Informe de la OEA exculpa a Antonio Costas en aspecto clave del fraude, el del servidor paralelo

viernes, 06 de diciembre de 2019 · 23:01

Brújula Digital

El informe de la OEA sobre el fraude en Bolivia exculpa al exvocal Antonio Costas en un aspecto crucial del fraude cometido en las elecciones del 20 de octubre: el de la existencia de un servidor paralelo que fue utilizado para alimentar los datos con información manipulada. Los otros vocales son mencionados como responsables.

En dos partes del extenso documento de la OEA dado a conocer el miércoles se establece que Costas no tuvo responsabilidad en ese aspecto.

“El esquema tecnológico paralelo y no controlado que se creó de manera deliberada facilitó un entorno que permitía la manipulación de datos, suplantación de actas o cualquier maniobra, facilitado por la volatilidad de la evidencia digital. El proveedor de la aplicación ingresó directamente a servidores del cómputo oficial de manera remota, a través de accesos mediante VPN, porque se negó a trabajar en las oficinas del TSE de San Jorge donde se encontraban auditores y personal de la Dirección Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación (DNTIC)”, afirma el informe.

“Esta persona trabajó remotamente sin supervisión alguna e informó por email los cambios realizados. A solicitud de los vocales del TSE y de un individuo presentado como asesor de los vocales se configuró un servidor en una red Amazon ajeno al TREP y Cómputo a través de una máquina Linux AMI virtual”, agrega, para luego aclarar que ello ocurrió “con excepción del Vocal Costas, quien, según la nota no se encontraba presente”.

En otra parte del documento se señala que el servidor BO20 (IP 18.220.48.51), “cuya existencia fue ocultada hasta ser develado por los peritos auditores, fue implementado en una red Amazon por decisión de los vocales del TSE en ausencia del vocal Costas, asistidos por un asesor que no fue presentado a la Misión y aparentemente fungió como oficial de seguridad de información del OEP mientras duró el proceso electoral”.

Ese asunto está identificado por el informe como el elemento más grave de las irregularidades: "Acciones deliberadas que buscaron manipular el resultado de la elección". El sistema oficial del TSE tenía dos servidores para procesamiento de información, pero luego fue descubierto un tercero, denominado BO20.

Costas y el resto de los exvocales del TSE y la mayoría de los departamentales están detenidos, acusados de fraude.

Según la OEA, el mencionado servidor fue “implementado en una tercera red y ocultado al equipo auditor desde su arribo a la ciudad de La Paz, omitido en todos los informes y no mencionado por los técnicos entrevistados hasta su detección”. Este servidor habría servido para la manipulación informática.

Entre otros descubrimientos de la OEA sobre las irregularidades están la existencia de irregularidades y falsificaciones en el llenado de actas electorales,

La deficiente cadena de custodia, que no garantizó que el material electoral no hubiera sido manipulado, actas del cómputo que no son confiables, etc. En las actas ingresadas en el último 4,4% existe un número llamativo de observaciones y la tendencia mostrada en el último 5% del conteo es altamente improbable.

Costas fue uno de los que dio un voto disidente a la reelección de Evo Morales en el seno del TSE y renunció al órgano electoral como una manera de protestar por la suspensión del TREP el domingo de las elecciones.

8
1