Legislador de Ecuador: “Ochoa, la cara visible de la persecución”

El dirigente, que fue impulsor del juicio político que censuró y destituyó a Carlos Ochoa, manifiesta que en contra del buscado pesa un caso penal.
lunes, 11 de febrero de 2019 · 02:04

Página Siete  / La Paz

Fabricio Villamar, asambleísta de Ecuador, afirma que Carlos Ochoa, quien tramita refugio en Bolivia, no es un perseguido político y que en su contra pesa un caso penal. 

En entrevista con Página Siete,  el político, que impulsó el juicio político contra Ochoa en la Asamblea Nacional de Ecuador, afirma que éste “era la cara visible de la persecución”.

  La pasada semana  se confirmó que Ochoa solicita refugio a Bolivia.  Ante esa situación, la Cancillería de Ecuador envió antecedentes  que certifican que éste -como la exfuncionaria Sofía Espín Reyes- debe   “responder por infracciones penales comunes”. 

¿Quién era Ochoa? 

Ochoa era la cara visible de la persecución a quienes pensaban diferente en Ecuador. Por lo tanto, él, desde su puesto como superintendente de comunicaciones, sancionaba a medios de comunicación o a ecuatorianos por lo que la gente decía. 

Incluso llegó a sancionar por casos de opinión y llegó  a sancionar a caricaturistas. Cuando esto sucedió, cuando nosotros asumimos nuestros puestos en esta posición, en 2017, yo le seguí el juicio político a Ochoa, que lo llevó a su censura y destitución. 

Al mismo tiempo ya había sido destituido por el Consejo de Participación Ciudadana. 
 

¿Cómo se llegó a la situación del  proceso  contra Ochoa? 

En la entrada de este gobierno (Correa) lo que sucedió es que en algunos de los procesos en los que Ochoa administrativamente sancionó a medios de comunicación y a ecuatorianos, luego en justicia se revertieron las cosas y luego estos medios, como canales de televisión o periódicos, ganaron  los procesos judiciales.

Y en uno de esos procesos judiciales se demostró que Ochoa había utilizado a toda la superestructura de la superintendencia para defenderlo a él como ciudadano, no como superintendencia.  Entonces, esto configuró uso de bienes públicos para intereses privados y esa fue la causa por la cual fue destituido. 

¿La caída de Ochoa cuánto tiene que ver con el paso del gobierno de   Correa a  Moreno? 

Ahí hay dos momentos. El primer momento evidentemente es el cambio de gobierno, pero posiblemente la parte más importante es que en ese cambio de gobierno lo que se planteó es volver al sistema de independencia de funciones. 

Entonces, el presidente Moreno dejó de tener influencia voluntariamente en la justicia o en los otros poderes, y por eso es que la justicia emitió resoluciones en las que ya salían este tipo de casos. 

Y claro también estaba en el ambiente americano el caso Odebrecht. Entonces, circuló información por todas partes y con esta información se pudo seguir  los procesos políticos que tuvieron  estos resultados. 

Pero hubo un uso de bienes del sector público,  que si bien generan también una responsabilidad política, generan, además, una responsabilidad penal, y como se genera esta responsabilidad penal y ya no hay la influencia del gobierno en la justicia, la justicia actúa libremente y el señor tenía que responder ante un juez penal y cuando eso tenía que suceder, sale corriendo de Ecuador. Él y la señora Espín, quien también fue de las destituidas.       

¿Cómo legislador usted  emitió algún informe? 

Lo que sucedió fue precisamente la resolución que tomó la Asamblea Nacional. El primer juicio político exitoso que ha tenido la oposición en 13 años fue precisamente el de  Ochoa. Para la destitución de este señor se contó con los votos también de la gente de Alianza País. 

El informe fue emitido, preparado y presentado en el pleno y eso es lo que les llevó a la destitución y censura. 

¿Qué mensaje le daría las autoridades bolivianas? 

Ochoa está siendo sindicado por un delito en Ecuador, no es un perseguido político. Las responsabilidades políticas que tuvo que enfrentar las enfrentó. 

La Asamblea estableció su sanción, el Consejo de Participación Ciudadana estableció su sanción, pero las razones por las que este señor se fuga del Ecuador son otras: es esconderse de la justicia y lastimosamente intenta hacerle creer a Bolivia que es un perseguido político, cuando es un delincuente común.

En la práctica,  el juicio político acabó en febrero del año anterior y el juicio penal es lo que se está sustanciando hasta este momento.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

4
24