Vargas: Después de Evo el Tipnis espera la reconciliación

En 2014, Vargas también fue candidato presidencial por el Partido Verde, luego –según su versión-  pasó a ser uno más de los dirigentes indígenas perseguidos por el MAS.
lunes, 02 de diciembre de 2019 · 18:10

Página Siete Digital / La Paz

Después de la caída del Gobierno de Evo Morales y el resquebrajamiento del Movimiento al Socialismo (MAS), las comunidades indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (Tipnis)  esperan la reconciliación, según el dirigente Fernando Vargas. Asegura que hasta la renuncia de Morales, en esa región se vivió años de persecución política y aislamiento económico por falta de proyectos medioambientales.

“Bueno, después de la salida de este régimen, en la que el señor Evo Morales relegó de todos los proyectos de mejoramiento de condiciones de vida al Tipnis, los indígenas esperamos reconstruir la relación familiar, social. Que las comunidades volvamos a unirnos, para reconstruir nuestra organización, que vuelva a ser una sola”, aseveró Vargas.

En 2011, el dirigente Indígena fue uno de los que  encabezó la marcha en defensa del Tipnis ante el proyecto impulsado por Morales, la construcción de una carretera (Villa Tunari-San Ignacio de Moxos) que travesaba por la mitad esa área y amenazaba con destruir el ecosistema. La histórica marcha que encabezaron los indígenas de esa región marcó un hito ante la aprobación que el Gobierno del MAS tenía en todo el país, luego de que la manifestación fue brutalmente intervenida.

En 2014, Vargas también fue candidato presidencial por el Partido Verde, luego –según su versión-  pasó a ser uno más de los dirigentes indígenas perseguidos por el MAS. Ese mismo año, una gran inundación afectó el Tipnis y obligó a sus pobladores a abandonar sus tierras ante la falta de atención del Gobierno.

Vargas afirma que “uno de esos acosadores” fue el exministro de la Presidencia, Juan Ramón de la Quintana y en el último tiempo al exgobernador Alex Ferrier,  a quienes señala como los principales responsables de la división entre dirigentes. Asegura que de sus armas fue la prebenda y la imposición de directivas en organizaciones paralelas, a las que el Gobierno reconocía, con el fin de anular la legalidad de los verdaderos representantes indígenas.

Aseguró que la división interna propiciada por la estructura política del MAS, a la que califica de “criminal”, ocasionó miramientos que “luego llegaron a las agresiones, ‘por su culpa no hay proyectos para nosotros, por oponerse a la carretera, al Gobierno, al Evo’, nos decían. Muchos de los representantes eran señalados dentro y fuera de sus comunidades. Por eso decimos que debe haber una reconciliación”, manifestó.

“Desde el 2011 no hay médicos ni educación en el Tipnis. Desde la inundación del 2014 tampoco se dio proyectos de producción agrícola. Hasta la fecha, ningún gobernador o alcalde ha tenido la voluntad de dotar una semilla, el poco ganado que había se ahogó, entonces vemos que con este Gobierno transitorio hay esperanza de una reconciliación”, señaló Vargas.

Afirma que para crear división, los dirigentes de 2011 fueron señalados como corruptos, “pero que la realidad es que nos han dado muerte civil, en mi caso, al negarme a recibir dinero para traicionar al Tipnis, no me permiten trabajar, amenazan a quien nos ofrece un empleo. Es una cosa increíble, hasta una de mis hija fue secuestrada, los dueños de casa nos echan debido a que temen que quemen la propiedad, ahora vendo comida cuando puedo y vivo alojado en la casa de mi hermano. Es una situación terrible, de ser corrupto no estaría en esta situación que es la misma a la de otros dirigentes”, concluyó.

30
2