Camacho y Pumari articulan la protesta contra Evo en La Paz

viernes, 08 de noviembre de 2019 · 02:10

Verónica Zapana S.   / La Paz

“Yo no me voy a Santa Cruz hasta que Bolivia sea libre”, gritó  ayer el presidente del Comité Cívico  Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, mientras cientos de cocaleros de los Yungas, vecinos paceños,  mineros  y universitarios aplaudían emocionados. La multitud se emocionó más cuando el líder potosino,  Marco Antonio Pumari, anunció que  La Paz será la sede de lucha  para recuperar la democracia y  conseguir la renuncia del presidente Evo Morales.

“El centro de la movilización tiene que ser La Paz. Todas las organizaciones e instituciones se están preparando y ya están empezando a llegar”, aseguró Pumari, ayer en la tarde  en  el cabildo, organizado por  la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) de los Yungas, en Villa Fátima. 
 
Y así, Camacho y Pumari  fueron  ovacionados por los cocaleros del norte paceño.   “No nos vamos de La Paz si nuestra democracia sigue pisoteada, no nos vamos de La Paz sin sacar a esos que nos están agrediendo. No nos  iremos”, dijo el  líder potosino y   convocó a  todas las  organizaciones e instituciones a que se preparan para luchar  por  la democracia. 

En las últimas horas  se conoció que  comisiones de universitarios cruceños  ya se alistan para viajar a La Paz  con el objetivo de reforzar las protestas. Además, manifestantes de Chuquisaca y Potosí se preparan para trasladarse a la sede de Gobierno.  

El líder cruceño   aseguró  que  es un honor estar ante el pueblo paceño, donde se construyen liderazgos y donde se entierran a tiranos. “Sacaremos una nueva Bolivia”, dijo y acotó que se debe dejar de sembrar  división entre los bolivianos. “Todos tenemos tres colores:  rojo amarillo y verde”,  gritó. 

Indicó que la hoja de coca  de los  Yungas “no se produce  para el narcotráfico”. “Más allá del pedido democrático que queremos, buscamos la unidad (…). Hemos generado una sola voz, un grito en La Paz, Pando, Chuquisaca, Potosí, Oruro, Santa Cruz, Cochabamba, Beni y Tarija. Queremos una sola bandera, que sea la esperanza de los bolivianos”,  dijo   Camacho.
  
 
En medio de ovaciones y custodiados por un equipo de seguridad, ambos líderes llegaron al escenario instalado por   Adepcoca.  Apenas subieron al escenario, los cocaleros,  vecinos e integrantes de otros sectores sociales comenzaron a gritar.
 
 “Camacho, Camacho” y    “Camacho, amigo, el pueblo está contigo”  exclamaba la multitud. “Estoy muy feliz. ¿Vieron? Bolivia está unida en ese palco. Estábamos juntos una mujer de  pollera como yo, un   camba y un potosino. Es la muestra de que en el país no hay racismo”,  comentó    la ejecutiva de Chulumani, Zenobia Quispe. Ella recibió a besos y con  guirnaldas de  hojas de coca al líder cruceño. “Hermano Camacho, te damos  las gracias por tu visita. Estos son los yungueños, estos somos nosotros”, dijo.

Los  asistentes  querían saludar, abrazar y sacarse selfis con  Camacho y Pumari. Los  que se encontraban en  primera fila, lograron su objetivo. En cambio,  los otros se conformaron con verlos y escuchar sus discursos. Muchos esperaron hasta seis horas para participar en el cabildo. 

 No sólo participaron cocaleros de los Yungas.  Desde las 10:00 empezaron a llegar vecinos de la zona Sur, centro y Villa Fátima, entre otros  barrios. Asistieron mineros de Chojlla y universitarios de La Paz y Sucre, además de cívicos de  El Alto y representantes de las esposas de policías.  

Ante la multitud, Camacho dijo que la carta de renuncia  que se redactó para Morales, se entregará  de forma conjunta y  con organizaciones nacionales que llegan en las siguientes horas a la sede de Gobierno. Anunció que  la  misiva será entregada  el  lunes.

Pumari emocionó a los asistentes con frases como “Camacho:  les ha hecho leer la Biblia a los herejes” (en referencia a la conferencia de prensa que dio ayer el vicepresidente Álvaro García Linera), “Ya basta de herejes, ya basta de narcotraficantes, ya basta de asesinos; hoy Bolivia tiene que tomar el control” y  “Que escuchen todos nuestros represores: ¡no tenemos miedo, carajo!”.

     El  titular del Comité Cívico de Potosinista (Comcipo) también se refirió   a Franclin Gutiérrez y Sergio Pampa, dirigentes cocaleros que guardan detención en la cárcel de San Pedro. “Debemos acabar ese abuso, debemos sacar de la cárcel a esos inocentes que están pagando los errores de este gobierno”, sostuvo. “Los verdaderos pueblos indígena originarios han desconocido a Evo Morales, ¡ya es hora de que el pueblo se levante, carajo!”, añadió.  

 
En el cabildo   hablaron  el representante del Conade, Waldo Albarracín, cívicos  paceños y  líderes de otros sectores. “Durante 10 años, los Yungas hemos resistido a este Gobierno. Ahora los sacaremos”, dijo   un dirigente  de  Adepcoca, Gerardo Ríos. 

Entre algunas de las  resoluciones del cabildo están  impulsar  las protestas  y  realizar  los  bloqueos carreteros a nivel nacional hasta conseguir la renuncia de Evo y la anulación de las elecciones. Antes del inicio del encuentro, el abogado Williams Bascopé dijo en aymara que “Evo no tiene  sentimientos”. El pastor Luis Aruquipa comparó a   Camacho con David, el personaje de la Biblia que enfrenta a Goliat. 

 

Más de
224
25