Por irregularidades en Editorial del Estado procesan a Dávila

viernes, 06 de diciembre de 2019 · 01:37

 Página Siete / La Paz

La exgerente de la Editorial del Estado Amanda Dávila  será procesada  por “utilizar  la empresa para producir material de la campaña electoral del expresidente Evo Morales con recursos de los bolivianos”, entre otras irregularidades, informó la ministra de comunicación, Roxana Lizárraga. La aludida exautoridad dice que sufre  persecución y acoso.
  
 “Se detectó órdenes de trabajo, afiches, agendas y calendarios del MAS-IPSP. Lo más aberrante es que estos materiales eran facturados a diversos ministerios y pagados por los mismos. Se encuentran varios ministerios que mandaron a hacer este tipo de materiales para la campaña electoral de Evo Morales”, sostuvo Lizárraga ayer en conferencia de prensa.

En 2017, la Editorial estatal nació como empresa pública en 2017, con años de retraso y una inversión de al menos 95 millones de bolivianos. La primera, y única gerente  fue la exministra de comunicaciones del MAS, Amanda Dávila.

 Ante las irregularidades detectadas, Lizárraga indicó que se presentó una denuncia en contra de Dávila por varios delitos ante el Ministerio Público. Añadió  que en ese caso está involucrada la hija del exmandatario, Eva Liz Morales; además de Óscar Silva, padre de la diputada del MAS, Valeria Silva. 

 El actual gerente ejecutivo de la Editorial del Estado, Oswaldo Rojas, precisó que Dávila es acusada por los delitos de daño económico al Estado, uso indebido de bienes del Estado y uso indebido de influencias, que pueden derivar en otros ilícitos como asociación delictuosa, previa investigación del Ministerio Público. 

Según la unidad financiera de esa empresa -dijo Rojas- hay  una deuda de al menos 4 millones de bolivianos. “Se ha utilizado esta entidad estatal para coordinar la campaña del MAS, entonces podemos ver que hubo un uso de los bienes del Estado, completamente indebido y a mi criterio  es muy irresponsable”, indicó. 

Añadió que  recibió varias denuncias de los trabajadores, quienes aseguraron  que eran obligados a hacer  aportes  y participar en marchas del MAS .

 La aludida Dávila en su cuenta de Twitter sostuvo: “Ministra Comunicación, Roxana Lizárraga, e interventor de Editorial del Estado, César Oswaldo Rojas Orellana, me acusaron de financiar campaña del MAS desde Editorial, como todo lo que se hizo se cobró, pues la empresa se autofinancia, ahora culpan a terceros que eran clientes”.

   
Arremetió  también  contra  Lizárraga,  “es el rostro del #Gobierno: brutal,  coaccionador, sin ética, capaz de fabricar pruebas por odio político contra quienes fuimos gobierno”, sostuvo.
 

 “Era un centro de reunión de Eva Liz” 

 Las instalaciones de la Editorial del Estado fueron utilizadas como “centro de reuniones” y coordinación de Evaliz Morales, hija del expresidente Evo, denunció la ministra Lizárraga.

“Incluso sus instalaciones fueron utilizadas como centro de reuniones y coordinación de la señora Evaliz Morales, hija de Evo Morales, para la campaña electoral de su padre. Vamos a abrir procesos porque no puede haber impunidad en estos casos”, informó la autoridad.

El actual  gerente  Oswaldo Rojas  difundió dos audios en los que presuntamente Dávila se reúne con Eva Liz  y otros funcionarios.

Nació con años de retraso y una  inversión de Bs 95 MM

Creada  en 2013 como una unidad del Ministerio de Comunicación, la Editorial estatal debía estar en operaciones en  2015. En 2017, un decreto supremo  la convirtió en  empresa pública   y  le otorgó  19,3 millones de bolivianos, que se sumaban a los 75,3    invertidos previamente por el gobierno de Evo Morales en el proyecto.

 El Decreto Supremo Nº 1818, del 4 de diciembre de 2013, estableció la creación de la empresa Editorial del Estado Plurinacional de Bolivia, como una unidad dependiente del Ministerio de Comunicación.

El 15 de diciembre de 2014, el Ministerio de Comunicación -en ese entonces encabezado  por Amanda Dávila-  firmó  con la empresa alemana  Heidelberg Druckmaschinen  el contrato de compra de equipos para la Editorial del Estado por  58,6 millones de dólares. 

 Para la instalación de la imprenta se eligió un galpón  en la zona Villa Dolores de El Alto, que había sido usado por la Agencia de Cooperación de Estados Unidos (Usaid). La firma del convenio de derecho propietario se realizó el 26 de mayo de 2015, cuando Marianela Paco  era ministra de Comunicación.

El 16 de junio de 2015, el entonces director de Medios Estatales, Moisés Mercado, informó que  la maquinaria alemana estaba rumbo a Bolivia. Para construir  la imprenta en El Alto  se destinaron  13.119.201,35 millones de bolivianos,  según el Sicoes.

 En enero de 2017,  Paco anunció la inauguración de  la Editorial pero no fue sino hasta noviembre de ese año que se creó  la empresa pública editorial. En dos años se sabe que publicó el periódico Cambio y el libro La biografía no autorizada de Mesa, durante la última etapa electoral.

 

120
35