Masistas marchan e intimidan en el centro con dinamitazos y palos

Los mineros amenazaron con cercar la UMSA, pero luego desistieron. En la movilización participaron el Ministro de Trabajo y la Presidenta del Senado.
miércoles, 06 de noviembre de 2019 · 00:49

Verónica Zapana S.  / La Paz

Miles de militantes del  partido de Gobierno marcharon ayer en La Paz para expresar su apoyo al presidente Evo Morales. Con palos, dinamitas, piedras y chicotes, los manifestantes tomaron las calles e intimidaron a los  transeúntes. Muchos vecinos evitaron la confrontación y prefirieron callar. Así se vivió  el octavo día del paro cívico indefinido en  la urbe paceña.

“Mejor no hay que decir nada. Están bajando con dinamita”, comentó ayer un vecino, mientras veía   cómo se acercaba la multitudinaria marcha liderada  por la Central Obrera Boliviana (COB).

 Muchos de los manifestantes  cargaban palos, otros sujetaban piedras o chicotes. Los más osados, los mineros,  encendían cachorros de  dinamita  a diestra y siniestra en las calles.

En las columnas laterales, grupos de  choque  abrían camino  a la movilización. “Paso, paso”, gritaban. La gente se replegaba  a otras calles.  

Foto:Freddy Barragán / Página Siete

Incluso los comerciantes de la  Tumusla recogieron sus mercaderías. “Pueden quitarnos” dijo una vendedora  y  saludó a los manifestantes. “Ay,  no, mejor aplaudo y me evito problemas”,  dijo. 

“Estamos marchando de forma pasiva y  llegaremos  a la plaza San Francisco, donde organizaremos un mitin en favor del presidente Evo Morales”, dijo el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi. Aseguró que desde  Santa Cruz se planea un golpe de  Estado. 

  68 organizaciones afiliadas a este ente matriz  y otras  afines al MAS  se sumaron a la marcha para defender al Presidente. Protestaron contra los opositores que denunciaron   un supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales del  20 de octubre. 

Durante el paso de la marcha, los  estallidos de  los cachorros de dinamita sonaban sin pausa. En algunas calles se sentía  el temblor del suelo. Mineros de Colquiri, de Huanuni, trabajadores campesinos, los ponchos rojos, pobladores de los ayllus de Potosí, de Oruro y   la Confederación de Médicos de Bolivia se sumaron a la  protesta. Además de funcionarios de diferentes instituciones, trabajadores petroleros y  padres de familia se unieron a la marcha. 

Foto:Freddy Barragán / Página Siete

En la protesta también estaban el ministro de Trabajo, Milton Gómez y la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

A esa movilización se sumaron también padres de familia de la zona Sur que llegaron al centro de La Paz para denunciar que en 15 colegios  se suspendieron las actividades escolares.

Antes de llegar al centro, los  padres de familia se toparon en el Nudo Villazón con  varios universitarios que protestaban contra el supuesto fraude electoral. Ambos frentes se agredieron verbalmente. 

“Ya se va a ir”, “Democracia sí, dictadura no”, “Basta de  mangueros, la plata dónde ésta”, decían los universitarios,  mientras los padres de familia respondían: “Evo, el pueblo está contigo” y  “Zona Sur presente, queremos trabajar”.

En la marcha, algunos grupos de mineros amenazaron con  cercar la Universidad Mayor de San Andrés. “¡A la UMSA, carajo!” y  “¿dónde están esos llok’allas?”, gritaban. La movilización bajó hasta la calle Cochabamba, pero luego se fue  a la   gran concentración.  “Evo, no estás solo, carajo”, gritaban  levantando el puño en alto.

Según el mallku del Consejo Nacional de Marcas y Qullasuyos de La Paz (Conamaq), Marcelo Carpio, los campesinos llegaron a La Paz para quedarse en el centro. “No permitiremos que el señor (Luis Fernando) Camacho, un neoliberal,  divida nuestro Estado. Por eso a partir de ahora el Conamaq se encuentra en estado de emergencia para expulsar a esta gente de nuestro país”, dijo. Y lanzó una advertencia  a  Camacho:  “Usted: no tiene pisada a nuestro pueblo”.

En el cabildo, los dirigentes quemaron  una copia de la carta que redactó el Comité Cívico Pro  Santa Cruz. En este encuentro también participó   el presidente Evo Morales.

Cuando terminó el cabildo, diferentes sectores comenzaron a agruparse para repartir fichas, además  entregaron 50 bolivianos por cada persona.  

Cuando ya parecía que todo había concluido, varios campesinos comenzaron a provocar a la marcha de los universitarios que subía por la Mariscal Santa Cruz.  Los primeros lanzaron piedras, los segundos  respondieron con petardos.
 

 

Más de
21
79