Las marchas y contramarchas se apoderan de la ciudad de La Paz

Universitarios tomaron las calles ayer por la mañana para exigir elecciones. Mujeres marcharon para pedir paz, varias fueron identificadas como funcionarias.
sábado, 09 de noviembre de 2019 · 00:04

Luis Escobar  / La Paz

Estudiantes, docentes y administrativos de todas   las facultades de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) tomaron el centro de  La Paz para exigir el respeto al voto de los bolivianos. No fueron los únicos.  A unos pasos, con banderas blancas, cientos de mujeres, identificadas como funcionarias estatales,   pedían paz. 

En la zona Sur se registraron enfrentamientos entre choferes afines al MAS y vecinos  de la  calle 8 de Calacoto. Los estudiantes y docentes de la UMSA  se congregaron en el Monoblock y subieron hasta la avenida Montes   para   exigir la anulación de  las elecciones nacionales por  denuncias de fraude.

 “Marchamos por respeto a la democracia, al voto y a  la Constitución. Por eso, pedimos la anulación de las elecciones  presidenciales del 20 de octubre por consumar  un fraude de grandes proporciones que no puede crear legitimidad”, sostuvo  el vicerrector de la UMSA, Alberto Quevedo.  

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

“Pedimos anular las elecciones, renuncia de todos los miembros del órgano electoral,  además  exigimos que regresen el dinero que gastaron en las elecciones pasadas”,  indicó  la autoridad universitaria. 

 Quevedo aseguró  que también exigen el nombramiento  de un nuevo  tribunal electoral  para garantizar  elecciones transparentes e imparciales. “De esta forma se cumplirá el respeto al voto”, añadió el vicerrector.

Durante la marcha, los  estudiantes y docentes  lanzaban estribillos contra el Gobierno.  Incluso los universitarios de la carrera de Medicina estrenaron nuevas canciones de protesta, como “A la Policía le quedan dos salidas; pollo a la broaster o pollo al espiedo”, o “Paquito, paquito, dame mi pollito”.

 Además de vestir sus tradicionales mandiles, los estudiantes  se colocaron cascos de color blanco y amarillo. El representante del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) en La Paz, Fernando Romero, dijo  usan estos cascos para protegerse de los grupos afines  al MAS.

 “Hubo mucha violencia y agresión de parte  de los grupos afines al Gobierno. Nos atacaron con palos, piedras, gases y  dinamitas. No arriesgaremos   a ningún joven o profesional. Buscamos la protección, cada uno luce su casco y sobre todo su amor por la patria. No nos movilizamos por plata ni por nota y no vamos a retroceder hasta que se vaya el dictador”, declaró.

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

La contramarcha estaba integrada por mujeres con poleras, gorras y  banderas de color blanco.  Todas pedían paz y cese de la violencia. “Somos un grupo de mujeres que buscamos la  paz de Bolivia. Todas somos vecinas, ciudadanas y madres de universitarios. Nos organizamos para pedir paz para Bolivia. Basta de discriminación y racismo”, comentó  Marianela.

Otra contó que son mujeres de diferentes sectores. “Lo único que buscamos es que en Bolivia ya no haya violencia. Pedimos paz.  Somos vecinas, compañeras, amigas y  hermanas”, agregó.

 En esta movilización participaron estudiantes de la Escuela Nacional de Salud. Una de las jóvenes sostuvo que se organizaron para  decir basta de racismo y  violencia. “Queremos que todos seamos iguales”, detalló.

El dirigente del magisterio José Luis Álvarez criticó a este sector. “Los masistas  se están disfrazando de banderas blancas para ratificar su intención de validar las elecciones y nos  quieren arrastrar a una segunda vuelta para ratificar a Evo Morales”, declaró. 

En una esquina  de la avenida Mariscal Santa Cruz, ambas movilizaciones - de los estudiantes de  UMSA  y  de  las  mujeres- se encontraron y se lanzaron insultos entre ambos grupos.

En la zona Sur, los manifestantes bloquearon la calle cero de Obrajes durante toda la mañana.  Otros vecinos  tomaron la calle 8 de Calacoto, pero fueron amedrentados  por varios  transportistas que buscaban trabajar de forma normal.

 En este sector se registraron insultos y empujones. A un lado de la acera se quedaron los choferes y en la otra se ubicaron los vecinos y en medio comenzaron a circular los vehículos. La Policía llegó al lugar para separar a los dos  grupos enfrentados. De esa manera se restableció el tráfico vehicular en el lugar.

 

Más de

Valorar noticia