Denuncian que en el TSE trabajan entre soplones y funcionales al MAS

El senador Murillo asegura que en el Órgano Electoral, desde el portero hasta la máxima autoridad, son afines al proceso de cambio. El masismo pide pruebas y que los supuestos afectados denuncien.
miércoles, 22 de mayo de 2019 · 00:04

Beatriz Layme  / La Paz

Realizar tareas sólo para el vocal que lo designó, delatar al “compañero de trabajo” e identificar a quien no respalda el denominado proceso de cambio, son las formas de proceder que asumió la mayoría de los funcionarios en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), denunciaron servidores públicos del ente electoral.

“Hay un estricto control. Uno pide una copia de un determinado documento e inmediatamente, en especial, los nuevos nos someten a interrogatorios. ‘¿Para qué?’, ‘¿quién solicitó?’, nos cuestionan, pese a que la solicitud es con nota.  En el TSE se acabó el trabajo técnico y en equipo”, relató una de las funcionarias que   pidió reserva de su nombre para evitar represalias.

  Son observados con mayor énfasis -dijo otro de los servidores públicos- los profesionales que trabajan por más de dos años en el tribunal  y que ingresaron en la gestión de las exvocales  Katia Uriona y  Dunia Sandoval, que formaron parte del ala institucionalista. Entre los funcionarios que también “están en la mira”,   están -indicaron- los que trabajan con el vicepresidente del TSE, Antonio Costas, el único que queda de ese  bloque. 

“Estamos prohibidos de colaborar a otro vocal que no sea el que nos designó o invitó a trabajar”, manifestó la funcionaria, quien  detalló que la restricción es mayor cuando se instala sala plena. En ese espacio, los  vocales tratan diferentes temas, desde  el futuro de los trabajadores hasta  la toma de decisiones sobre el proceso electoral.  

“Cualquier acción que consideran sospechosa es reportada al vocal que lo recomendó”, explicó un  servidor, quien considera  que esa forma de proceder se da porque  se busca  “sacar a quienes no son parte del proceso de cambio,  para meter a su gente y así tener todo bajo control”.

Según los denunciantes, las “conductas autoritarias” hacia  los funcionarios se incrementaron  luego de que salió a la luz la carta que envió el vocal  Costas  a sus colegas, en abril pasado. En la misiva, la autoridad electoral  reveló que el TSE se encuentra “con problemas internos y también con un alto grado de cuestionamiento externo”, entre otros detalles.   

Los denunciantes sostuvieron que “hay soplones que informan todo a los vocales”. De prueba, recordaron la denuncia del vocal  Édgar Gonzales, quien en una carta,  el 9 de mayo, informó que tomó conocimiento de que  el asesor general de Costas, Javier Ramiro Guzmán, solicitó “documentación personalísima” suya.  

La documentación fue solicitada en la Oficina de Registro Cívil de Arani (Cochabamba). Es así que el vocal Gonzales emplazó a funcionarios para que presente un informe escrito en el que explique por qué pidió documentación personal.

  A inicios de este mes, Trinidad del Carpio,  en su carta de renuncia al cargo de jefa de la Unidad de Auditoría Interna del TSE,  indicó  que dimitió  porque sufría acoso laboral, hostigamiento y presiones de servidores públicos de jerarquía.  

“(Renuncio) al existir presión psicológica contra mi persona, acoso laboral por denuncias realizadas en contra de las autoridades del TSE (presidenta, la directora jurídica, director administrativo, personal de activos fijos, de la Dirección Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación, entre otros), hostigamiento con procesos administrativos ilegalmente por una autoridad que no tiene competencia para procesarme”, se lee en la carta de dimisión  que presentó Del Carpio.

El senador de oposición Arturo Murillo afirmó que el año pasado  advirtió de la “toma” del TSE por parte del partido gobernante. “Hay crisis en el  TSE, hoy sólo es una dependencia más del MAS, desde el portero hasta la presidenta del ente electoral. Hay que refundarlo. El MAS fundió el TSE”, Murillo.

 El diputado Edgar Montaño (MAS) pidió a los funcionarios denunciantes que presenten pruebas o interpongan un  proceso formal ante el Ministerio Público. “Si hay maltrato, hostigamiento, que denuncien ante las autoridades. El TSE es una entidad independiente. En sus decisiones no interviene el Legislativo, el Ejecutivo, nadie”, sostuvo el legislador.

Desde el TSE informaron que, como en toda institución,  cada nueva autoridad lleva a  personal de su confianza;  que no hay  instrucción de los vocales para controlar a los funcionarios,   y que “cuando se piden informes,  se lo hace por áreas de acuerdo a los requerimientos”.

 “Como toda institución, hay horarios laborales, pero si necesitas salir a comprar algo, debes pedir permiso a tu inmediato superior”, indicaron sobre el supuesto control.

 Protestas   en el    TSE

  • Fumigación Activistas que se movilizaron ayer en defensa del voto del referendo del 21 de febrero de 2016. Lucieron  overoles azules, cargaron  una mochila en la  que se leía “Fumigadores 21F”. Exigieron en puertas del Tribunal Supremo Electoral la renuncia de los vocales. “Hoy fumigamos la corrupción, esperando terminar con la lacra masista. Ñaro y Huy, juntos en la lucha contra este Gobierno. El 21F sigue presente, Bolivia dijo no”, expresaron.

 

68
5