Tras 10 años, la teoría del “montaje ” gana terreno frente a la de Terrorismo

El ministro Navarro, quien lideró a los parlamentarios que investigaron el caso, afirma que la idea del montaje circuló desde el primer día. La autoridad destacó la “actuación oportuna” del Gobierno.
martes, 16 de abril de 2019 · 00:04

Beatriz Layme  / La Paz

Después de   10 años del caso Rózsa, la teoría del “montaje” gana terreno frente a la de Terrorismo, según los argumentos que plantean juristas y acusados. Desde el Ejecutivo, en cambio,  insisten en que  un  grupo irregular   pretendía dividir Bolivia.

   Entre los argumentos que se plantean  en  favor de la tesis de que hubo  “montaje” están: que sólo seis acusados se declararon culpables y  luego  revelaron  que  lo hicieron   para evitar “torturas”,  y que el caso fue admitido por  la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Al respecto afirman que  si los acusados fueran terroristas, la causa hubiera sido rechazada.   

“El caso es un montaje del Gobierno”, afirmó  el jurista William Herrera Áñez,  autor del libro   El proceso del terror, que trata sobre la causa. La primera prueba de que el caso fue  un montaje -sostuvo-  es que mataron a Rózsa, cuando la Policía podía acordonar la zona para detener con vida a todos los  miembros del presunto grupo  irregular. 

“El Gobierno liquidó a Rózsa para que no diga toda la verdad de la historia”, afirmó  Herrera, quien sostuvo que hubo una ejecución extrajudicial debido a que la Fiscalía no participó en el operativo.

      Como hoy, la madrugada del 16 de abril de 2009, se registró el operativo  al Hotel Las Américas. En esa acción  fueron abatidos: Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyarosi y Michael Dwyer. Sobrevivieron Elod Toasó y Mario Tadic.

La  Policía los identificó como terroristas mercenarios. Luego, Marcelo Soza,  entonces fiscal del caso,   presentó acusación contra 39 personas; del total,  seis se sometieron a juicio abreviado, 15 están con detención domiciliaria, 16 buscaron  refugio en otros países y dos -Juan Carlos Guedes y Alcides Mendoza-  continúan, desde hace 10 años,  en la cárcel.

Las pruebas 

Rubén Darío Cuéllar, abogado cruceño  y exconstituyente, sostuvo  que el caso “fue montado”,  porque en los 10 años del proceso “el Gobierno no aportó ninguna prueba objetiva” que sostenga que en Santa Cruz se gestaba una célula terrorista.

“Tenemos un rosario de irregularidades, pues el caso es llevado por un juez de La Paz impuesto por un Gobierno pese a dos sentencias constitucionales que establecen que debe ser un juez de Santa Cruz que lleve adelante el juicio”, manifestó. 

Otro factor -dijo Cuéllar-  es que la CIDH admitió la demanda que presentaron Toasó y Tadic. “Si hubieran sido terroristas,  el caso no hubiera sido admitido. Además,  está que el Tribunal Supremo de Uruguay desestimó la extradición de Melgar como pidió Bolivia”, explicó. 

Desde Hungría, Mario Tadic uno de los sobrevivientes del operativo, aseguró a Página Siete que la teoría del Gobierno “se cae a pedazos”, porque “nunca existió terrorismo”; y que  prueba de ello es que la primera acusación fue por el delito de magnicidio, después de terrorismo, luego de  separatismo y, por último, de alzamiento armado.

Los juicios abreviados

 Toasó, otro de los sobrevivientes del asalto al Hotel Las Américas,  reveló a este medio que la Fiscalía propuso juicios abreviados con penas cortas “para decir tantos admitieron su culpa, por tanto se confirma que hubo separatismo, cuando no es así”.

En el informe de  admisibilidad de la CIDH, el Gobierno señala   que  la sentencia  contra Tadic y Toasó “constituye   una   aceptación   de   la culpabilidad de los condenados y de su participación en los hechos”.

 El abogado Gary Prado sostuvo que la teoría del Ejecutivo “se desplomó” desde el 21 de noviembre de 2015, cuando el testigo y gerente del Hotel Las Américas, Luis Hernán Rossel, ratificó ante el Tribunal Primero de Sentencia que Eduardo Rózsa ni sus compañeros ni su vehículo salieron del  hotel para atentar a la residencia del entonces cardenal Julio Terrazas, como sostiene la Policía.

Prado afirma que con esa declaración “se echa por tierra” la teoría del Gobierno,  que señala que la actividad del grupo se inició el 15 de abril de 2009,  con el atentado a la casa del Cardenal.    

El exfiscal del caso Marcelo Soza, refugiando en Brasil, aseguró que cuando pretendió investigar el atentado a la casa del Cardenal “fue desviado por los estrategas Luis Clavijo y Raúl García Linera”.

Ante esa declaración,  Toasó   recordó al Gobierno que “los crímenes contra los derechos humanos nunca prescriben y que tarde o temprano  llegará el momento en que los autores intelectuales y materiales de delitos como ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones ilegales y arbitrarias van a ser castigados por la justicia”.

El ministro de Minería, César Navarro, quien en 2009 presidió la comisión multipartidaria que investigó el caso Rózsa, sostuvo que el discurso de montaje circuló  desde el primer día del asalto al Hotel Las Américas. “Pero las pruebas que se han presentado, demuestran prácticamente lo contrario”, manifestó. 

“Incluso, las mismas personas involucradas, que presentaron sus declaraciones ratificaron que había un grupo separatista”, señaló Navarro, quien consideró que el Gobierno tuvo la suficiente capacidad de desarticular el grupo terrorista y evitar mayores daños humanos.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

161
11