diferencias son explicables solamente por incompetencia o intención deliberada. Sin embargo, mis estimaciones indican que, aunque las discrepancias entre el TREP y el cómputo oficial son frecuentes, su efecto neto no parece ser numéricamente grande, porque a lo sumo involucraría un aumento en la votación de menos de 3.700 votos, pudiendo ser parte de ellos justificable por el proceso de validación.

• Lo mismo ocurre si se evalúa si pudo haber existido un patrón sistemático de favorecimiento al MAS en las actas en las que se cometieron errores aritméticos. La evidencia sugiere que este factor no tuvo impacto en la elección, aunque retrata perfectamente la incompetencia del organismo electoral que, aún hoy, en el cómputo definitivo, tiene 950 actas (de más de 160 mil  votos válidos) con inconsistencias aritméticas y siete actas en las que, increíblemente, el MAS obtiene más del 100% de los votos. 

• Ahí terminan las buenas noticias, porque al evaluar el efecto del “apagón”, se estima que podría haber hasta 35.000 votos más, favorables al MAS, que los que se esperaría hubiese obtenido, conforme a las características de las actas procesadas luego de la interrupción del TREP.

• Donde se encuentran efectos de primer orden es en el comportamiento demasiado atípico de las últimas actas procesadas por el organismo electoral. En efecto, el margen de votación entre el MAS y CC fue de más de 40%, si se considera al último 20% de votos válidos introducidos en el cómputo oficial. Mis estimaciones sugieren que, aunque esas actas debieran ser favorables al MAS, el margen observado es sustancialmente mayor. Cuantitativamente, este comportamiento tan irregular y atípico, pudo haber llegado a representar hasta 2% del margen de votos válidos entre el MAS y CC.

• Un punto adicional que no fue considerado hasta el momento en ningún otro análisis es que existen 1.511 actas que no tienen registro en el TREP, por lo que no es posible para la ciudadanía realizar comparaciones con el cómputo oficial. Se encuentra que el comportamiento de esas actas, que tienen gran diversidad geográfica, presentan también un comportamiento atípico, respecto a lo esperable de actas en lugares similares, pero que si pasaron por el TREP.

Todo lo anterior lleva a concluir que el margen de votación alcanzado por el MAS es fruto de una cadena improbable de eventos. Una de las lecciones más importantes de esta desafortunada experiencia electoral es que cualquier discrepancia, aparentemente marginal, puede tener repercusiones de primer orden sobre los resultados. A su vez, el uso de métodos cuantitativos y pensamiento lógico es un complemento fundamental a trabajos de evaluación del proceso electoral, y que pueden servir para guiar parte del trabajo por parte de expertos en sistemas y procesos electorales.

Esta es una oportunidad única para que, profesionales en distintos campos, colaboren para entender mejor lo acontecido. En lo personal, junto con la gran responsabilidad que involucra el analizar este tema, sentí el apoyo de mucha gente, alguna que ni siquiera conozco, con la que estaré siempre agradecido. Creo ser una mejor persona y profesional luego de haber iniciado este estudio.

Rómulo Chumacero es doctor en Economía y profesor asociado del departamento de Economía de la Universidad de Chile.
 

 

Más de
91
1