Al pueblo amazónico hacen votar aquí y allá

Dijo que el registro irregular de electores en la región está vista como una “conducta normal”.
viernes, 21 de junio de 2019 · 00:04

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

Carlos Arce Castedo es un periodista con mucha trayectoria en el país. Trabajó en el desaparecido diario Presencia cuando su fundador, Huáscar Cajías Kaufmann, dirigía el diario paceño. Hace años que dirige Radio San Miguel de Riberalta, de propiedad del Vicariato Apostólico de Pando. Ayer conversó con Página Siete sobre el juicio instaurado por la senadora del MAS María Argene Simone Cuéllar.

¿De qué acoso político la acusa la senadora del MAS?

Absolutamente nada, la línea de la radio es de la Iglesia Católica y su deber es la orientación educación y evangelización. Algo que se tomó como acoso es  postular el derecho de la gente pobre, y aquí tenemos bastante gente pobre. Alguna gente del pueblo riberalteño trabaja en algunas instituciones y empresas que puede tener la señora parlamentaria o sus familiares, probablemente, si es a lo que se pueda decir (acoso). Después, la radio no está con ninguna línea política, no nos interesa la política, consideramos que es un derecho de todo ciudadano, no nos involucramos en absoluto  posiciones políticas. No tiene absolutamente ninguna razón para sostener lo que dice esa demanda.

¿De qué está molesta?

El documento es muy escueto, no dice nada, sólo “acoso político” y tenemos que responder  a esa demanda que nos hace ella y no sabemos en qué más consiste; creemos que no tiene fundamento como para decirnos que nosotros estamos en una posición política pero no la conocemos. Pero de lo que sí estamos convencidos es de que actuaron por la vía equivocada, somos un medio y estamos obligados evangélicamente a postular el derecho de la gente que sufre las contrariedades de una sociedad y eso es lo que hacemos.

Ella está equivocada, demanda a la jefa de prensa y no al director y hemos dicho y vamos a sostener, si se quiere hacer algún juicio contra la radio, de acuerdo, con la Ley de Imprenta, que establece los tribunales en los que podemos ser procesados si es que se  hubiese cometido algo que está fuera de la ley, la moral y ética.

¿Qué critica la radio?

La crítica es general, como en el país se observa la corrupción tenemos que decirla es una enfermedad nacional, se observan las arbitrariedades y el abuso de poder, naturalmente, y lo que se ha puesto de moda en las últimas horas son estas inscripciones irregulares, traslado de gente; claro, los propios políticos, la propia gente vinculada al partido oficialista (MAS) admite que se hizo en las anteriores elecciones, en las anteriores elecciones… es como una conducta normal y cuestionamos, por la transparencia de la democracia y porque necesitamos este sistema por mucho que hubiese tropezado con esas dificultades, ahora que se corrija y vaya sobre todo comprometido por el respeto a los derechos ciudadanos. Esos sí defendemos con mucha firmeza los derechos de la ciudadanía del pueblo amazónico, la moral y la ética de la ciudadanía, consagradas en la Constitución.

¿Todo por  vía de la Ley de Imprenta?

No vamos a atender ninguna demanda por otra vía por mucho que nos cueste la libertad.

¿El Gobierno pone publicidad o propaganda  en la radio?

No tenemos ningún contacto comercial con el Gobierno, ni siquiera con el Gobierno municipal de Riberalta, que está administrada por el MAS en coalición con el MNR.

¿El acarreo de votos molestó al Gobierno?

Desde siempre, porque tiene que ver con la dignidad de los pueblos. Cuando se trafica con la dignidad de los pueblos hay que esperar poco y el propio partido político gobernante lo reconoce y lo que está en juego ni siquiera son los votos, sino el pisoteo de la dignidad del pueblo amazónico al que se hace votar aquí y allá, no para velar sus intereses, sino para preservar los intereses de este grupo político, que se turna en el poder desde siempre, desde hace muchos años; podemos ver las listas de gente que anteriormente estaba en el ejercicio municipal, luego en ejercicio parlamentario y después en el ejercicio diplomático; es simplemente un turnarse en el poder pisoteando la dignidad de la gente y, por tanto, de  sus votos.

En síntesis, ¿al Gobierno no le gusta Radio San Miguel?

Creo que no le gustamos, eso sí lo podemos reconocer por las críticas que nos hacen; en una oportunidad los operadores políticos en el Gobierno sostuvieron reuniones con la gente que los apoyan y nos dieron horas contadas de vida y dijeron que la radio sería cerrada de manera inmediata. Nosotros cumplimos todas las exigencias que nos exige el Estado para el funcionamiento de la radio.
 

HOJA DE  VIDA

  • Trayectoria  Es un periodista que trabajó en el desaparecido diario Presencia como reportero y jefe de redacción. Hace una par de décadas vive entre Cobija y Riberalta, como director de Radio San Miguel, de la Iglesia Católica.

 

 

97
3