“A nadie le desearía lo que viví, quien más sufrió fue mi madre”

El exdirigente contó algunos detalles de cómo vivió en calidad de refugiado en Perú y las razones que lo trajeron de regreso.
martes, 10 de diciembre de 2019 · 00:47

Erika Segales / La Paz

Elsner Larrazábal, expresidente del Comité Cívico de Achacachi, retornó ayer  a Bolivia luego de estar más de dos años como refugiado político en Perú. Él fue uno de los dirigentes  procesados por el gobierno de Evo Morales. 

  En una entrevista con  Página Siete comentó que a  nadie  le desearía lo que vivió, dado que  quien más sufrió fue su madre.  

 ¿En qué circunstancias salió del país?

El Gobierno descabezó el movimiento cívico que protestaba por los hechos de corrupción en Achacachi. Nos encarceló en San Pedro por  seis meses y cinco días. Cuando  salí del penal, el 10 de abril de 2017, con detención domiciliaria, deciden revocar la medida ese mismo día.

La justicia estaba manipulada por el Gobierno, los fiscales dirigían la persecución política a dirigentes y ciudadanos. Decidimos salir del país, porque allegados al MAS nos amenazaron de muerte. Precautelamos nuestra seguridad, nuestras vidas y  nuestra libertad.

 ¿Cómo fueron los días mientras estuvo refugiado?

Sólo tuve un único trabajo, soy ingeniero en sistemas, trabajé en una empresa reconocida de software en Perú. Al inicio fue difícil. Poco a poco con esta posibilidad de trabajo tuvimos más posibilidades de sobrevivir. 

¿Cómo cambió su vida con esta situación?

A ningún hombre le desearía lo que hemos vivido. Soy hijo único, la persona que más sufrió con estos conflictos fue mi madre. Recuerdo que cuando salimos de Bolivia estaban llorando constantemente en la carretera. 

Era un peligro. Estábamos saliendo del país sin un destino fijo, no sabíamos a dónde íbamos a llegar. Teníamos poco dinero, ya que con los procesos del Gobierno gastamos más de 10.000 dólares. Nos  impusieron una garantía de 40.000 bolivianos.

 Era injusto, comparado con el caso de Nemesia Achacollo, que robó millones  y salió con fianza de 50.000 bolivianos.

Salimos afligidos, preocupados, con dolor, con llanto, pero mientras íbamos   llegando a Perú, estábamos más tranquilos, porque nos encontrábamos en un país donde no nos iban a perseguir ni a amenazar nuestra integridad física.

 ¿Por qué ahora decide retornar a Bolivia?

Nunca encontramos justicia en el gobierno de Evo Morales. Ahora que estamos con un Gobierno de transición, vemos que hay buenas señales para recuperar la democracia, como la liberación de Franclin Gutiérrez, la devolución del título de  abogado a Eduardo León y otros. 

Confiamos en este Gobierno de transición  y por eso decidimos regresar al país. Queremos reunirnos con la presidenta Jeanine Añez para tratar el tema de los 52 procesados de la provincia Omasuyos y  la ausencia de un alcalde en Achacachi. 

Nos vamos a sumar a la demanda contra los fiscales que hicieron persecución política:  Ramiro Guerrero  y Edwin Blanco. Además contra  Ramiro Prieto, David Tezanos Pinto, Juan Carlos Ballivián, César Cocarico y  Eugenio Rojas, quienes articularon grupos para acallar a Achacachi. El pueblo boliviano despertó de una pesadilla de 14 años. 

 ¿Tiene algún  plan en el ámbito político? ¿Quizás ser candidato? 

Es prematuro pensar en una candidatura. En este momento hay que pensar primero en el país que está en una etapa tan sensible. En cualquier momento pueden volver los conflictos.

 

254
11

Otras Noticias