Gandarillas: "La comunidad internacional de DDHH nos ha fallado"

El investigador y activista del medio ambiente y la democracia publicó, en su cuenta de Facebook, un punto de vista sobre el accionar de la comunidad internacional de Derechos Humanos.
miércoles, 11 de diciembre de 2019 · 08:38

Página Siete Digital

El investigador y activista del medio ambiente y la democracia, Marco Gandarillas, publicó en su cuenta de Facebook, un punto de vista sobre el accionar de la comunidad internacional de Derechos Humanos, el que reproducimos a continuación.

"Ayer fue el día internacional de los derechos humanos, una buena oportunidad para reflexionar cuanto hemos perdido todos/as por mérito propio y ajeno. Unas líneas sobre lo ajeno.

La comunidad internacional de derechos humanos nos ha fallado. Durante años les tratamos de advertir sobre lo que estaba pasando y lo que potencialmente se estaba incubando con el régimen autoritario de Evo Morales. Pero, como era el modelo de presidente indígena y uno de los pocos que aceptaba toda invitación, por ejemplo, al foro permanente de cuestiones indígenas de la ONU, o premiado héroe mundial de la madre tierra también por la ONU, lo que les decíamos no era significativo. ¿Cómo se atreven? ¡Evo es de los buenos!

Más de un burócrata internacional de los derechos humanos nos dijo “pero su situación no se acerca a la de Colombia”. En su opinión, todo era normal en tanto no se cuenten muertos por docenas. Claro que nos estaban asesinando pero silenciosamente y en complicidad, para empezar, de la oficina del alto comisionado para los derechos humanos que dirigió, por varios años, el amigo del régimen, Racicot, quien solía decir que mientras los indicadores económicos mejoren los derechos humanos también. Le debemos mucho de esta crisis a este señor.

La CIDH estuvo a principios de este año en el país, pasearon por Uyuni y nos dieron unos escasos minutos (a manifestantes del
21F y organizaciones de derechos humanos) para verles mostrar ninguna simpatía o empatía con nuestro desespero. Les hablamos del riesgo de una escalada de represión y violencia. Fue en vano, la visita terminó con una felicitación al gobierno que acogió el periodo de sesiones.

Cuando vinieron en misión hace unos días no se molestaron en tomarse el tiempo de conversar con la academia, con las organizaciones defensoras o con las otras víctimas de 13 años de represión y persecución. ¿Para qué? Los influencers del Twitter y los comunicados apresurados sin fuentes verificables ya habían juzgado. Se trató de una misión de confirmación y no de investigación (para empezar un equipo de tres personas para atender semejante complejidad de hechos y contextos).

Lo más importante fue ratificar su previa toma de posición y entre eso, que no tienen ninguna responsabilidad. Que esto fue producto de unos días locura inexplicable. Quizás del racismo que las élites sienten hacia las mujeres de pollera (hablan sin prueba alguna de una presuntamente desaparecida) y hacia su símbolo: la whipala. Sus acciones y comunicados son re-victimizantes.

Hace unas semanas defendía la idea de una investigación internacional imparcial. Hoy dudo totalmente de la capacidad del mundo internacional de los derechos humanos para contribuir a entender lo que pasó. Juzgan prejuiciosamente, son poco objetivos. Dan fe a testimonios inverosímiles. Apoyan a la parte más violenta de esta crisis. Y, con su actitud, mantienen abiertas las heridas.

Pudimos haber contado muertos por centenas, que es lo que el MAS buscaba. En vez de eso decidimos actuar inteligente y humanamente. Aquí estamos, un mes después, mirando el futuro con algo de esperanza tras años de miedo. Hemos aprendido que no moriremos de eso."

215
67