Las 4 salidas a la crisis política que no encuentran cauce ni consenso

Las alternativas son: el balotaje, nuevas elecciones, la renuncia del presidente Evo Morales y el cansancio de los movilizados. Según expertos, se llegaría a esta última si no se logra la unificación opositora.
jueves, 07 de noviembre de 2019 · 00:00

Erika Segales / La Paz

Hay al menos cuatro salidas a la crisis que se desencadenó tras las elecciones del 20 de octubre: el balotaje, nuevas elecciones, la renuncia del presidente Evo Morales y que la movilización se canse.   

El analista político Iván Arias y el exvocal electoral Gonzalo Lema evaluaron cada uno de esos escenarios, lo que  implican   y su viabilidad. Ambos expertos coinciden en  que la oposición debería unificarse para analizar las salidas planteadas.

“Los que se han subido a la ‘ola’ tienen que definir qué camino seguir, la dispersión de la lucha lo único que hace es favorecer al Gobierno”, indicó Arias. El analista propuso que todos los opositores (cívicos, políticos y  representantes de otras organizaciones) deberían planificar una cumbre para definir una salida única.

Por su parte, Lema explicó  que la convocatoria a la unidad debería estar liderada por el candidato opositor Carlos Mesa, al cual gran parte de la población respaldó con su voto el 20-O. “Mesa debe trascender a los comités cívicos, él es el receptor de los votos”, manifestó. 

 Ambos expertos coinciden en  que, en caso de no lograr una articulación entre los opositores al Gobierno, la crisis podría desembocar en que los movilizados se cansen, dejando “derrotada” la lucha que protagonizan los manifestantes  en las calles. Esta salida implicaría, dijeron,  una resignación al cuarto mandato del presidente  Morales.

 Señalaron  también que para poder viabilizar un balotaje o nuevas elecciones se debe apostar por la auditoría que realiza  la Organización de Estados Americanos (OEA), con el apoyo de la Unión Europea y otros  países. “La comunidad internacional estará observando al país, entonces no se trata de decir no a una auditoría”, manifestó  Arias.

El analista considera que todos los ciudadanos que hayan detectado alguna irregularidad, que pueda comprobar el supuesto fraude, deben presentar sus pruebas,  como el ingeniero en sistemas Édgar Villegas.

Lema explicó que la segunda vuelta se puede dar si la auditoría detecta irregularidades en el proceso electoral, y que la anulación de las elecciones procedería en caso de que el informe señalara que hubo un fraude monumental, lo que daría paso a  nuevas elecciones generales.

La dimisión 

 Sobre el planteamiento de la renuncia del presidente  Morales, Lema explicó  que no se debe olvidar que  el mandatario cuenta con un respaldo importante de la población,  aunque dejó de ser la mayoría absoluta.

  “Es esencial que los bolivianos en su conjunto conservemos el sistema democrático, que no lo fracturemos.  Se ha propuesto que el Presidente renuncie, sin embargo, no lo hallo viable porque él conserva un caudal de votos importantes. No es una mayoría absoluta, pero el Presidente conserva un porcentaje enorme de votos. Dependemos muchísimo del informe de la OEA”, manifestó el exvocal.

Arias también cree que la petición de dimisión  es inviable, pero porque el Gobierno demostró que no está dispuesto a  renunciar pese a los enfrentamientos que se registraron en casi 20 días de tensión.

Defensoría llama a una mesa de diálogo 

La Defensoría del Pueblo  emitió ayer un pronunciamiento a través de cual convocó a partidos, al Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), a los comités cívicos y a otras instancias a instalar una mesa de diálogo que permita buscar y alcanzar la pacificación.

La instancia condenó la extrema violencia con la que se están desarrollando las protestas en el país, que han pasado de ser –subrayó– legítimas a  transgresoras del marco legal y constitucional.

La instancia considera que el pueblo ya no puede seguir tolerando el clima de conflictividad, en el que ya no existe tolerancia, y  ha comenzado a ganar espacios el odio,  el racismo y la discriminación.

El 30 de octubre, la Defensoría de Pueblo llamó al cese de la violencia antes del inicio de la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Los escenarios  de salida a la  convulsión social

   SALIDA :Balotaje: El 23 de octubre, la Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendó una segunda vuelta entre   los candidatos Evo Morales (MAS) y Carlos Mesa (CC).
 

ANÁLISIS: Gonzalo Lema, exvocal electoral:  “Esta situación depende del informe de la auditoría y los ciudadanos pueden aceptar una segunda vuelta con la remoción del organismo electoral.
  No obstante, de ahí en adelante, el Gobierno que quede electo, ya sea de Evo Morales o de Carlos Mesa, no tendrá  gobernabilidad plena, salvo que se den unos pasos al centro democrático y concierten poniendo por delante el país antes de cualquier interés. Pero este Gobierno es reacio a conversar con otros líderes políticos”.

  SALIDAN: Nuevas elecciones: Cabildos realizados en los nueve departamento a fines de octubre y liderados por  cívicos exigieron  nuevas elecciones como una salida a la convulsión social. El líder de CC, Carlos Mesa, se sumó a esta petición el 3 de noviembre y exigió,  además, un nuevo  TSE.
ANÁLISIS:   Iván Arias, analista político: “La mayoría quisiera que se anulen las elecciones y que se convoque a nuevos comicios con otros vocales, pero se debe evaluar que conlleva eso. Los plazos constitucionales para elegir un tribunal electoral y  convocar las elecciones son perentorios. Sólo para elegir un TSE y los TED son 120 días, no llegamos al 22 de enero, sin contar con el proceso electoral y una posible segunda vuelta y los vocales serían elegidos por este parlamento.
Entonces,  los que quieren que Evo Morales no gobierne más allá del 22 de enero, deberían estar dispuestos a aceptar que el Gobierno se quedaría por un año e incluso más”.  

 SALIDAN:Renuncia presidencial: Diversos sectores sociales solicitaron la renuncia del presidente Evo Morales en aras de la pacificación del país. El oficialismo rechazó esta posibilidad y el Jefe de Estado indicó que su salida del Gobierno significaría un “golpe” de Estado.
ANÁLISIS:  Iván Arias, analista político: “Si hubiera un parlamento serio ya le hubieran pedido hace tiempo su renuncia al presidente Evo Morales, pero el camino de sucesión para gobernar sería el Vicepresidente, la Presidenta del Senado y el Presidente de Diputados, en caso de llegar a este último, se debe convocar a elecciones en un plazo de 90 días. El problema es que el Gobierno no está dispuesto a renunciar, nos ha demostrado N veces que no quiere irse y que están dispuesto a confrontar el país, lo vimos cuando empezó a movilizar a su gente”.

 SALIDAN Cansancio: Uno de los escenarios en los que podría desembocar la  crisis es que los sectores movilizados se agoten. En los nueve departamentos ya se llevaron adelante  más de 15 días de bloqueos, vigilias, marchas, cercos institucionales y otros.
ANÁLISIS:  Gonzalo Lema, exvocal electoral: “La paralización, el bloqueo tiene un límite. Los bolivianos de las ciudades y del campo se van a cansar. El tamaño de la economía tan ‘chiquitito’ no puede soportar la paralización de sus actividades un par de semanas menos meses. La economía de los bolivianos sigue siendo diaria, no es sostenible. Pero el Gobierno no puede apostar al cansancio, sería deshonesto, tiene que apostar a la legalidad y al consenso.  Si bien la oposición se caracteriza, ahora, por ser mayoría, está dispersa y debe unirse para definir un rumbo”. 

Más de