En La Paz venden el gas en Bs 30; en el interior escasea

Amas de casa y dueños de negocios esperan a los carros repartidores para comprar el combustible al precio establecido de Bs 22,50.
sábado, 09 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

En La Paz, cada garrafa de gas se vende hasta en 30 bolivianos en las tiendas de barrio, en tanto que en el interior del país, el GLP escasea.

Los paros y bloqueos que se acatan en casi todas las ciudades del país dieron lugar a que los comerciantes mayoristas, propietarios de las tiendas de  barrios, compren las garrafas de gas en grandes cantidades, para luego revenderlas con un 33,3% de incremento respecto al precio original, de 22,50 bolivianos.

Los vecinos, panaderías y restaurantes se ven  afectados por las dificultades de encontrar un camión repartidor para aprovisionarse de las garrafas de GLP.

Patricia, una vecina de Miraflores, contó que estas semanas se vio obligada a comprar gas de las tiendas de su barrio, ya que el “gasero” dejó de ir a su zona.

“Los camiones casi ya no pasan por los bloqueos; antes pasaban cuatro veces y ahora sólo dos, a las 6:30 y a las 9:00, de lunes a sábado. Hay que estar pendiente, porque, si no, nos toca comprar de las tiendas a 30”, indicó.

 Un panorama similar se vive por la zona Urkupiña y  Santísima Trinidad, donde los repartidores sólo dejan en las tiendas.

“El gas que distribuyen los camiones viene una sola vez a la semana, los miércoles, y lo peor es que solamente entregan a las tiendas, entre 30 y 40 garrafas. Cuando uno baja (a la avenida) para comprar, prácticamente ya no hay en el carro y uno necesariamente tiene que comprar de la tienda hasta en 30 bolivianos”, contó una vecina del barrio.

 
Otro sector afectado es el de los negocios que trabajan con cocinas a gas. La  administradora de la pastelería La Gaita, ubicada cerca de la plaza Murillo, afirmó que el camión repartidor “no pasa hace más de una semana” por el lugar, motivo por el cual deben comprar el combustible de las tiendas, a 28 bolivianos.

Este panorama se repite en Santa Cruz y Sucre, además de otras ciudades donde la distribución del GLP se vio afectada por los conflictos sociales.

El presidente de  la Cámara Departamental de Distribuidores de GLP de Santa Cruz, Néstor Zamora, señaló el jueves que esa región está al borde del desabastecimiento por la toma de YPFB.

En  Sucre, se reportó desabastecimiento porque los carros repartidores no pueden llegar a la planta de almacenamiento.
 

 

El comunicado de la petrolera estatal

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) emitió ayer  un comunicado, en el que exhortó evitar la toma de sus instalaciones ejecutivas y de operación, para asegurar el abastecimiento.

“YPFB comunica que, con el propósito de satisfacer plenamente la  demanda de gasolina, diésel, GLP y gas natural tanto del sector residencial, comercial, industrial, agroindustrial y de generación eléctrica, precisa que sus oficinas ejecutivas y operativas se encuentren expeditas para que el personal retorne y cumpla con sus labores”, informó.

La petrolera indicó que así se evitará “riesgos de desabastecimientos y se garantizará la provisión de combustibles” para la normalidad de la cadena productiva.

“Pedimos a la población y a las organizaciones cívicas considerar estos factores, ya que los combustibles y el gas son fundamentales en el quehacer de los sectores económicos y sociales”, remarcó.

 

Más de