Nuestras pititas son para guardar, el último artículo de Samy Schwartz

Unas elecciones limpias y con un padrón limpio no llega instantáneamente. Nuestras mentes y cerebros ya están acondicionados a no parar y oler las flores. Creo que debemos empezar a bajar nuestras revoluciones internas y empezar a conocer nuestros alrededores.
jueves, 05 de diciembre de 2019 · 12:32

Samy Schwartz

Por qué será que progresistas y socialistas de países como #Chile #España #México #Argentina quieren salvar a #Bolivia ahora que nuestro país ha logrado algo que ninguno de ellos ha podido. Sacar a un gobierno dictatorial, corrupto, y que tenia una proyección de convertir a nuestro país en un estado subordinado al Mal.

En mis años de trabajo he sido testigo de muchos cambios políticos. Todos han tenido un común denominador, el mejorar el bien común del ciudadano, elecciones y revoluciones todas tenían un corazón que unió a sus habitantes, ya en los últimos años nuestra adicción a la satisfacción  instantánea cambió todos estos movimientos. 

Aquí en Santiago una ciudad cosmopolita y con 33 años de democracia está ocurriendo algo nunca visto,  empezó con una marcha en contra de una subida del pasaje de Metro, y rápidamente desencadenó  en una ola de violencia que terminó por quemar estaciones en un día, en barrios que habían esperado años por conseguirlas. 

El gobierno arrestó muchos extranjeros venezolanos y cubanos que fueron parte de esas destrucciones. 

Ahora están en el día 53 de esta protesta que tiene como centro de reunión la plaza Italia ahora llamada plaza diginidad.

Tome el metro hasta la estación Salvador que queda a siete cuadras de la plaza Italia. El metro sólo tiene una salida y apenas sales te envuelve un aroma mezclado con gas pimienta y marihuana que se impregna en todo el cuerpo y la ropa. Para una persona común y corriente esto ya es algo nuevo, la gente está sentada en lo que antes era pasto y ahora solo queda el cemento y adoquines por doquier, caminar hacia la plaza es sortear cientos de vendedores ambulantes que gritan desde agua , cerveza, tabaco y todo lo que se te ocurra para protegerte del gas, los llaveros láser y las máscaras antiguas caseras y lentes protectores son los más vendidos, también hay material escrito  como la Constitución Política de Chile y un libro controversial que se llama Manual del Encapuchado. Bandanas y hondas también son parte de la oferta comercial.

Aquí no hay partido político, ni consiga política. Las barras bravas son parte principal de este carnaval. El fútbol fue suspendido, entonces todos están haciendo lo que mejor saben hacer en esta plaza.  La mayoría de la gente es joven que grita consignas contra los Carabineros (Pacos) y al llegar la noche este lugar se convierte en una boca de lobo, cualquier cosa te puede pasar, un altercado con un borracho o si alguien te mira feo, tendrías poco tiempo para cruzar el río y ponerte a salvo.  Lo más duro para mi fue ver a los niños que son usados por sus padres como juguetes, todos gritan contra el capitalismo y ninguno es de la edad que vivió o ha vivido el terror del comunismo y la dictadura.

Esto no es Chile es una parte de una ciudad tomada por gente malintencionada y con oscuros intereses, en la semana hay grandes marchas de protestas de familias enteras que están preocupadas por sus jubilaciones y por la pérdida del valor de sus bienes, pero en esta clase de ambiente, los que ganan son los que viven del Caos . 

Justo hoy vuelvo muy contento a mi patria, más contento que en 14 años de ir y venir, se que lo que los bolivianos hemos logrado no tiene nombre y después de ver los diferentes problemas


Sociales mundiales sólo diría que tengamos paciencia. Unas elecciones limpias y con un padrón limpio no llega instantáneamente. Nuestras mentes y cerebros ya están acondicionados a no parar y oler las flores. Creo que debemos empezar a bajar nuestras revoluciones internas y empezar a conocer nuestros alrededores.

*El artículo fue escrito la pasada semana a su paso por Chile mientras retornaba a Bolivia.

Más de
94
4