Mesa dice que el desafío más complejo es cerrar la brecha étnica y sanar heridas

El expresidente dijo que se debe aprender de los cimientos de 1982, y de las lecciones de 2003 y del periodo de gobierno del MAS.
domingo, 08 de diciembre de 2019 · 18:57

Página Siete Digital / La Paz

El expresidente, Carlos Mesa, escribió hoy un artículo denominado "El primer desafío" en el que manifiesta que la tarea más grande que tiene el país es la de cerrar la brecha étnica y las heridas que surgieron tras el conflicto electoral.

Mesa reconoció la insurgencia juvenil y femenina durante los días de conflicto electoral como el principal componente de un "núcleo urbano", sin embargo acotó que también es importante volcar la mirada al rol del indígena en la construcción de una nueva sociedad.

"El desafío más complejo, el primero, es el cierre de la brecha étnica, la articulación entre mundo rural y mundo urbano, la necesaria comprensión de que esa acción colectiva contra el autoritarismo no es, no puede ser, una negación de la realidad que es el concepto de la plurinacionalidad, del rol central e inexcusable de los indígenas en la construcción del presente. No es ni puede ser un retorno al pasado, no es ni puede ser una reafirmación de una mirada culturalista y etnicista que profundice, desde el punto de vista del color de la piel, la constitución de una ciudadanía de todos y para todos", señaló.

El expresidente insistió en que un nuevo proyecto nacional, más allá de los ponchos y polleras como simbolismos culturales, debe tomar en cuenta intrínsecamente al mundo indígena.  

"Hay algo en el discurso de la diferencia que debe reformularse. No su reconocimiento, que fue un paso esencial del texto constitucional, sino el razonamiento de las cuotas. La construcción de una propuesta política y democrática debería despojarse de los porcentajes en el color de piel  y reafirmarse en la constitución de un todo que incorpore lo indígena como parte intrínseca del proyecto nacional, lejos del puro simbolismo artificioso del poncho y la pollera, para hacer énfasis en la lengua, en la visión de mundo, en el enriquecimiento de las ideas del programa y la acción a partir de esa multiplicidad enriquecedora que dan las diversas perspectivas", agregó.

Mesa reconoció las heridas que se han generado tras la crisis política y social por la que atraviesa el país, y aseguró que el trabajo de cerrar las mismas requerirá de un proceso complejo y difícil, el mismo debe tener como meta romper con la polarización que se generó en algunas esferas y sectores de la sociedad.

"Tras el traumático momento posfraude que desnudó al autócrata, toca entender que las heridas que abrió deberán cerrarse con una vocación democrática genuina, pero con la consciencia de que será un proceso complejo y difícil. Tener un país de todos y con todos es la meta, una meta que demandará romper la fuerte polarización en la que estamos sumidos. Los extremos se tocan, hacen chispa y queman como el fuego que arrasó parte de la Chiquitania. Es eso lo que debemos resolver".

En ese sentido, detalló que la reconstrucción del país debe marcarse en los cimientos y las lecciones que dejan al país los periodos de 1982 con el retorno a la democracia y la UDP, el 2003 con las lecciones de los enfrentamientos de febrero y octubre , y los años de gobierno del MAS.

"El proyecto de futuro compartido, quebrado en buena parte por la apuesta egoísta de Morales a tiempo de dejar vacante la Presidencia, debe reconstituirse, a la vez que se cosen los hilos de una democracia que debe renacer de los cimientos de 1982, de los errores aprendidos en 2003 y de la larga travesía autoritaria del masismo", indicó.

86
7