Iglesia ve crisis muy profunda y violencia en grupos de choque

Convoca a intensificar las jornadas de oración para pacificar el país y condena las declaraciones que incitan a la confrontación y reactivan la discriminación.
lunes, 04 de noviembre de 2019 · 00:00

Verónica Zapana S.  / La Paz

Ante la crisis “muy profunda  que vive el país”, la Iglesia Católica ve con preocupación la  violencia y condena las declaraciones irresponsables que  incitan a más agresiones y reactivan la discriminación. Pidió a los líderes de la actual coyuntura ser autocríticos  y humildes para ser instrumento de paz y unidad.

“En nuestro país estamos viviendo una situación de crisis muy profunda”, aseguró ayer en su homilía de   la Basílica Menor de San Francisco en La Paz, el  Obispo de la Diócesis de El Alto, monseñor, Eugenio Scarpellini, en alusión al conflicto social que atraviesa Bolivia por el supuesto fraude electoral que hubo en las elecciones generales el pasado 20 de Octubre. 

Scarpellini resaltó que “como Iglesia, en distintos comunicados, manifestamos una vez más una profunda preocupación por la creciente violencia . Condenamos las provocaciones, los grupos de choque y  las declaraciones irresponsables que incitan a la confrontación  que quiere reactivar la  discriminación  entre ciudad y campo y entre occidente y oriente”.

Durante las dos  semanas de conflicto, las autoridades nacionales repitieron  en  varias oportunidades que el rechazo a la supuesta victoria del binomio Evo Morales y Álvaro García Linera del MAS, es porque no quieren a  “un indio” como Presidente.

Asimismo, el sábado el Presidente del Estado,  pidió en el municipio de Toco en Cochabamba no hacer quedar mal a Bolivia “con odio, con racismo, con discriminación. No se puede entender algunos grupos tratan de hacernos odiar; hemos superado bastante eso, instigar al desprecio, al odio; no sé si están haciendo bien”.

 Scarpellini exigió a los “líderes más capacidad de autocrítica  y humildad para ser instrumento de unidad y de paz, de forma especial a las autoridades de este mandato”. Destacó que esa es su misión,  “construir unidad, paz en nuestro país”.

Además  exigió buscar la verdad y no dejarse desorientar por manipulaciones.

 “Asumamos el compromiso de superar toda clase de discriminación. Nos compromete de lado de los marginados, hoy ser constructores de la salvación de nuestra casa, de nuestro país  que implica el amor a la verdad, el respeto a la democracia y la construcción del bien común”, dijo la autoridad eclesiástica.

 No obstante,  el obispo auxiliar de Santa Cruz, monseñor René Leigue, pidió   a las autoridades que se toquen el pecho y que se dejen llevar por su conciencia para que vean la realidad del país.  “Le pedimos a todos,  como Iglesia, que no haya más violencia, que se exija lo que corresponde, que se exijan nuestros derechos  pero sin violencia”, dijo en la homilía de ayer.

 Scarpellini acotó que la Iglesia sigue convocando al diálogo  y a la participación sincera de todos los actores internacionales, nacionales,  partidos, organizaciones cívicas “en la búsqueda de soluciones que deben pasar por la transparente evaluación de los hechos de estos últimos años con apego a la verdad”, todo con el fin de hallar un camino “de una verdadera democracia”.

Asimismo, solicitó  a las parroquias, a  los creyentes y personas de buena voluntad a   “intensificar iniciativas de oración por la paz en Bolivia” ya que “Dios nos ayudará a continuar una salida justa, libre y verdadera   que permite recuperar la paz que merece y espera  nuestro pueblo”.

Defensoría del Pueblo: “Se  ejercen  métodos antidemocráticos” 

Para la Defensoría del Pueblo existen grupos de choque de la oposición que defienden la democracia en el país con métodos “antidemocráticos”.

“Aquí encontramos una incoherencia, cómo se puede hacer un reclamo con principios democráticos cuando el método de lucha que se está utilizando no es democrático”, declaró  ayer la Defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

 La autoridad reaccionó así tras conocer las declaraciones del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Camacho, quien exigió la renuncia del presidente del Estado,  Evo Morales, aspecto que no está contemplado  en la Constitución Política del Estado (CPE).

 En Bolivia, ya suman 12 días de paro cívico en rechazo a los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre, pues aseguran que hubo fraude. El sábado,    Camacho le dio 48 horas a Morales para que renuncie a su envestidura.

Ese pedido fue criticado por algunos sectores y   por el actual Gobernador de La Paz y excandidato a la Presidencia, Félix Patzi, quien  duda de la salida del mandatario.  

Cruz consideró que exigir demandas “antidemocráticas” no logra el respeto, ni el ejercicio de los derechos humanos en el país.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Más de