Vladimir Peña: “Cuando Evo crece, Mesa decrece y viceversa; nosotros no perjudicamos”

El coordinador de la campaña de Bolivia Dice No afirma que se puesta a superar a Mesa, pero reconoce el riesgo de que las tendencias se crucen muy tarde.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 01:00

Página Siete/  La Paz

Vladimir Peña es el coordinador general de la campaña de Bolivia Dice No, que postula a Óscar Ortiz a la Presidencia del Estado. Es el hombre de confianza del gobernador Rubén Costas. De hecho, toda su experiencia como funcionario público la desarrolló en la Gobernación cruceña.

 En esta entrevista con Página Siete apunta contra Carlos Mesa más que contra Evo Morales, pero asegura que quien condena a Mesa no es su partido, sino el pasado del expresidente.

Dice que Ortiz  está trabajando para superar a Mesa y llevar a Evo Morales a segunda vuelta, pero reconoce que existe un riesgo en sentido de que las tendencias   crecen muy tarde.

¿Cómo va la campaña de Bolivia Dice No? 

Estamos muy contentos por tres cosas fundamentales: por el crecimiento de Óscar Ortiz, porque la  alianza Bolivia Dice No se ha convertido en la casa común de la oposición y porque la precampaña nos ha dejado a un Óscar Ortiz fortalecido. Hace unos seis meses parecía que esto iba a ser una elección a dos, hoy hay una elección a tres. Además, en las encuestas, entre ellas de Página Siete, vemos un Evo Morales que no puede superar el 40 y Carlos Mesa ha perdido buena parte de su votación. En enero le daban 39% y hoy le dan 27%. Ha perdido 12%, es decir, un tercio de su electorado y esa tendencia creo que ya es irreconducible. Por el contrario, nosotros que partimos de la nada prácticamente, con un candidato nuevo, es el que ahora tiene mayor horizonte de crecimiento de voto. Los indecisos se van a ir alineando hacia Óscar Ortiz.

Las distancias son muy grandes. ¿Usted cree que llegue ese momento antes de las elecciones?

Quedan 80 días de campaña y Óscar Ortiz ya ha triplicado y ha cuadriplicado su intención del voto, en cambio Carlos Mesa ha perdido un tercio de sus votos y Evo Morales está estancado. Aquí, el tema central es cuándo estas tendencias, la creciente de Óscar Ortiz y la decreciente de Mesa se cruzan. Si es pronto, sin ninguna duda vamos a ir a segunda vuelta, el tema es que ese cruce pueda darse un poco tardío y ese es el riesgo, hay un riesgo que es evidente también. Está claro que Óscar Ortiz tiene un horizonte de voto, el tema es el tiempo, tenemos que darnos prisa para seguir creciendo más rápido. Mesa es al contrario, creció con el mar,  el MAS le puso un pedestal en la causa marítima, el MAS sabía que Mesa tenía los pies de barro por eso lo dejó crecer, porque sabía que el pasado lo iba a condenar a Mesa.

¿La estrategia de campaña es atacar a Mesa? Los voceros de BDN lanzan más ataques contra Mesa que contra Evo Morales.  

No, no hay ninguna estrategia para atacar a Mesa. Nuestro objetivo en esta campaña es derrotar a Evo Morales, nosotros aquí no estamos para derrotar a Mesa; pero está claro que para derrotar a Morales hay que superar a Mesa. Lo que nos parece curioso más bien es que quienes despreciaron la unidad hoy nos ataquen de funcionalidad a quienes estamos trabajando 13 años en la oposición. ¿Alguien puede dudar de que Óscar Ortiz es opositor? Nosotros no hemos cambiado de posición, estamos en el mismo sitio. La debilidad de Carlos Mesa está en su propio pasado, en su carácter. Los temas que están dañando la candidatura de Carlos Mesa son la aparición de dinero en su cuenta que no puede explicar (caso Medina), los 10 millones de dólares que dijo Diego Ayo (que iban a gastar en la campaña) y ahora el tema del supuesto dinero que recibió y que pidió de 1,2 millones de dólares (por PAT). Y lo más grave es que el señor Alarcón presenta una demanda, que es la prueba clara de que lo que ha denunciado el periodista (Emilio) Martínez y el señor (Mauricio) Balcázar es evidente, que las transacciones existieron porque ellos no están diciendo que es  información falsa, lo que están denunciando  es la violación del secreto bancario.  Estos son los temas que están dañando a Mesa, no somos nosotros los que sacamos esos temas. Y ahora nos dice el gonismo, el masismo y Óscar Ortiz están aliados. Quien ha sido el vicepresidente de Goni ha sido Carlos Mesa, quien es vocero de la causa marítima  y quien le pidió ser embajador de la ONU ha sido él, no nosotros. En el siglo XX se podía menospreciar a los ciudadanos y decir que no les importa la transparencia de los políticos y se podía quemar papeles para no rendir cuentas, en el siglo XXI eso es imposible por lo menos para liderar un país.

  En esta entrevista, usted acaba de admitir que existe un riesgo de que no se crucen las preferencias de Bolivia Dice No con Mesa y luego con Evo. ¿No cree que ese es un riesgo, no para BDN, sino para la democracia? 

Lo que usted nos está diciendo se lo  dijimos al señor Carlos Mesa hace ocho meses y sus estrategas despreciaron a los opositores. No nos pueden endilgar a nosotros, que hasta último momento estuvimos predispuestos, hicimos todos los sacrificios para construir la unidad.  El que fabricó el discurso de los ciudadanos, el que despreció la política fue el señor Carlos Mesa. Mesa prefirió ser el obstáculo de la unidad y no el gestor o el articulador de la oposición. Después lo que queda es trabajar y competir. Óscar Ortiz no es el enemigo de Carlos Mesa, el enemigo de Carlos Mesa es el propio Carlos Mesa, lo condena su pasado, sus inconsistencias y su manejo de sus asuntos poco transparentes.

¿Quién va a ser el responsable, Bolivia Dice No o Comunidad Ciudadana, si Evo Morales se queda en el poder cinco años mas?

Yo creo que vamos a derrotar a Morales. Las encuestas dicen que cerca al 60% de los ciudadanos no quieren a Morales, eso también es una garantía de cambio. 

Pero, ¿usted cree que el voto es transferible desde Mesa a Ortiz y viceversa?

Hay que ver, al final los ciudadanos tienen que elegir y tienen que decidir qué es lo importante que se ha hecho durante estos 13 años, el propio desgaste del MAS, pero también habrá que darle algún crédito a la oposición y particularmente al parlamentario que más ha denunciado la corrupción, el incumplimiento del 21F  y el despilfarro. 

Hay quienes dicen que el proyecto de Bolivia Dice No es para 2025. ¿Cuál es el verdadero objetivo de ir a esta elección?

Nuestro proyecto es derrotar al MAS, gobernar. Hemos presentado un proyecto alternativo al MAS. Estamos ofreciendo un presidente con manos limpias ante tanta corrupción, un país seguro fundamentalmente para las mujeres y un país de oportunidades. Hemos planteado siete retos, 20 compromisos con políticas públicas claras, además de transparencia, institucionalidad y valores republicanos.

Usted ha dicho que su partido no representa a la clase empresarial, sin embargo, también tiene una cercanía con ese sector.

Yo no he dicho que no representamos a los empresarios, lo que yo digo es que el MAS ve a Santa Cruz como si fuera liderado por una élite empresarial y reduce la visión de Santa Cruz a aquello en lo que caían también algunos políticos del pasado. Santa Cruz es ahora más plural, más diversa. Hace unos años, García Linera decía a los empresarios “hagan plata pero no hagan política”, y ahora quieren que hagan política. Los empresarios tienen el derecho de decidir a quién apoyar individualmente, si van a comprometer el gremio empresarial están cayendo en lo mismo de la COB, no creo que lo hagan. A nosotros no nos parece mal que uno, dos, tres o siete empresarios decidan apoyar al MAS, pero la clase empresarial es mucho más que tres empresarios y la fuerza popular de Demócratas en Santa Cruz no está en la clase empresarial. 

¿Ustedes tienen candidatos empresarios en sus listas en Santa Cruz?

Sí, algunos emprendedores.

 ¿Cuántos? 

Dos o tres. Gustavo Serrano, que es candidato a diputado suplente, un empresario de la gastronomía, otro empresario también de occidente radicado en Santa Cruz hace muchísimos años y por ahí se me escapa algún otro.

Sin embargo, toda la carrera de Óscar Ortiz se desarrolló en la Cainco. Entonces,  él es un hombre del sector empresarial.

Óscar Ortiz sí ha sido gerente de la Cainco, ha estado ligado, nunca lo ha negado, creo que eso marca también el perfil de Óscar Ortiz, que no tiene nada de malo.

Existe una versión en sentido de que Rubén Costas abandonó a los acusados del caso terrorismo y que terminó siendo funcional al MAS. ¿Cuál es la verdad?

Ese discurso lo hicieron en la elección del año 2010. Rubén Costas subió seis puntos, nos lo volvieron a hacer el año 2015 y llegó a 60%. La gente apoya a Rubén Costas porque ha sido un gran generador.

Usted diría que Demócratas y ahora Bolivia Dice No  ¿no fue funcional al MAS en el caso terrorismo y no está siendo funcional al MAS ahora? 

Usted cree que puede hacer tal cosa alguien que tiene a su hermano 10 años en el exilio, a su familia dividida. Rubén tiene a su hermano 10 años en el exilio por el caso terrorismo porque quisieron involucrarlo. Segundo, Rubén Costas no puede salir del país, está arraigado, sus cuentas congeladas, sus bienes embargados, su patrimonio familiar comprometido, ¿alguna prueba más tenemos que dar de que somos opositores? Quienes nos critican y quienes han construido ese discurso apoyaron o fueron aliados de Evo Morales, nosotros nunca hemos sido aliados de Evo Morales. Mesa nos decía que somos funcionales o aliados, yo no sé si se estará mirando en el espejo con Lucho Revilla, que hace 10 años estaba en la vereda del MAS, eran sus aliados.

 ¿Qué va a pasar si Evo Morales llega a ser presidente nuevamente?

Yo no creo que se llegue a eso, creo en las fuerzas del no, que es la fuerza del cambio, de los ciudadanos que dijimos no el 2016.

¿Cómo van a canalizar ese cambio, tomando en cuenta que incluso perdieron a su vicepresidenciable en la campaña?

Eso nos fortalece. Quienes creyeron que eso nos iba a sacar de la competición se equivocaron, más bien reforzó la candidatura de Óscar Ortiz.

Ustedes insisten en la compra del candidato, pero él argumenta que no quiere perjudicar al mejor posicionado en las encuestas. 

Conozco muy bien a Rodríguez, ha sido mi compañero siete años, quien lo invitó a Demócratas fui yo.

 Usted entonces conoce bien a Rodríguez. ¿Es capaz de venderse?

Lo que quiero decir es que nunca como coordinador de campaña me hizo una sola observación a la campaña, nunca. Algunas veces teníamos que reconducirlo en la campaña.

 ¿En qué sentido?

Nunca hubo una estrategia, como dice él, de que nuestra campaña estaba destinada a atacar a Mesa. Una persona que cambia de opinión tan drásticamente de la noche a la mañana no es por nada, el acto de traición, de deslealtad es muy evidente. Si yo tengo una opinión contraria, que es muy legítimo, por lo menos la comunico. El señor Rodríguez se fue sin decir absolutamente nada a nadie.

 ¿Ustedes creen que él fue pagado o tienen la certeza de que fue pagado?

Si tuviéramos las pruebas del pago iríamos ante un fiscal y lo denunciaríamos, no tendríamos ningún problema, estamos hablando de evidencias políticas.

¿Quién es el comprador en este caso? 

En el siglo XX hubo varias compras de candidatos, como hoy lo estamos viendo con Comunidad Ciudadana, con la acusación  del señor Balcázar. La corrupción no deja la factura, no deja papeles, pero si todos sabemos que existe y todos vemos las evidencias.

 Basado en las evidencias políticas, quién es el que pagó.

Le voy a dar dos ejemplos claros. El que quería beneficiarse era Comunidad Ciudadana, segundo, quien salió a festejar en simultáneo a la renuncia fue Carlos Mesa.

¿Está acusando a Mesa de haber pagado a Rodríguez?

No, no, no sé, yo no estoy acusando a Mesa, estoy diciendo  quiénes  creían que se iban a beneficiar de este acto de traición. Y el tercer ejemplo es que Edwin Rodríguez desde que renunció hasta ahora se ha convertido en el séptimo vocero de Comunidad Ciudadana.

¿Cómo se financia Bolivia Dice No y cuál es el origen de los recursos para la campaña? 

Aspiramos a tener 10,5 millones de bolivianos, es decir, un millón y medio de dólares. Eso es lo que hemos presentado al Tribunal Supremo Electoral, ya hemos recaudado cerca de la mitad de aquello. Hemos hecho una rifa pública en todo el país, hemos recaudado cerca de medio millón de dólares en esa rifa, los aportes de nuestros militantes, que también van a estar alrededor de otro medio millón, estamos haciendo cenas de aportes extraordinarios, tenemos cuatro o cinco formas de financiamiento.

¿Cuántas personas tienen trabajando en la campaña con sueldo?

Con sueldo deben ser, a ver, unas cinco o seis, solo la parte administrativa.

¿Ustedes no se sienten incómodos con tanto elogio del MAS? Les han dicho que van a ser la sorpresa, que el candidato es inteligente, que representa la renovación. 

Esos elogios no nos los tragamos, sabemos que el vicepresidente García es un experto en cinismo. Independientemente del MAS, todos están viendo que las encuestas están marcando las tendencias: el MAS está estancado, Mesa parece algo ya irremediable y nosotros somos los únicos que crecemos sostenidamente.

 Mesa ha decrecido dos puntos y Ortiz ha crecido tres puntos desde la última encuesta. Tampoco es una gran diferencia.

Depende como lo miremos.

El margen de error es tres puntos.

Eso decía Ricardo Paz para justificar. Mesa se nutre del voto del MAS, cuando Evo crece, Mesa decrece y viceversa; eso descarta que nosotros estemos perjudicando a Mesa, nosotros estamos donde Mesa no ha podido llegar, que es el voto de la oposición. En cambio Mesa buscaba los votos que eran de Evo Morales, pero esos votos están volviendo a Evo y ahora Mesa se ha quedado sin el voto del MAS y sin el voto de la oposición.

Comunidad Ciudadana considera que a un extremo está el MAS, al otro está Bolivia Dice No; mientras que ellos se consideran el centro. ¿Son ustedes de extrema derecha?

En el siglo XXI lo de las izquierdas y de las derechas ya es algo obsoleto, nosotros nos definimos como un proyecto de ideas, de políticas públicas y creo que basta ver dónde somos gobernación o alcaldía, cuáles son nuestras políticas sociales. Eso de situarse ideológicamente huele ya a naftalina.

En las encuestas hay un porcentaje grande de gente que cree que habrá fraude. ¿Cuál es su lectura del tema?

Por un lado está el descrédito particular del Tribunal Supremo Electoral y segundo el incumplimiento del 21F. Eso nos debe llevar a reforzar nuestro trabajo y asumir con mayor esmero el tema del control electoral.

¿Cómo piensan hacer ese control electoral? 

Nosotros, el 21F con otros dos partidos hicimos conjuntamente el trabajo de control electoral y llegamos a un 93%  de cobertura de las mesas electorales. Hoy hay que triplicar ese esfuerzo. Creemos que esta alianza con 50 organizaciones, con la red de voluntarios del no fuera del país vamos a poder garantizar por lo menos un delegado en cada mesa electoral del país.  

¿Usted diría que el caso de Leyes es un  caso de corrupción o es un caso de persecución política? 

El caso de Cochabamba lleva una intencionalidad del MAS, de perjudicar precisamente por el avance del proyecto político. Hay un aparato gubernamental mediático que te sentencia y después los jueces te hacen el proceso. Hasta hoy nadie ha condenado a José María en un juzgado sobre su culpabilidad. 

¿Entonces Leyes está siendo acusado injustamente?

Yo digo que José María Leyes es perseguido político, no tiene un juicio justo, se lo ha sentenciado mediáticamente. Hace poco salió un informe que decía que José María Leyes no violó las normas de contratación en el caso que se lo investiga.

 

HOJA DE VIDA

  • Origen  Es cruceño de nacimiento, tiene 37 años y trabajó en la Gobernación con Rubén Costas desde 2009. Su último cargo fue secretario de gobierno.
  • Política   En 2009 se integró a Verdes, como dirigente y luego fue dirigente de Demócratas, donde trabajó en el nacimiento del proyecto nacional.
35
173