Revelan que el Gobierno suscribió contratos en inglés

miércoles, 24 de abril de 2019 · 00:04

Beatriz Layme  / La Paz

Tras el estreno del documental El Robo, cuando las leyes se escribían en inglés, la oposición reveló  que el Gobierno del presidente  Evo Morales suscribió, desde 2006, varios contratos de préstamos, que fueron  redactados en inglés.

Los opositores afirman que el MAS distorsiona la verdad al  acuñar la frase “cuando las leyes se escribían en inglés”,  con el fin de desprestigiar a los candidatos contrincantes de Morales  y obtener réditos electorales. El oficialismo rechaza esas expresiones.

“Los contratos de préstamos, de inversiones o de aprovechamiento de recursos naturales vienen en inglés,  la firma de estos (contratos en inglés) vino sucediendo con el MAS”, afirmó  el senador y  candidato de Bolivia Dice  No, Oscar Ortiz, quien agregó que para  la cinta  El Robo  el Gobierno  destinó  recursos del Estado sólo con fines electorales.

La noche del lunes se  estrenó ese documental. Esa   producción audiovisual fue elaborada por  la firma mexicana Neurona, por un costo de 783 mil bolivianos. La cinta, que se basó en las conclusiones de la Comisión  de Investigación del proceso de Privatización y Capitalización de empresas públicas del país,  cuenta sólo la versión del Gobierno.

La diputada Romina Pérez (MAS), miembro de la comisión legislativa, explicó que durante las pesquisas identificaron que “las leyes más importantes como de capitalización, de privatización, de hidrocarburos y de inversiones venían en inglés, a partir de un consenso en Washington”.

Para refutar esa conclusión, el senador Arturo Murillo exhibió dos contratos de préstamo, redactados en inglés,  que suscribió el Ejecutivo. El primero refiere a un contrato de crédito con la China Eximbank por un monto de 411.000.000 yuanes,  equivalentes a 60 millones de dólares,  destinados a financiar el “Proyecto de Adquisiciones de Perforadoras” para YPFB.  

Murillo explicó que el contrato, de 17 hojas y redactado en inglés,  fue firmado en agosto de 2011, por la entonces ministra de Planificación, Viviana Caro, y el vicepresidente Mr. Zhu Xinqiang. El legislador también mostró el contrato de préstamo que suscribió el Gobierno con la china Eximbank en septiembre de 2007. En ese documento figura  la firma del entonces ministro de Planificación, Gabriel Loza Tellería.  

En criterio de Murillo,  los contratos podrían haber sido redactados en español,  al igual que los convenios marco que suscribieron el Gobierno  y la República de China para viabilizar los préstamos con el  Eximbank. Con ese antecedente, el legislador afirmó que estos contratos son las pruebas de que Ejecutivo sí firmó documentos en inglés.

La diputada Pérez sostuvo que “no se puede confundir”, porque los contratos y  tratados vienen en tres idiomas: en inglés, francés y español. Además, la legisladora subrayó:  “una cosa es cuando tú firmas convenios bilaterales, ya sea para tratados, contratos de préstamo, lógicamente un idioma importante es el inglés. Acá la diferencia es que ambos países concertan sobre la base de los planes de desarrollo, objetivos estratégicos. No se puede confundir a la opinión pública”. 

En ese marco, la diputada del oficialismo sostuvo que en el denominado proceso de cambio  “nunca se aprobaron leyes que vengan del extranjero, a diferencia de lo que hizo el neoliberalismo, cuando las más importantes venían en inglés”. 

La legisladora agregó que “en el Estado Plurinacional hacemos las leyes, no nos mandan, porque hemos recuperado nuestra soberanía”. 

Frente a esa declaración, Murillo instó al MAS  a mostrar una ley aprobada en inglés. “Sería bueno que muestren una ley en inglés de otros gobiernos, los anexos de créditos son en  inglés ahora y antes”, señaló.

 En criterio de Ortiz, las acusaciones del Gobierno “tienen fines proselitistas” y sospecha que en la contratación para el documental El Robo hubo malversación de recursos públicos. “Aquí hay mal uso de los recursos del Estado. Esto es muestra de cómo son utilizados los recursos para financiar un acto proselitista”, manifestó.

 

Documental El Robo, cuando las leyes se escribían en inglés 

La producción audiovisual,  que elaboró la firma mexicana Neurona,  se basa en la investigación que realizó  la Comisión Mixta de Investigación del proceso de Privatización y Capitalización de las Empresas Públicas. En esa instancia,  el Movimiento Al Socialismo (MAS) tuvo amplia mayoría.

   La comisión determinó que la enajenación de empresas estatales se dio en siete mandatos presidenciales   y que causó un daño de 21.000 millones de dólares. Esa instancia    concluyó, además,  que 55 personas formaron parte de una  supuesta  “red de enajenación”.

El filme El robo costó 783 mil bolivianos, los cuales  fueron erogados por  el Ministerio de Comunicación,  mediante una adjudicación directa.  El contrato para la producción  fue firmado el 12 de junio de 2018, durante la gestión de la exministra Gisela López.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, sobre los contratos con   Neurona, en una anterior oportunidad afirmó:  “Está en investigación de la Contraloría, dejemos que termine”.

 El senador Oscar Ortiz afirmó  que hay malversación de recursos del Estado, pues el Gobierno adjudicó varios contratos a Neurona por invitación directa, vulnerando varias normas. “Aquí hay mal uso de los recursos del Estado. Ni siquiera se tomaron el trabajo de invitar a dos o tres proponentes”, manifestó el legislador.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

11
350

Otras Noticias