López Obrador dice que Evo fue “víctima de un golpe de Estado”

El presidente de México salió a favor de Morales, en la línea de Maduro, Fernández, Díaz-Canel, Correa y Lula. La Eurocámara rechazó calificativo de “golpe de Estado”.
lunes, 02 de diciembre de 2019 · 00:55

Página Siete  / La Paz

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo ayer que Evo Morales, asilado en este país luego de renunciar a la Presidencia, fue “víctima de un golpe de Estado”, a pesar de que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) constató fraude en los comicios del 20 de octubre, por lo cual  cuatro de los seis vocales electorales fueron encarcelados, mientras los   dos restantes son buscados.

“¡Evo fue víctima de un golpe de Estado! Y desde México para el mundo sostenemos: ¡democracia sí, militarismo no!”, dijo López Obrador ayer en un mitin ante miles de sus seguidores en el Zócalo (plaza central) de Ciudad de México al cumplir su primer año de gobierno, cuestionado por los más de 29.000 asesinatos ocurridos hasta octubre pasado.

El mandatario hizo un balance de su primer año de gobierno y al referirse  a la política exterior de su país, evocó la decisión de su gobierno de recibir como asilado a Morales, quien se trasladó a México el  12 de noviembre, acompañado de su exvicepresidente Álvaro García Linera y de su  exministra de Salud Gabriela Montaño.

“Morales es nuestro hermano que representa con dignidad al pueblo mayoritariamente indígena de Bolivia”, añadió, según reporte de AFP. Cuando Morales arribó a México, fue recibido por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, pero hasta ahora no se ha reunido con López Obrador, quien ayer por primera vez se refirió de manera favorable a  Morales. 

Fraude hallado por la OEA

El director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la OEA, Gerardo de Icaza, explicó en la  sesión extraordinaria de la OEA los hallazgos de la auditoría que realizó a pedido del gobierno de Morales, quien prometió que los resultados serían vinculantes.

Sistemas de transmisión de resultados y cómputo definitivo viciados: “Se constató que se detectaron fallas de software que obligaron a modificar el sistema, perdiéndose el control de la integridad. Por lo menos, 1.575 actas del TREP ingresaron al cómputo oficial con modificación en el servidor, se accedió durante el proceso directamente a modificar datos de la base de datos sin utilizar la aplicación electoral”.

Falsificación de firmas y alteración de actas: “Del análisis de 333 actas seleccionadas, se verificó que 78 de ellas, es decir, un 23%, presentaban irregularidades desde el punto de vista pericial. En algunos casos se verificó que todas las actas de un mismo centro habían sido llenadas por la misma persona. Hubo varias actas en las que el partido oficialista obtuvo el 100% de los votos; además de que la participación en alguna de esas mesas alcanzaba al 100%, hecho que es imposible”.

Cadena de custodia deficiente en los departamentos de Chuquisaca y Potosí: “Parte del cómputo fue llevado a cabo en localidades diferentes a la votación. Expertos de la OEA evidenciaron que ninguno de los cinco departamentos visitados tenía registros firmados ni constancia que acredite las acciones relacionadas con el traslado de material electoral tanto durante la jornada de votación como en la etapa poselectoral”.

Tendencia mostrada en el último 5% es altamente improbable: “Mil votos fueron computados en ese saldo porcentual. De estos votos, Evo obtuvo el  60,5%, mientras que Mesa sólo el 23,8%. En este 5%, Evo subió un 15%, mientras que Mesa cayó un 15%; exactamente lo inverso: este comportamiento es muy improbable”.

UE rechaza “golpe de Estado”

La mayoría de los eurodiputados rechazó incluir la calificación de “golpe de estado” a la salida de Evo Morales del poder el 13 de noviembre: 234 de los europarlamentarios rechazaron incluir la referencia al “golpe de Estado” frente a 41 que estuvieron a favor y hubo 88 abstenciones.

Los Estados que reconocieron al gobierno de Jeanine Añez, que  sustituyó por sucesión constitucional a Morales, son EEUU, Brasil, Rusia, Alemania, Reino Unido, Guatemala y Colombia.

En una reunión de la OEA, realizada en Washington, se respaldó la nueva convocatoria a elecciones y el organismo evitó calificar de “golpe de Estado” a la salida de Morales. La declaración recibió el respaldo de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, EEUU, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela,  representado por el  opositor Juan Guaidó.

Balance de gestión

López Obrador cumplió ayer su primer año de gobierno entre manifestaciones  contra la creciente violencia y un multitudinario mitin de simpatizantes, ante quienes defendió su polémica estrategia de seguridad resumida en “abrazos, no balazos”, aunque hasta octubre se contabilizaron 29.629 asesinatos. “La disminución de la incidencia delictiva constituye nuestro principal desafío, pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el  pueblo”, dijo. Analistas señalan  estancamiento de la economía mexicana en 0,2%.

Contra Evo  Morales

  • Quinto golpe Álvaro Vargas Llosa aseguró que Evo Morales pretendió dar su quinto golpe de Estado, según su columna en ABC de España, con su victoria fallida en octubre. En 2009 es reelecto como si fuera su primera elección, en 2013 hace que el Tribunal Constitucional (TCP) interprete que no gobernó dos períodos consecutivos y vuelve a reelegirse en 2014. En 2016 pierde el referéndum, pero el TCP determina luego que tiene el derecho humano a ser reelecto.
  • Crítica El expresidente español Felipe Gonzales (1982-1996)  consideró que Evo “tuvo la tentación, como tantas veces en la historia”, de creerse  “imprescindible” y que por esto podía romper las reglas democráticas y perpetuarse en el poder.

Gobernantes que se suman  al discurso de Evo

Evo Morales, cuando renunció a la Presidencia, el 10 de noviembre, dijo que “ha habido un golpe cívico, político y policial” y pidió entonces a la comunidad internacional que “digan la verdad sobre este golpe de Estado”. Desde ese entonces, el exmandatario, desde su asilo en México, donde llegó el 12 de noviembre, lo repite todos los días.

También lo corean los gobiernos del denominado socialismo del siglo XXI: el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; su colega de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández; el expresidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, quien afirmó:  “mi amigo Evo cometió un error al intentar un cuarto mandato”. “Por supuesto que hubo un golpe de Estado”.

El expresidente de Ecuador Rafael Correa también lo apoyó.

El gobierno de Tabaré Vásquez lamentó la renuncia de Morales, a la que calificó como una “quiebre del Estado de derecho”. El canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa declaró a la agencia EFE que su país “sólo reconoce presidentes surgidos de elecciones”, en referencia a la presidenta Jeanine Añez, quien reemplazó a Morales por sucesión constitucional.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, a través de su cuenta de Twitter,  tachó de espantoso “ver a Evo  Morales forzado a abandonar el cargo después de haber traído tanto progreso social a Bolivia”.

El precandidato a la interna del Partido Demócrata de Estados Unidos Bernie Sanders sostuvo que “al final del día fue el Ejército el que intervino en el proceso yeso se llama, desde mi punto de vista, un golpe de Estado”. 

 

 

70
214