23 de marzo: Bolivia conmemora el primer Día del Mar tras la desilusión de La Haya

Expertos coinciden en que hubo una “hiperinflación de expectativas” ante el fallo de la CIJ del 1-O. Coinciden con el Gobierno en que el acercamiento con Chile debe apuntar a resultados .
lunes, 18 de marzo de 2019 · 02:00

Liliana Carrillo V./ La Paz

Este sábado 23 de marzo, Bolivia conmemorará el primer Día del Mar después de  la desilusión de La Haya. A 140 años de la invasión de Chile, el presidente Evo Morales ha reivindicado que la causa marítima     es “justa e irrenunciable”. Estos días se  afinan en los colegios las bandas para el desfile, se venden banderas y se preparan discursos; pero algo ha cambiado.

“El  fallo de la CIJ ha causado en la población nacional una desazón y seguramente eso se va a manifestar. Esperamos que nuestra diplomacia tenga la solidez y la sutileza para replantear la relación con Chile”, dice el politólogo Ludwig Valverde. “Bolivia ha dejado  claro ante el mundo su justa reivindicación marítima, no se ha perdido nada”, asegura el excanciller Gustavo Fernández. “El fallo es claro, unívoco, absoluto e irrevisable. No da lugar a interpretaciones. Quien no lo perciba así, se engaña”, sostiene el historiador Robert Brockmann.

La Unidad Educativa Naval Héroes del Pacífico  este año no ha variado el programa de actividades para el 23 de marzo: los bachilleres se alistan para el desfile y los integrantes de la banda practican las marchas. El colegio también  organiza un concurso  de dibujo a propósito de la reivindicación. 

“La causa del mar es fundamental en la unidad educativa Héroes del Pacífico y los alumnos se forman con gran civismo”, dice la encargada de comunicación Sharon Bernal. Por eso, recuerda, el fallo de la CIJ causó tanta tristeza. “Fue una pena para todos que  teníamos tanta ilusión”, dice.

Ante la CIJ , Bolivia y Chile  presentaron sus alegatos.

 1-O: expectativa y decepción

Fue el 1 de octubre de 2018, lunes. Vigilias en todo el país esperaron el fallo de la Corte Internacional de Justicia  sobre la demanda marítima de Bolivia. Una hora y 18 minutos después, concluida la lectura de la decisión que resultó favorable a Chile, el sentimiento generalizado pasó de la sorpresa a la tristeza; y de aquella a la reafirmación: “Nunca renunciaremos al derecho  de volver al mar”, coincidieron autoridades.

Había en el país altas expectativas desde el 24 de septiembre de 2015, cuando el Tribunal de La Haya se declaró competente para dirimir en el diferendo marítimo entre Bolivia y Chile.

Con desilusión,  los  bolivianos oyeron el fallo de octubre.

El 1 de octubre de 2018 se supo su determinación: “La Corte, por 12 votos contra tres, concluye que la República de Chile no contrajo la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el Estado Plurinacional de Bolivia”. La  CIJ puntualizó, no obstante, que el fallo “no debe ser un impedimento para futuros escenarios de diálogo bilateral”.

El excanciller Fernández considera que ese  proceso dejó en claro que la reivindicación marítima boliviana es una causa justa y con bases jurídicas. “Se cortó de raíz la doctrina chilena de que no existía problema pendiente con Bolivia, que todo había sido resuelto en el Tratado de 1904”, dijo en una entrevista anterior a Página Siete.  

 Es más optimista respecto  al fallo del 1-O; asegura que la expectativa no se coronó pero ello no significó ninguna pérdida. 

“Chile no tiene la obligación jurídica de negociar,  pero sí tiene la obligación política de negociar con Bolivia”, sostiene.  

Agenda pendiente con Chile

En febrero pasado, el Gobierno boliviano convocó a su par chileno a iniciar una agenda de diálogo y resolver los temas bilaterales pendientes, entre ellos el enclaustramiento marítimo . El canciller Diego Pary declaró entonces  que “a corto, mediano o largo plazo” debe haber diálogo entre Bolivia y  Chile más allá , o debido, al fallo de la CIJ.

“La Corte en su fallo ha sido clara y contundente, y ha instado a las partes, tanto a Chile como Bolivia, a que podamos iniciar el diálogo. Y Bolivia está en ese propósito para encontrar una resolución definitiva al enclaustramiento marítimo”, sostuvo Pary el 14 de febrero, día del 140 aniversario de la invasión chilena.

Para el presidente del Colegio de Politólogos de La Paz  la convocatoria boliviana a Chile ha tardado:  “En realidad, no se han acelerado las mejores estrategias diplomáticas bolivianas para el acercamiento a Chile; más bien el Gobierno ha emitido declaraciones  en términos provocativos de sensibilidades  nacionales. Creo necesario establecer espacios de acercamiento  más pragmáticos con Chile, dada la tan cercana relación comercial y económica y para remozar la agenda bilateral pendiente que pasa por el tema del mar”, dice Valverde.

Las alternativas

Después de la determinación desfavorable de la CIJ, Bolivia debe optar por otras alternativas para lograr su centenario sueño de recuperar una salida soberana al océano Pacífico, coinciden los expertos.

“Independientemente de la hiperinflación de expectativas que hubo,  los bolivianos hemos sido lo suficientemente maduros para asimilar la situación y empezar a analizar otras alternativas para llegar al mar. Por ejemplo, el Corredor Bioceánico o concretar una salida por el Atlántico, tan postergada”,  analiza Valverde.

Tras el fallo de la CIJ,  que establece que Chile no tiene ninguna obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano a la costa del Pacífico, “lo posible es hacer que funcione el Tratado de 1904 tal como dice el papel, y normalizar una relación con Chile que sólo puede mejorar y beneficiar enormemente a ambos países. Y a nuestra psiquis nacional”, asegura el historiador  Brockmann.

El sábado 23 de marzo, Bolivia conmemorará el 140 aniversario de la pérdida de 400 kilómetros de costa y 120 mil kilómetros cuadrados de territorio. El Día del Mar, el primero después del fallo, habrá desfiles, marchas navales; habrá  discursos, pero algo ha cambiado.

Opinión

Robert Brockmannes historiador, autor de Tan lejos del mar (Plural, 2012)

 “El fallo es la realidad”

El fallo de la Corte Internacional de Justicia establece que Chile no tiene ninguna obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano a la costa del Pacífico. Es claro, unívoco, absoluto e irrevisable. No da lugar a interpretaciones. Quien no lo perciba así, se engaña.

Este será el primer “Día del Mar” dentro de esta materialidad. Y puede que todavía no varíen significativamente el discurso y la percepción pública acostumbrados en los últimos tiempos, pero la realidad sí ha cambiado.

Bolivia no siempre percibió la pérdida marítima como hoy. Por ejemplo, el tema marítimo no figuraba en la agenda política del presidente Germán Busch, a quien no se puede acusar de poco patriota, mientras que los estatutos de la logia militar ultranacionalista Razón de Patria (Radepa), que gobernó con Gualberto Villarroel, en el tema mar, son prudentes y realistas.

Hasta la década de 1960, la opinión pública boliviana tenía la percepción de que la pérdida del mar había sido producto de una guerra injusta, sí, pero nadie hablaba de reivindicación marítima o acceso soberano.

El actual estado de “herida abierta” comienza en las postrimerías de la Revolución Nacional, que por problemas internos recurre al viejo truco de resucitar a un enemigo externo. El “Día del Mar” se conmemora por primera vez en 1963 y alimenta las llamas de un discurso nacionalista. Diez años después, el gobierno de Hugo Banzer profundizaría aun más ese sentimiento, por la misma causa, y las esperanzas que encendería el Abrazo de Charaña harían el resto. El actual gobierno también exacerbó esa esperanza más allá de lo sensato.

El fallo del 1-O puso las cosas en su verdadera dimensión. Más allá de la retórica nacionalista que se pronuncie el 23 de marzo, todo el planeta sabe que las cosas han cambiado. Con el tiempo, los bolivianos nos enteraremos y actuaremos en consecuencia: lo posible es hacer que funcione el Tratado de 1904 tal como dice el papel, y normalizar una relación con Chile que sólo puede mejorar y beneficiar enormemente a ambos países. Y a nuestra psiquis nacional.

Ante  la CIJ

  La demanda boliviana ante el  Tribunal de La Haya se presentó en 2013 y -contrademandas de por medio-   fue resuelta mediante el fallo del 1 de octubre de 2018.

2013 El 24 de abril, Bolivia presenta ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la demanda contra Chile por una salida soberana al Pacífico. El agente Rodríguez Veltzé y el entonces canciller Choquehuanca lideraron la representación.

2014 El 15 de abril, Bolivia presenta su memoria de más de 200 páginas ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El 15 de julio, Chile impugna la competencia de La Haya para conocer la demanda boliviana.

2015 Del 4 al 8 de mayo, Bolivia y Chile exponen sus alegatos orales. Por amplia mayoría, el 24 de septiembre la CIJ rechaza la impugnación de Chile y se declara competente.

2016 El 6 de junio, Chile demanda a Bolivia en La Haya por el uso de las aguas  fronterizas del Silala. Bolivia había anunciado en marzo que acusaría a Chile ante la CIJ por uso indebido del caudal.

2018 En marzo concluyen los argumentos orales que presentaron los equipos jurídicos tanto de   Bolivia como de  Chile ante el tribunal de  la Corte de La Haya. La CIJ analizó el caso durante siete meses y emitió su fallo el 1 de octubre.

1-O El fallo de la CIJ establece que Chile no tiene ninguna obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano a la costa del Pacífico. La determinación causó desilusión  en Bolivia, que esperó con vigilias.

 

21
54