Crisis con México y España escala hasta la expulsión mutua de 10 diplomáticos

El régimen mexicano no tiene intención de romper relaciones diplomáticas, replegó a su embajadora María Teresa Mercado. Los presidentes del Senado y Diputados rechazaron la decisión de Añez.
martes, 31 de diciembre de 2019 · 00:28

Beatriz Layme  / La Paz

Tras el incidente de  los  encapuchados, la crisis con México y España escaló un nuevo peldaño. Ayer, el Gobierno declaró personas no gratas a  diplomáticos de España y México,  a quienes dio un plazo para abandonar Bolivia.

 En reciprocidad,  España expulsó a tres  representantes bolivianos, mientras que México, tras la decisión del Ejecutivo,  anunció el repliegue de  su embajadora.

Añez, desde el Palacio Quemado,  comunicó que decidió “declarar persona non grata a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, a la encargada de Negocios de España en Bolivia, Cristina Borreguero, al cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández, y al grupo de los presuntamente diplomáticos encapuchados y armados”.

La Jefa de Estado manifestó que “este grupo de representantes de  gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía y dignidad del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia”. Añez  conminó a los diplomáticos abandonar el país en 72 horas por su “conducta hostil”, al  intentar “ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia de México, desafiando a oficiales policiales y a los propios ciudadanos”.
      

“En reciprocidad al gesto hostil”, el Gobierno español expulsó al encargado de Negocios de Bolivia en España, Luis Quispe Condori; al agregado militar, Marcelo Vargas Barral; y al agregado  policial, Orso Fernando Oblitas Siles. Los diplomáticos también deben salir de España en un plazo de 72 horas.

“España rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos de Bolivia.  Para España, cualquier afirmación en este sentido constituye una calumnia dirigida a dañar nuestras relaciones bilaterales con falsas teorías conspiratorias”, se lee en el comunicado que difundió el Gobierno español.

 La canciller Longaric sostuvo que la  decisión  de España se tomó en el marco de la reciprocidad. “Estos tres funcionarios que fueron declarados personas no gratas no han cometido ninguna irregularidad en territorio español,  simplemente ha sido una respuesta en reciprocidad”, manifestó Longaric, quien agregó que los tres  representantes bolivianos fueron designados durante  el gobierno de  Morales.

Desde México, la secretaria de  Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que la “relación es tensa”, pero que  su país no tiene la intención de romper relaciones bilaterales. 

No obstante, el Gobierno mexicano instruyó a su embajadora María Teresa Mercado  regresar a su país con el fin de “resguardar su seguridad e integridad”.  

    
La Embajada de México en Bolivia quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, actual jefa de Cancillería de la Misión. “La representación continuará operando con normalidad”, señala el comunicado que emitió México.
      
 La crisis diplomática con España y México fue en ascenso  desde el   27 de diciembre, cuando cuatro  encapuchados, que estaban en dos vehículos  con placas diplomáticas,  intentaron ingresar a la residencia de México. Ahí están asilados seis exministros de Morales. Entre ellos  Juan Ramón Quintana, acusado de terrorismo y sedición.

La presidenta de Senado, Eva Copa, calificó de “lamentable” la decisión de Añez, porque España ayudó a la pacificación del país tras la dimisión de Morales. “Esperamos que Añez pueda repensar su posición”, dijo Copa, quien sostuvo que “con esta postura sólo se causa daño al país”.

    En la misma línea, Sergio Choque, titular de Diputados,  señaló que Añez “deja mucho que pensar” más aún cuando “es un Gobierno transitorio”.     
 

Punto de vista
aNDRÉS GUZMáN E.   Internacionalista 

 “Se tensan más las relaciones”

Con estas acciones se tensan más las relaciones, que ya venían muy tensionadas. Se llegó a un punto que sólo falta que se rompan las relaciones diplomáticas. Estamos al máximo nivel. Esperemos que no vayan más lejos.

 A Bolivia, la salida de España le puede afectar en el tema de la cooperación española, que desarrolla proyectos. Varios proyectos podrían verse afectados de alguna manera.

  No hay mucho intercambio de comercio entre Bolivia y España, eso es cierto. Pero tenemos el tema de la cooperación que es un tema muy importante para Bolivia.

Debe quedar claro que este hecho, este impasse diplomático no afectará a los ciudadanos que están en España, esto no tiene por qué afectarles. 

Ahora, por tema de imagen pierden más México y España, porque esos gobiernos son los que están entrometiéndose en la política boliviana y están defendiendo al gobierno de Evo Morales, exmandatario que no respetó la Constitución Política del Estado,  y   que cometió un fraude en los comicios del 20 de octubre de este año.

 Efectivamente,  hay mucha gente que no sabe eso y apoya la narrativa del “golpe de Estado”, que promovió con mayor énfasis el Gobierno mexicano. 

No obstante, la gente que está informada y los gobiernos en general -y eso importante- saben que es una actitud con demasiada injerencia de parte de los dos gobiernos (México y España), saben que no está bien.

Considero que los asilados en la Embajada de México se van a quedar por varios años sin salvoconducto. México no los entregará  y Bolivia no les dará el salvoconducto.

 

México

María Teresa Mercado,  embajadora.

Diplomáticos de España

Cristina Borreguero,  encargada de Negocios.
Álvaro Fernández, cónsul.

 

81
11