26 exdirigentes llaman a salvar la COB; MAS resta importancia

Excobistas ven la dirigencia actual como “corrupta y prebendal”. Hay “satisfacción” en dirigentes, dijo un diputado masista. Un dirigente cobista evitó referirse al tema.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz

Exdirigentes cobistas y exdirigentes fabriles  convocaron ayer a “recuperar” las organizaciones sindicales y en particular la Central Obrera Boliviana (COB) de la actual dirigencia, que fue calificada de “corrupta y prebendal” por su afinidad con el oficialismo, pero  el MAS  dijo que los dirigentes están de acuerdo con el proceso de cambio y satisfechos porque fueron “atendidos en todo”.

“Convocamos a los trabajadores de base a reafirmar la independencia sindical de clase de nuestra máxima organización (COB) y a movilizarnos para recuperar las organizaciones sindicales de la dirigencia corrupta y prebendal”, se lee en la parte resolutiva del Manifiesto a los trabajadores firmado por 26 exdirigentes de   organizaciones  sindicales.

Entre los firmantes figuran los exdirigentes cobistas  Roberto Pancorbo, Heriberto Mamani, Zulema Alanes, y otros. “Exigimos una democracia participativa en los hechos y rechazamos el discurso engañoso del Gobierno”, indica otra de las resoluciones. “Convocamos a realizar un permanente análisis y reflexión sobre la situación  de los trabajadores y sus perspectivas”.

En el documento señalan su desacuerdo con la conducción del ente matriz”, porque “defiende intereses de inversiones nacionales y transnacionales que siguen saqueando el país, exportando capitales y acentuando la explotación extractivista”.

Los exdirigentes creen que la actual dirigencia  traiciona los principios fundamentales de la COB porque “apoya al Gobierno a cambio de puestos en el Parlamento y espacios en el Gobierno, al margen de los intereses de los trabajadores”. Por todo ello, dice el texto, “reivindicamos la independencia de clase que históricamente ha constituido la garantía de la unidad alrededor de nuestra máxima organización y rechazamos el manoseo prebendal del Gobierno para controlar a las dirigencias sindicales”.

Convoca a  las fuerzas políticas y populares en torno al Comité de Defensa de la Democracia (Conade), instrumento con el que obreros rescataron la democracia de las dictaduras militares. Denuncian “el pisoteo” de la Constitución y alertan “del peligro de unas elecciones fraudulentas con todos los mecanismos bajo control del Gobierno”.

Denuncian la “claudicación de la actual dirigencia ante un Gobierno que encarcela a dirigentes  elegidos, promueve organizaciones paralelas y despoja a los indígenas de sus tierras para que los cocaleros del Chapare, convertidos en patrones, se apropien de tierras y amplíen sus plantaciones de coca o para entregarlas al sector privado nacional y transnacional para la construcción de megarepresas (Bala-Chepete), carreteras (Tipnis) y la expansión del agroestractivismo exportador en contra de los pequeños productores”.

 

El dirigente de la COB Álvaro Vélez dijo a Página Siete que no puede pronunciarse sobre el Manifiesto porque el Comité Ejecutivo determinó como línea de comunicación que sólo el principal ejecutivo, Juan Carlos Huarachi, puede emitir un punto de vista. “Él (Huarachi) es la voz oficial de cualquier comunicación”, dijo.

 

El diputado del gobernante MAS, Édgar Montaño, sostuvo ayer que el ejecutivo cobista Juan Carlos Huarachi “cree en el trabajo que se está haciendo en la transformación de Bolivia” y a la COB, continuó, “se le ha atendido en todas sus necesidades”. Además, dijo, “mientras esté satisfecha la COB en toda sus necesidades y además sus preceptos ideológicos como el de generar mayor trabajo, seguridad industrial, haya fuente de alimentación y mientras esté nuestro Gobierno atendiendo esos temas, no va a haber con seguridad ninguna otras solicitud”.

Montaño recordó que el exejecutivo de la COB, Guido Mitma,  no era afín al Gobierno y salía a marchar con la oposición. Ahora, dijo, no es el caso. 
 

Proponen crear una COB paralela para exigir atención al Gobierno

El diputado opositor Wilson Santamaría coincidió ayer con el dirigente nacional de los gremiales, Francisco Figueroa, quien anunció en junio que pedirá la conformación de una Central Obrera Boliviana (COB) paralela a la que dirige minero Juan Carlos Huarachi, afín al gobernante MAS. 

“Así como hay Cidob, Csutcb paralelas, es tiempo de que organizaciones que se mantuvieron independientes consideren también construir una COB paralela que aglutine a las organizaciones contestatarias al Gobierno”, manifestó. 

Propuso jugar la misma estrategia del Gobierno que al no poder fragmentar a las organizaciones sindicales, como es el caso de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), creó organizaciones paralelas. En este sentido consideró importante recuperar la vida orgánica e independiente para respetar lo que es bueno y denunciar lo que injusto e incorrecto.

Dijo que la actual dirigencia de la COB no protestará ni exigirá atención a las demandas de los trabajadores porque recibió vehículos, computadoras, hotel, fuentes laborales y algunos son candidatos a legisladores.

Sostuvo que “no tomamos partido en las organizaciones sindicales respecto a cómo dilucidan los conflictos, pero vemos con buenos ojos debatir los temas sobre derechos de los trabajadores; nunca hemos creído en el cooptación porque eso hace que las organizaciones pierdan su independencia”.

 

 

238
9