Por encapuchados, Bolivia acusa a España de “atropellar” su soberanía

La Cancillería denunció que funcionarios de la embajada española, junto a personas con el rostro cubierto, intentaron ingresar de forma subrepticia a la residencia de México que da asilo a exautoridades.
sábado, 28 de diciembre de 2019 · 01:22

 Página Siete / La Paz

El Gobierno   denunció ayer un “atropello” a la soberanía nacional,  luego de que personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia acompañadas por encapuchados intentaran  ingresar de forma   clandestina  a la residencia mexicana en La Paz. En ese recinto  están   asiladas nueve exautoridades, de las cuales cuatro tienen orden de aprehensión.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, a nombre del Gobierno y pueblo boliviano, tiene el deber de denunciar ante la opinión pública y la Comunidad Internacional que personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por personas con el rostro cubierto, intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática de México en La Paz”, señaló la canciller  Karen Longaric.  

En la mañana de ayer, una vagoneta y un automóvil con placas diplomáticas  transportaron  a los encapuchados y a la encargada de Negocios de España. El grupo   intentó  ingresar a la residencia de la embajadora mexicana María Teresa Mercado. El comandante de la Policía de La Paz, Julio Cordero, indicó que    los encapuchados se negaron a dar  su identidad y salieron de forma rauda  del lugar. 

“A  los policías les llamó la atención que había personas con parte del rostro cubierto. Se aproximaron para tomar datos a esas personas y ellas se mostraron agresivas, según los informes. Abordaron nuevamente los vehículos y salieron rápidamente del lugar, incluso impactaron con uno de los vehículos de  Inteligencia”, señaló Cordero.

La Cancillería de Bolivia, en el comunicado que difundió por el hecho,  indica que “el personal diplomático de la Embajada de España ingresó libremente a la residencia diplomática mexicana y en todo momento se respetó su dignidad y se resguardó su seguridad personal”.

No obstante, Longaric, en una rueda de prensa tras leer el comunicado,   se preguntó sobre el motivo por el cual la encargada de Negocios de España visitó a la embajadora de México, acompañada de personas con el rostro cubierto  y -según denunciaron   vecinos de la zona-,   “presumiblemente armadas”.

Después del incidente, según el diario Reforma,  Teresa Mercado, embajadora de México en Bolivia,  tuiteó:  “Estoy con encargada de negocios y cónsul de España en residencia, han detenido su auto con placas diplomáticas, además de haberlos agredido”. El medio mexicano  registró que “minutos después de haber publicado el mensaje,  lo borró”. 

Longaric  dijo que  enviará  notas  a la Cancillería de España,   a  la Unión Europea (UE), a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros.
 
“En principio estamos circulando una denuncia y estamos enviando una nota a la Cancillería de España, con copia a todos los órganos de la UE,  el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo Europeo, además de la ONU,  la OEA, los organismos regionales que vinculan a  Bolivia y los organismos que tienen que ver con los derechos humanos y todos los que tienen que ver con la seguridad interna de un Estado”, manifestó. 

La Cancillería en su comunicado indica: “Las acciones del personal de la Embajada de España vulneran la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que en su artículo 41 numeral 1  señala que las personas que gozan de privilegios e inmunidades deben respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor y no deben inmiscuirse en los asuntos internos”.

Sobre el tema, el  Ministerio de Asuntos Exteriores de España indicó   que se abrirá “una investigación en relación a los hechos acaecidos durante la visita de la encargada de Negocios ad interim de España a la  embajadora de México en Bolivia”.
 

Reclamos  de Bolivia

  • Injerencia La Cancillería  indicó que el incidente de los encapuchados  ratifica la actitud de intromisión   del Gobierno de México y su embajada.
  • Transgresión  El Ejecutivo indica que las acciones suscitadas en la residencia de la embajadora de México atentan contra el proceso de pacificación. 
  • Buscados   Las exautoridades con orden de aprehensión   son: los exministros Juan Ramón Quintana y Wilma Alanoca, el gobernador Víctor Hugo Vásquez y el exdirector de la Agetic, Nicolás Laguna.  

   Se volvió a escuchar el “Nadie se cansa”
Activistas hacen vigilia y requisaron   hasta neveras

Página Siete  / La Paz

“No escaparán”. Es  el mensaje que se lee en el cartel que  exhibe uno de los más de 50 activistas que vigilan, pese a la lluvia, la residencia diplomática de México en La Paz. Ahí nueve exautoridades  de Evo Morales se asilan desde noviembre.

  Muy temprano, cuatro encapuchados, que viajaban en una vagoneta y un automóvil,  con placas diplomáticas asignadas a la Embajada de España, intentaron  ingresar a la morada de  Teresa Mercado,  embajadora de México en Bolivia. El sitio   se ubica  en la urbanización La Rinconada de  La Florida. 

Los vecinos de la zona  aseguraron  que retuvieron, interrogaron  e impidieron a los cuatro encapuchados cumplir su misión.     Ellos afirmaron   que el objetivo  de ese grupo era sacar  a los exministros de Evo Morales,  que están asilados en ese lugar. Entre ellos están Juan Ramón Quintana y Wilma Alanoca,  acusados de terrorismo y sedición.

Según una fotografía que circuló en redes sociales, se  observa a Quintana, quien -indicaron- estaba cerca de  la puerta principal de la residencia.  

 Desde ese momento,  los vecinos  convocaron  a una vigilia a través de redes sociales, con el  mensaje “Urgente, Bolivia nos necesita”. Las movilizaciones  se establecieron en las puertas de la urbanización La Rinconada y en cercanías de la Embajada de México,  en Calacoto.

 Casi medio centenar de ciudadanos se apostaron en esas inmediaciones y el control fue estricto.  Por la tarde, en La Rinconada, una vieja camioneta que transportaba un refrigerador fue retenida. Los ciudadanos pidieron al conductor mostrar el interior de la nevera y al quedar convencidos que no había nadie escondido, lo dejaron ir.

Las protestas no pararon. “Quintana mafioso, te espera el calabozo”, “Delincuentes confesos” y el clásico “Quién se cansa, nadie se cansa”, fueron los estribillos que se escucharon  en las sedes diplomáticas mexicanas.

La embajada de México en Bolivia informó que ese recinto se  mudará. “Tras meses de preparación, nuestra Embajada se cambia de instalaciones”, señala un comunicado.

 

171
6