El Vicepresidente le enseñó a Abdo el Palacio Quemado

jueves, 13 de junio de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz

 El vicepresidente Álvaro García Linera enseñó a Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay, el Palacio Quemado. En las imágenes que se difundieron en las redes se ve cómo la autoridad   muestra al Jefe de Estado los distintos espacios y oficinas que tiene esa edificación. 

Ayer,  Abdo Benítez llegó al país para asistir al encuentro binacional, cita en la que se reunió con el presidente Evo Morales y en la que participaron 22 ministros (11 por cada país).  

  Ambos gobiernos suscribieron 15 acuerdos y la denominada Declaración de La Paz.

“(Ambos presidentes) pusieron en alto relieve la fecha significativa en que tiene lugar este encuentro, en la que se conmemora el 84° Aniversario de la firma del ‘Protocolo de Paz’, que puso fin a la Guerra del Chaco, por lo que se comprometieron a continuar fortaleciendo aún más los lazos de amistad que unen a los dos países”, se lee en la Declaración de La Paz.  

Punto de vista
Karen Forteza  Internacionalista 

Es de mucha valía que Paraguay haya venido 

Paraguay es un país tan similar a Bolivia, tan cercano al  nuestro y con quien compartimos historia,  como la Guerra del Chaco, una serie de situaciones que nos une, evidentemente para lo que es relaciones internacionales.

Realmente si esta situación continúa   es importante para Bolivia, porque este tipo de integración con los vecinos es vital, sobre todo con quienes tenemos tantos temas en común, desde asuntos de seguridad fronteriza, temas  camineros y otros.

Si bien  se cumple un año más  de la Guerra del Chaco, eso no quiere decir que no pueda continuar una relación, que supere las dificultades, las problemáticas y logre, además, llegar a soluciones y a actitudes integradoras. 

Entonces, creo que es de mucha valía que Paraguay haya venido a Bolivia a buscar un acercamiento, porque lo más lógico, en relaciones internacionales, es profundizar la integración con los países con los que tenemos temas en común.

Un país enclaustrado como Bolivia necesita tener relaciones bilaterales. Es decir, esto es una condición en las relaciones internacionales, porque si no, no se puede acceder a otros mercados, a otros puertos  que nos dan una salida importante al mar. Y aquí no sólo hablamos del Pacífico.

 

 

7
46