La Canciller reclama a España por un “abuso de amistad”

“La actuación de las fuerzas de seguridad boliviana fue estrictamente apegada a la Conv   ención de Viena”, aclaró Karen Longaric.
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz

La canciller de Bolivia,  Karec Longaric, reclamó ayer a su par española Margarita Robles por los hechos sucedidos en la residencia diplomática de México en La Paz y dijo que el Gobierno boliviano está preocupado  por el “abuso de amistad” que siembre hubo entre ambos países.

 En una nota,  la jefa de la diplomacia boliviana dijo que “queremos manifestar nuestra preocupación y protesta a nombre del gobierno de Bolivia frente a las acciones que constituyen un abuso a la amistad que siempre ha existido entre España y Bolivia”.

 No escapa, dice la nota, “a su ilustrado conocimiento” que algunas de las personas que se encuentran en la residencia de la Embajada mexicana en calidad de asilados, son buscadas por la justicia boliviana por estar presuntamente involucradas    en diversos delitos de orden público y terrorismo.

Según expresó Longaric, “la actuación de las fuerzas de seguridad bolivianas fue estrictamente apegada a los estándares  de protección que la Conv   ención de Viena sobre relaciones diplomáticas obliga al Estado receptor”.

En la nota, explica que la Policía Boliviana frenó el ingreso de los vehículos donde estaban oficiales de seguridad con la cara cubierta, ocultando su identidad.  “El personal diplomático de la Embajada de España, con la debida documentación, ingresó libremente a la residencia    diplomática boliviana”, aclaró la Canciller en la misiva.

La Cancillería boliviana acusó el viernes a la embajada española en La Paz de cometer atropellos  a la soberanía del país por el incidente con la Policía Boliviana que custodia la residencia de la embajadora de México.

Los funcionarios de la Embajada española iban acompañados de sujetos encapuchados y presumiblemente armados en vehículos con matrículas de esa embajada que, según la Cancillería, querían ingresar de una forma “clandestina”.

El hecho tuvo lugar durante la visita a la residencia de la embajadora mexicana de la encargada de Negocios de España en Bolivia, Cristina Borreguero, y el cónsul Álvaro Fernández.

El Gobierno boliviano aún evalúa si existió la intención de evacuar a algunos de los asilados en la residencia, aunque el gobierno español negó ayer que la visita  fuera para “facilitar la salida de las personas” que están asiladas en esas dependencias.
  
Ayer, el secretario privado presidencial, Erick Foronda, ratificó que el Gobierno de Bolivia está dispuesto a dialogar con su par de México, pero en igualdad de condiciones y con transparencia para buscar una salida a la crisis diplomática que desató la situación de exfuncionarios del gobierno de Evo Morales asilados en la residencia de  la Embajada de ese país en La Paz.

En días pasados, México anunció una demanda contra Bolivia, ante la Corte Internacional de Justicia por la seguridad desplazada en el exterior de su legación diplomática, donde se encuentran nueve exautoridades bolivianas asiladas. 

“Están protegiendo a un régimen y a una persona que se ha caracterizado en Bolivia por proteger el narcotráfico y por promover el terrorismo, Juan Ramón Quintana es el culpable de sedición, de terrorismo, de alzamiento armado que ha dividido este país”, dijo Foronda.

 

 

31
23