Bolivia denuncia que México “lesiona” su soberanía y éste se siente amenazado

El Gobierno exige la entrega de exautoridades asiladas, con orden de aprehensión, y señala que los comunicados de ese país son “exagerados” porque “tergiversan” y “distorsionan” los hechos.
jueves, 26 de diciembre de 2019 · 00:30

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

Sube la tensión entre los gobiernos de Bolivia y México por exautoridades asiladas en la residencia mexicana y que son requeridas por la justicia boliviana. El Gobierno denunció ayer que su par de azteca “lesiona” su soberanía al no permitirle concretar acciones judiciales contra exministros que se asilaron en la legación diplomática desde el 11 de noviembre. México dijo que se siente amenazado por la presencia policial en el ingreso a su embajada en La Paz, la que “no tiene precedente”. 

La canciller Karen Longaric sostuvo que en los últimos días la embajada y la Cancillería de México publicaron comunicados “exagerados” porque “tergiversan” y “distorsionan” lo que ocurre en la legación diplomática. Con estos hechos, dijo a Página Siete, “la verdad es que más bien lesiona la soberanía de Bolivia, lesiona el principio de autodeterminación de los pueblos y lesiona, además, el derecho de las autoridades bolivianas de instaurar acciones judiciales contra quienes han cometido algún delito” en el país.

Se conoce de manera extraoficial que en la residencia mexicana se encuentran los exministros Juan Ramón Quintana, Javier Zavaleta, Héctor Arce, César Navarro, Wilma Alanoca y Hugo Moldiz; también Víctor Hugo Vásquez, exgobernador de Oruro, Pedro Dorado, exviceministro de Desarrollo Rural, y Nicolás Laguna, exdirector de Agetic.

Las exautoridades están implicadas supuestamente en actos de sedición y terrorismo, hechos que son investigados por el Ministerio Público desde antes y después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia el 10 de noviembre por fraude electoral.

“Tensión generada” por México

Longaric consideró que hay una “tensión generada por la Cancillería y la Embajada de México que me parece que se está exagerando”. Recordó que el Gobierno respeta las normas que rigen las relaciones diplomáticas, entre ellas la Convención de Viena, además de varias entrevistas sostenidas con la embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado.

En ese sentido, continuó, Bolivia hizo conocer a México el mandamiento de aprehensión contra cuatro exautoridades que están allí asiladas desde noviembre. Explicó que en esas reuniones le recordó que de acuerdo con las normas que rigen para el asilo y que tienen que ver con la cooperación judicial internacional, la embajada debería entregar al Gobierno boliviano a las personas requeridas, contra las que hay solicitudes por delitos cometidos antes del asilo otorgado. 

“La Embajada de México y el Gobierno de México lejos de cumplir y atender esa solicitud, enviaron a la Cancillería (de Bolivia) una carta bastante desaprensiva en la que rechazaban la entrega de esas personas, además haciendo comentarios acerca del proceso que se había seguido a esas personas, inmiscuyéndose en asuntos internos de Bolivia”, protestó.

Pese a ello, continuó, “dejamos pasar, pensando que la Cancillería mexicana iba a reflexionar sobre el asunto e iban a entregar a esas personas, como correspondía”. Sin embargo, continuó, “hemos actuado de buena fe esperando que nos atiendan en algún momento”, pero, “más bien hubo una reacción de ellos como que quisieran generar una confrontación entre ambos países; nosotros seguiremos actuando en el marco del derecho internacional y en un marco del respeto y en apego a la verdad, no tergiversando los hechos”.

México denuncia amenaza

“Cuando México ha brindado protección a perseguidos en el pasado, siempre ha sido objeto de presiones por parte de dictaduras (Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay, etc.)”, escribió ayer el director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Efraín Guadarrama.

“Sin embargo –continuó–  la amenaza de ingreso como la que ahora vivimos en La Paz no tiene precedente”, en referencia a un vehículo policial que estuvo parado en la puerta de la Embajada de México. Aseguró que las autoridades bolivianas notificaron al Gobierno mexicano las órdenes de aprehensión contra exfuncionarios de Evo Morales, refugiados en la sede diplomática, ya después de que se les otorgara el asilo.

Guadarrama recordó también que en conformidad con los tratados internacionales “corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución”, y que “en cualquier caso será respetada la determinación del Estado asilante de continuar con el asilo y exigir el salvoconducto para los perseguidos”,  según reporte de Actualidad RT.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México denunció el supuesto “hostigamiento” tanto a su embajada como a la residencia oficial por parte de cuerpos de seguridad y de Inteligencia bolivianos. A través de un comunicado de prensa, la Cancillería de México pidió a la comunidad internacional que siga condenando la intimidación de la que están siendo objeto los funcionarios mexicanos, en lo que califica de “flagrante violación a la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas” entre países.
 

Nicaragua, preocupado por asedio a embajada mexicana

El Gobierno de Nicaragua mostró ayer su “preocupación por el asedio a la embajada” mexicana en Bolivia, informó la Presidencia, luego de que México se quejó por “presencia excesiva” de personal boliviano que “vigila” sus sedes diplomáticas en La Paz.

“Nicaragua expresa su más alta preocupación por el asedio continuo a la embajada y residencia de los Estados Unidos Mexicanos en Bolivia, por fuerzas de seguridad e Inteligencia del régimen instalado desde octubre del corriente año”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores nicaragüense.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró  la denuncia hecha sobre Bolivia y afirmó que, tras expresar públicamente su preocupación, la vigilancia “se aminoró considerablemente”, pero que la Policía boliviana negó cualquier “hostigamiento” a la embajada mexicana en La Paz.

El gobierno de Daniel Ortega insistió en que las acciones por las que México señala a Bolivia “constituyen una flagrante violación a la Convención de Viena (...) que confiere un estatus especial a las misiones diplomáticas, incluyendo la inviolabilidad de sus recintos, la inmunidad de su personal diplomático acreditado y la protección de su seguridad e integridad física”.

Ortega ha brindado  su respaldo al expresidente Evo Morales, desde que renunció a su cargo en noviembre. EFE

 

130
21